Una Historia Breve de la Traducción

La Primera Necesidad de la Traducción

La traducción ha sido una necesidad desde hace miles de años. Los primeros registros del lenguaje escrito fueron muy sencillos, y se podían ser entendidos por todos. Una vez que el lenguaje hablado se desarrolló por la primera vez, la traducción no era muy necesaria ya que los grupos de personas que hablaban lenguas distintas no se relacionaban.

Si crees la historia de la Biblia, una porción de la gran variedad de las lenguas han sido creadas a la Torre de Babel.

Dice en Génesis 11 que toda la humanidad hablaba la misma idioma, y un grupo decidió construir una torre hacia el cielo. Para poner fin a esta blasfemia, Dios decidió crear muchas lenguas (es citado a menudo que habían 70 o 72) para que no pudiesen construir esta torre, y la humanidad se dividió en grupos lingüísticos distintos. Esto es probablemente la primera necesidad para la interpretación y el punto en el que la traducción empezó a ser algo necesario.

 

La Primera Traducción Documentada

Se puede ver la traducción antigua en la Piedra Rosetta, creada en el año 196 AC, en que se ve el mismo texto en los jeroglíficos, la escritura demótica egipcia y el griego antiguo.

Además de esto es probable que la primera traducción documentada sea la Biblia. Como texto muy importante era necesario hacerlo accesible a todos. Porciones fueron traducidas a través del tiempo para corresponderse con la lengua franca, como el griego o latín. Continuó su traducción, mucho más a menudo en el Medioevo, pero las solas personas que eran capaces de reproducir este texto eran monjes, que pasaban muchas horas al día escribiendo la letra intricada a mano. Por esta razón, una nueva edición de la Biblia tomaba mucho tiempo producir y por eso no estaba disponible a las masas. La traducción antigua requería de un trabajo meticuloso, llevaba mucho tiempo y era muy difícil difundir.

 

La Necesidad Creciente para la Traducción

A medida que pasaba el tiempo, la traducción se convirtió en algo más necesario, y con la habilidad de viajar e interactuar con otras culturas, era necesario hacerla más accesible a todos. Se tradujo la Biblia, además de varias obras literarias y religiosas destacables. La gente y los textos atravesaron las culturas más frecuentemente y por eso la traducción se convirtió en una práctica muy importante.

 

El desarrollo de los métodos, teorías y herramientas

Mientras que la práctica de la traducción se desarrolló y se extendió, también se desarrollaron sus métodos. Muchos académicos crearon teorías, estrategias, y métodos para la traducción, que aumentó la práctica y lo hizo más fácil. Hay muchas teorías de como traducir un texto, la mayoría se basan en el contexto y las pistas en el texto del género, objetivo y contenido. Han existido también muchas ramas de los estudios de la traducción, como los postcoloniales y los feministas, que salen de las teorías y la investigación. Las teorías y los métodos se desarrollaron además de las técnicas, de los diccionarios de textos parecidos, a bases de datos terminológicas y herramientas de traducción asistida por ordenador (TAO), a los motores de traducción automática que conocemos hoy.

 

La Traducción Automática

Internet ha prestado una ayuda increíble para los traductores en todas partes. El desarrollo de las herramientas en línea es revolucionario, porque hace que la traducción sea más sencilla y fácil que nunca. Las herramientas de TAO como las bases de datos terminológicas y las memorias de traducción significan que los traductores ya no tienen que depender de los diccionarios. Pueden guardar un registro de sus traducciones y asegurarse de que su trabajo siempre sea preciso y consistente.

Los motores de traducción automática como Google Translate son el futuro de la traducción. Cualquier persona puede buscar una frase o palabra y saber la traducción en cualquier lengua. Google Translate es un motor discente, es decir que siempre se está mejorando. No siempre es correcto, pero dentro de poco tiempo será más preciso. Mucha gente dice que la traducción automática podría hacer que los traductores se queden obsoletos. Su capacidad y rapidez son increíbles y mientras los resultados sean precisos, son muy eficaces. Por ahora, los traductores humanos todavía son necesarios ya que una máquina no puede retomar aspectos culturales, estructuras sintácticas complejas o aún algo como un error tipográfico en el texto original.

 

Pero, quizás dentro de pocos años, las máquinas estarán tan avanzadas que van a hacerse cargo del mercado. Seguro que ¡las máquinas son el futuro de la traducción!

 

 

¿ Usted quiere aprender más sobre idiomas, traducción o la cultura ? ¡ Visite nuestro blog !

Izzy Mclean