Si no has estado nunca en Turquía, podrías pensar que los turcos beben café en su día a día. También podrías dar por hecho que la bebida nacional es el café, como ocurre en otros países. Pero lo cierto es que los turcos prefieren beber té, en lugar de café, en su vida diaria.

En Turquía hay muchas teterías en las que mujeres, amigos y parejas quedan para charlar y pasar el rato. También existen lugares exclusivos para hombres; a veces se pasan allí el día jugando a juegos de mesa o a las cartas. Durante el tiempo que pasan en esos lugares no beben más que té.

Antes, al no haber redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, la gente utilizaba estos lugares para relacionarse.

Para los turcos, el té no es solo una bebida, significa mucho más. La gente se divide según su forma de tomar el té (con o sin azúcar, té negro o té blanco, etc.). Y no estoy exagerando, el té es una filosofía de vida en Turquía. De hecho, hay varias expresiones relacionadas con esta bebida.

 Sevmek Çay Gibidir Sevilmek Seker Bizim Gibi Garibanlar Çayi Sekersiz Sever”.

(«Amar es como beber té y ser amado es como beber té con azúcar. Los pobres bebemos el té sin azúcar».)

Cómo beber té turco

El cay (té en turco) se bebe en pequeños vasos con forma de tulipán sobre platos redondos. Los turcos nunca le echan leche al té, pero suelen echarle dos terrones de azúcar, o incluso más. Es habitual beberlo a sorbos para saborearlo bien.

Té y simit

El simit es un alimento que se hace con sésamo y harina, entre otros ingredientes. Es muy barato y está delicioso. Cuando tengas un poco de hambre, pídete un té y un simit y siéntate frente al Bósforo de Estambul a observar el mar. Además, si quieres, puedes compartir tu simit con las gaviotas.

Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2
Fuente de la imagen 3