Una agencia de traducciones de calidad aspira a crear una cultura de gran exigencia, pero al mismo tiempo de trato exquisito a los TRADUCTORES, como si fuesen clientes. Aspiramos a ser su agencia de traducciones favorita. Para conseguirlo, nos hemos de esforzar en seguir las siguientes pautas:

– Remuneración de los TRADUCTORES adecuada para las traducciones que cumplan nuestros estándares de calidad.

– Velar por la formación y mejora continuada de los TRADUCTORES aunque ello suponga una inversión de tiempo para la agencia de traducciones. El Revisor es un entrenador que realiza una función de coaching.

– Trato respetuoso y cordial.

– Actitud abierta, receptiva y sensible hacia las quejas, sugerencias y comentarios de los TRADUCTORES.

– Seriedad en el pago. Intentamos no agotar los plazos de pago. Nuestro sistema es el siguiente: tenemos un día de pago de facturas por mes, en el cual pagamos las facturas pendientes en ese momento, siempre que haya suficiente liquidez, teniendo preferencia las facturas de TRADUCTORES, Revisores y Expertos

– Justicia y ecuanimidad en las correcciones en la valoración de la calidad de las traducciones y en la aplicación de las tarifas.

– Velar por la salud física y psíquica de los TRADUCTORES. Intentamos no de dar una carga excesiva de trabajo a los TRADUCTORES, de forma que pueda causar agotamiento o repercutir negativamente en su salud física y psíquica.

– En líneas generales, considerar la satisfacción y bienestar del Traductor como algo importante y obrar en consecuencia.

El Responsable de Recursos Humanos de las agencias de traducciones podrá instar al Dtor Producción para Traducciones e Interpretaciones para que de vez en cuando felicite por Email o por teléfono a aquellos TRADUCTORES que de forma continuada estén haciendo un buen trabajo (nivel A).

Si algún traductor muestra insatisfacción, normalmente lo transmite al Coordinador. Éste debe a su vez transmitirlo a RRHH y a Calidad, la cual abrirá una No Conformidad. RRHH abre una carpeta con el nombre del traductor y la fecha, la cual se abre dentro de la carpeta “Incidencias”, dentro de “Motivación”, dentro de “Profesionales Lingüísticos”. Dentro de la misma se deja constancia por escrito del nombre del traductor y del motivo de la insatisfacción. También se deja constancia de las propuestas de los TRADUCTORES. RRHH, conjuntamente con el Gerente de la empresa de traducciones, estudiarán cómo puede solucionarse dicha insatisfacción y cómo puede evitarse en el futuro. De todo ello se deja constancia en la carpeta abierta.

Si RRHH y el Gerente de la agencia de traducciones lo estiman pertinente, periódicamente se puede, con los TRADUCTORES que se estime oportuno, enviar cuestionario para medir satisfacción y conocer cómo se pueden mejorar su satisfacción.

Periódicamente se intentará analizar junto con el Gerente de la empresa de traducciones el grado de satisfacción y las propuestas de los TRADUCTORES y, si se estima pertinente, se toman medidas para mejorar el grado de satisfacción.

Si se considera oportuno, hacer saber a los TRADUCTORES qué medidas se han tomado para atender a sus sugerencias y mejorar el grado de satisfacción.

RRHH y el Gerente de la empresa de traducción pueden estudiar periódicamente la posibilidad de hacer algún regalo o dar algún incentivo a los TRADUCTORES que trabajen con calidad elevada.

RRHH puede proponer al Gerente otras acciones para motivar a TRADUCTORES y revisores.

Para crear un clima de respeto a los TRADUCTORES seleccionados, es importante cuidar los detalles, como contestar lo más rápidamente posible sus Emails, dar la gracias por cualquier motivo que lo justifique y la cordialidad en la comunicación tanto oral como escrita.

Deja un comentario