¿La traducción automática, herramienta o amenaza?

Casi todo el mundo descarga libros, películas y canciones en Internet. Y por eso la World Wide Web pone en peligro las industrias culturales como las discográficas, los cines y las casas editoriales. Sin embargo, el desarrollo de Internet no solo impacta las industrias culturales sino también las mentalidades, los comportamientos y las costumbres de trabajo. Muchas empresas no pudieron adaptarse a la evolución de la tecnología y ahora deben luchar para sobrevivir. Lo que nos lleva a preguntarnos cual es el papel que van a jugar el desarrollo de la tecnología y de la inteligencia artificial en la vida de los traductores.

interpretación automática

 

Existe una profusión de películas de ciencia ficción en las cuales se pueden ver maquinas, robots y software tan inteligentes como seres humanos. Pero eso todavía queda ciencia ficción y si la inteligencia artificial progresó mucho estos ultimas años todavía no puede reemplazar la inteligencia humana. En el caso de la traducción, un software no puede tomar en cuenta el hecho de que las lenguas transmiten una historia, una cultura y una identidad propia. Cada lengua es distinta, con sus particularidades, su polisemia, y las emociones que vinculan.

Además, la inteligencia artificial se define como una disciplina de la informática cuyo objetivo es emular la inteligencia y la cognición humana. Entonces la inteligencia artificial se puede considerar como una herramienta para los traductores y no como una amenaza. La inteligencia artificial puede ayudar a los traductores a estimular sus capacidades intelectuales pero no puede superarles. En efecto, los traductores no se contentan con reemplazar una palabra en una lengua por otra palabra en otra lengua: su trabajo es mucho más complejo, consiste en pasar palabras a ideas, e ideas a palabras. Esta tarea incluye con frecuencia sutilidades que un programa, por muy sofisticado que sea, todavía no puede gestionar.

Hoy en día se puede encontrar un numero creciente de programas de interpretación o de traducción automática, como por ejemplo Google Traduction et I translate. Pero a pesar de que son numerosos y fácilmente accesibles, no significa por ello que sean programas de buena calidad. No hay ningún comparación posible entre un texto traducido por Google y un texto traducido por un traductor profesional, porque el traductor toma en cuenta el estilo, la polisemia, las referencias culturales y el sentido implícito escondido detrás de las palabras.

One thought on “¿La traducción automática, herramienta o amenaza?

Deja un comentario