Traducciones estándar

Las traducciones estándar son realizadas por traductores profesionales nativos(1) de la lengua de destino y están sujetas a los siguientes procedimientos y controles de calidad para conseguir como mínimo un nivel de calidad medio:

1. Análisis del Proyecto

Analizamos cada proyecto (formatos, volumen, procesos necesarios, adaptación de los métodos de traducción, identificación de problemas, ámbito del proyecto, etc.). En base a este análisis se prepara un presupuesto preliminar, una metodología y un calendario. Sólo aceptaremos el proyecto si contamos con las competencias necesarias para prestar un servicio adecuado en los campos en cuestión.

2. Selección del equipo de traducción

Hacemos un esfuerzo especial para unir los proyectos con las competencias correspondientes mediante la selección de profesionales adecuados para el tipo de traducción.

3. Implementación del Proyecto

La Implementación del Proyecto es el punto clave en nuestro proceso. Nuestros Gestores de Proyectos aseguran que vuestro proyecto sea llevado a cabo con coherencia y eficiencia. Cuando es necesario, no sólo traducimos el texto original, sino que creamos una versión traducida que sea fiel a la intención, el estilo y el contenido del original. Si procede, usamos un sistema de glosarios para asegurarnos de que cada cual use la misma terminología.

4. Comprobación Inicial

Tras la implementación se realiza una comprobación inicial para verificar que se cumplan nuestros estándares de calidad propios de una traducción comercial.

5. Comprobación Final

Tras lo anterior, nuestro equipo de gestión de proyectos comprueba el producto final.

6. Entrega del Proyecto

Entregamos el proyecto tan pronto como esté finalizado, siguiendo vuestras instrucciones. Si lo deseáis, para proyectos de ciertos volúmenes, podemos enviaros algunas partes a medida que se van finalizando. Os entregamos el proyecto mediante e-mail, correo o CD. La traducción ha de tener como mínimo un nivel de calidad medio. Cuando las traducciones son urgentes, los controles de calidad dependen del tiempo disponible, por lo que no se garantiza el mismo nivel de calidad que para las traducciones no urgentes. Sin embargo, si el cliente lo indica, con posterioridad a la entrega de la versión urgente podemos completar los debidos controles, de forma que el resultado final sea una traducción con un nivel de calidad estándar.

(1) En excepciones justificadas los traductores pueden ser no nativos.