La Generación Beat: la poesía rebelde de los subterráneos

Kerouac, Ginsberg, Burroughts

En los años 50-60 en América una generación de poetas y escritores revolucionó con sus obras la literatura, las costumbres, hasta la forma de entender la vida misma: esta es la historia de la Generación Beat.
A partir de la segunda posguerra, un pequeño grupo de intelectuales rebeldes introduce un nuevo sistema de valores a través de la literatura. Liderados por A. Ginsberg y J. Kerouac los poetas Beat celebran el desorden contra el orden, la libertad contra la represión, la espiritualidad contra el materialismo. Su casa es la calle, su banda sonora es la improvisación Bebop Jazz, su enemigo es el conformismo de la sociedad americana. “De día la calle, de noche el club” era el lema de aquel tiempo, de hecho los fumosos clubs neoyorquinos de jazz de Charlie Parker y Dizzy Gillespie han influido profundamente en el método de escritura de esta corriente. Además, los autores de esta generación se dejaron seducir por las drogas, ya que estas representaban el extremo rechazo de la sociedad americana, racista y consumista.

Los recuerdos indelebles de las guerras en Europa y en el Pacífico, como los exterminios, los campos de
concentración y la devastación que estos autores habían experimentado en primera persona, eran demasiado vivos para que estos pobres veteranos pudieran volver a vivir una vida normal. En Estados Unidos, de hecho, el boom económico producido por el sector armamentístico determinó un profundo cambio en la forma de vivir de la gente: mucho más burgués y represiva, superficial y mojigata.

La gran diferencia entre una Europa destruida por un lado y una America que intentaba enriquecerse por el otro, produjo esta generación desencantada y llena de rabia.

Ginsberg, generación

La incapacidad de adaptarse al sistema fue el motor que empujó a los jóvenes de la generación Beat a
buscar en la calle el sentido de su existencia; el odio y la indignación, en cambio, los empujaron a rebelarse contra la guerra, las discriminaciones, la avidez por el dinero, la violencia, y la sed de poder para hacer prevalecer la paz, la poesía y el amor, rechazando todas las superestructuras sociales (antiacadémicos, antipolíticos y libertarios).

A continuación listamos las novelas-manifiestos de este revolucionario estilo literario.

  • Allen Ginsberg: Aullido (1955)
  • Jack Kerouac: En el camino (1957)
  • William Burroughs: El almuerzo desnudo (1959)

Fuente de la imagen1
Fuente de la imagen2