Los Correctores o Proofreaders leen la versión traducida para comprobar que no haya quedado ningún error ortográfico ni tipográfico. Por tanto basta con que conozcan el idioma de destino. Por ejemplo, si se trata de una traducción del inglés al español, no tienen por qué saber inglés, sino que basta con que sepan español, pues sólo han de leer lCorreea versión española.

Para que alguien cualifique como corrector, es imprescindible que sea nativo del idioma de destino. Tenderá a usarse como correctores en primer lugar a profesionales de apoyo, como el Coordinador de Traducciones e Interpretaciones o el Responsable de Recursos Humanos de la Agencia de Traducción,. A continuación se seleccionarán TRADUCTORES INGLESES o de otra nacionalidad, normalmente de nivel B.

Si el corrector nunca hubiese trabajado con nosotros, es preferible comprobar en su primera corrección que haya hecho un buen trabajo.

Los correctores más interesantes podrán introducirse en la Base de Datos de TRADUCTORES, Intérpretes, Traductores Jurados y otros Profesionales, en la tabla Correctores.

Deja un comentario