El ciudadano del mundo. Un residente de la aldea global. Un cosmopolita.
¿Qué significa el bilingüismo?
Según algunas personas el bilingüismo es sólo el dominio perfecto de la lengua extranjera. Sin embargo, el bilingüismo no es sólo la capacidad de comunicarse en un idioma que no sea nuestra lengua materna, sino también el poder de pensar y describir el mundo en el mismo nivel en las dos lenguas. Los científicos dicen que podemos hablar del bilingüismo, sólo cuando el niño aprende dos idiomas casi desde el nacimiento. El límite superior de la edad se coloca entre 7 y 12 años. Es el periodo durante el que nuestra capacidad de usar el idioma de forma natural ya se agota y llega un momento en que tenemos que empezar a aprenderlo.
La mayor posibilidad de ser un bilingüe la tienen los niños de familias mixtas en las que los padres usan diferentes lenguas maternas. Otras posibilidades para ser un niño bilingüe es nacer o mudarse al extranjero en los primeros años de vida. En el mundo existen unos lugares, donde el bilingüismo es algo muy natural, como Suiza, Rusia o Cataluña.
¿La educación bilingüe?
Los niños bilingües tienen más posibilidades de aclimatación en las diferentes culturas. Generalmente son más tolerantes a las diferencias en el mundo, los cambios. Además están interesadas en conocer a gente nueva. La educación bilingüe, sin embargo, es un desafío para los padres y sólo depende de su buena voluntad. Resulta que con el fin de dar al niño la oportunidad de bilingüismo, hay que respetar las  reglas muy categóricas. La más común es OPOL “one person, one language” (una persona, un idioma), que consiste en usar de cada uno de los padres su lengua materna, cuando habla con su hijo/a. Se trata de la motivación. Si para el niño la comunicación en dos idiomas está en el mismo nivel de importancia, usará cada uno de ellos.
¿El biligüísmo = doble personalidad?
Los estudios descritos en el “Journal of Consumer Research”, afirman que las personas bilingües que tratan de funcionar en paralelo en las dos culturas, el cambio del idioma puede provocar el cambio inconciente de la personalidad. Así esta gente suele tener la personalidad doble. Los científicos trataban de analizar el comportamiento variado de las mujeres nacidas en América del Sur, pero crecidas en EEUU. Cuando estás mujeres hablan español, reconocen a sí mismas como más asertivas, más autónomas y extrovertidas que cuando usan inglés.
¿Third culture kid – los niños perdidos en el mundo?
Third culture kid – El niño de la tercera cultura. Así se llama a los niños que por la razón de los cambios del alojamiento de sus padres fueron criados en el extranjero. Su personalidad se forma en las condiciones exóticas, en la frontera de la cultura de sus padres y en la cultura local. Combinan estas dos culturas de forma natural, aunque a menudo no se pueden identificar con ninguna de ellas. Es un gran problema para los niños – son biligües, más abiertos, más tolerantes, pero no pertenecen a ningún lugar en el mundo.
Debajo pongo un video sobre TCK:
¿Un bilingüe es un traductor perfecto?
No es suficiente ser un bilingüe para ser un buen traductor. Para hacer una buena traducción, se necesita una gran cantidad de conocimientos y habilidades. En primer lugar, el traductor debe saber escribir y redactar los textos de manera perfecta. Además, un traductor debe conocer muy bien la lengua de origen, comprender las estructuras complejas de la gramática y la sintaxis, expresiones idiomáticas del idioma. Por supuesto, un traductor profesional es la persona que tiene un conocimiento muy amplio de las herramientas de la traducción, como las bases de datos terminológicas o los foros de los traductores. Gracias al desarrollo de la tecnología, los diccionarios on-line, ahora se presentan de la mejor manera  y más actualizada de la del libro, pero también hay que evaluar cada vez su calidad y exactitud.
Por último, un buen traductor tiene por lo menos dos años de experiencia. Durante este periodo del tiempo traduce por lo menos 1000 palabras al día. El supervisor y los clientes le dan su opinión y así el traductor elimina sus debilidades. Sólo conocer la lengua extranjera no es suficiente, no significa que una persona sea capaz de editar el contenido escrito.
Muchos traductores inexpertos traducen los textos palabra por palabra, tratando de mantener la construcción de la frase original. Como resultado, la frase en el idioma de destino es mucho menos elegante y suave, llena de  palabras usadas incorrectamente. Se puede concluir que un traductor con experiencia que traduce aproximadamente 1500 palabras al día, es mucho más atento que una persona “bilingüe”, que traduce sólo un par de veces al año.

Deja un comentario