Platos tipicos de Europa del Este

Los territorios del Este de Europa se extienden desde el este de Alemania hasta Rusia y desde el Mar Báltico al norte y Grecia al sur. Según la división del mundo de las Naciones Unidas, Europa Oriental es una de las macro-regiones en las cuales este continente se divide. Por causas históricas los países de esta región compartieron los mismos imperios, las mismas guerras y las mismas influencias políticas. Por esto ahora comparten muchas tradiciones populares y culinarias. Incluimos en este artículo algunos de los platos más populares en esta macro-región de la Europa continental.

Gulash

El Gulash es un plato de doble nacionalidad. En su forma tradicional húngara es una sopa, un caldo fino tachonado con carne aparentemente favorecida por los vaqueros (gulyás) – una especie de chili con carne de Europa Central. En el resto de Europa Oriental, sin embargo, se refiere a un estofado de carne picante. El Gulash original húngaro puede ser una sopa, pero los ricos sabores carnosos y especias distintivas de pimentón dulce trabajan brillantemente en esta versión de guisado más grueso. Los dos platos no son del todo diferentes y ambos se caracterizan por una generosa cantidad de pimentón rojo, que los distingue de cualquier otro guiso ​​de carne. Aunque a casi cualquier carne se le puede dar el tratamiento del Goulash, incluyendo carne de cerdo o conejo, la carne de vacuno es tal vez la original, ciertamente la candidata más popular. Incluso en Hungría, el país de origen de este plato, cada ama de casa o chef tiene su propia manera de cocinarlo.

Cevapcici

Los Ćevapi o ćevapčići son un plato de carne picada a la parilla, un tipo de salchicha sin piel, que se encuentra sobre todo en los países del sureste de Europa, los Balcanes. Son considerados como un plato nacional en Bosnia y Herzegovina, y también son muy comunes en Croacia, Serbia, Montenegro, Albania, Eslovenia, así como en la República de Macedonia, Bulgaria y Rumanía. Ćevapi tienen sus orígenes en los Balcanes durante el período otomano y representan una especialidad regional similar al kofte kebab típico de los países Medio Orientales. Se suelen servir en platos de 5 hasta 10 unidades o en un pan plano, lepinje o somun, con cebolla o picada, crema agria, kajmak, ajvar, queso feta, pimiento rojo y sal. La carne que se utiliza para hacer los Cevapcici suele ser de vaca, cordero, cerdo o mixta, y viene picada y mezclada a mano con embudo.

Sarma

Sarma es un plato muy versátil. Se trata de hojas de uva, repollo, ruibarbo o acelga que pueden rellenarse con carne picada o arroz. Es una receta que viene del antiguo Imperio otomano y a día de hoy se pueden encontrar en Medio Oriente, en Europa Central y Oriental. Los sarma pueden ser muy difíciles de cocinar y los suele preparar en grandes cantidades y con mucho cariño la dueña de cada casa. No hay una receta universal para preparar el sarma perfecto, pues es un plato muy subjetivo y es una cuestión de orgullo para cualquier cocinero. Los sarmas y otros platos similares hechos de verduras rellenas, como por ejemplo los dolma turcos, son muy típicos en muchas cocinas en toda Europa del Este, en el Mediterráneo y Oriente Medio.

Borscht

El boršč es una sopa de remolacha originaria de Ucrania y es muy apreciada en toda la Europa del Este. Aparte de remolacha se pueden utilizar para la preparación del boršč diferentes ingredientes adicionales que dependen mucho de la tradición culinaria del cocinero que los prepara.

Palacinka

Palatschinke o palacsinta es una variedad de las crepes francesas. La principal diferencia entre la versión francesa y la de Europa Central es que la mezcla de ingredientes de las palatschinke se puede utilizar de inmediato mientras que la mezcla de las crepes tiene que reposar varias horas. Las palatschinken se hacen mediante la creación de una masa con huevos, harina de trigo, leche y sal que después se fríe en una sartén con mantequilla o aceite y se sirve generalmente con diferentes tipos de rellenos. Se come para el almuerzo o cena.

Kürtőskalács

Chimney Cake / Kürtős Kalács se empezó a cocinar por primera vez sobre brasas calientes por los húngaros que vivían en Transilvania, Rumanía – ¡la casa del mítico Drácula! Hay muchos nombres para los pasteles dulces, crujientes, esponjosos, irresistibles o pan dulce de Europa del Este. Originalmente este pastel sólo se preparaba en ocasiones especiales, como bodas o festivales. Sin embargo, la popularidad del producto ha crecido en los últimos años y ahora es parte del consumo diario. Para hacer el producto, la masa se enrolla a mano en una tira uniforme y se envuelve, como una cinta, alrededor de un rollo de madera o acero de cocción. A continuación, se recubre en azúcar y se hornea en un horno hecho especialmente para esto o en una parrilla de gas o carbón vegetal. El azúcar caramelizado en la superficie crea una corteza dulce y crujiente, mientras que la masa por dentro es esponjosa y suave. La superficie del pastel puede entonces cubrirse con ingredientes adicionales tales como nuez molida o canela en polvo. El Kürtőskalács se ha vuelto un producto típico no solo de Hungría y de Rumanía sino también de los estados que están alrededor: Eslovaquia, República Checa, Polonia y las Balcanes.

Marina Furlan


 

Imagen de copertina
Imagen 1
Imagen 2
Imagen 3
Imagen 4
Imagen 5
Imagen 6