– Cuando un cliente o cliente potencial necesita información, precios, presupuestos, etc. para realizar una traducción o interpretación éste normalmente llama a centralita.

– Si el cliente pide precios, se le pueden dar por teléfono. Si lo desea, podemos enviarle por Email nuestra Lista de Tarifas para Traducciones e Interpretaciones. Asimismo, si lo prefiere, puede enviarnos el texto a traducir y le enviaremos un presupuesto o estimación de honorarios.

La tarifa aplicable está en función de la combinación lingüística. En nuestra Lista de Tarifas se indican los precios para las combinaciones de idiomas más frecuentes.

Para Traducciones del o al ruso, chino, árabe, japonés, hindi, polaco, checo, eslovaco, ucraniano, bielorruso, serbio, croata, húngaro, lituano, estón, letón u otros idiomas se hace un presupuesto personalizado.

La tarifa para Traducciones especializadas se refiere a traducciones legales, jurídicas, financieras, económicas, empresariales, de marketing, de publicidad, técnicas, de maquinaria, de ingeniería, de telecomunicaciones, navales, ferroviarias, aeronáuticas, químicas, médicas, farmacéuticas, informáticas, de software, de hardware, de manuales de usuario, de instrucciones de uso, de páginas Web.

– Si el cliente no dice para cuándo necesita la traducción, se le pregunta. Si es urgente, hay que aclarar que para las traducciones urgentes se envía una entrega provisional sin pasar los controles de calidad propios de las Traducciones Standard y posteriormente, si el cliente lo desea, se envía una versión definitiva con los controles de calidad según las normas ISO 9001 y 15038 (normal para la prestación de servicios de traducción). Asimismo, se informa de que llevan un recargo de urgencia, como es habitual en el sector de traducciones. Se le explica que hay urgencia cuando hay que traducir más de 2.500 palabras por día o fines de semana, o si el plazo es inferior a 12 horas.

– Si el cliente desea presupuesto para la traducción o interpretación, no olvidar preguntar su dirección de Email para enviárselo. Asimismo, anotar su número de teléfono para, en caso de no recibir el texto en un tiempo razonable, llamarlo.