¿Traducir es tan fácil como usar Google Translate?

Traducir de un idioma a otro puede ser muy sencillo gracias a la herramienta Google Translate, en la cual se puede literalmente traducir de un idioma a otro en menos de un minuto. Pero, ¿puedes fiarte realmente de una traducción automatizada Google? Sonadas han sido algunas polémicas del popular buscador por traducciones homófobas, pero no es el único problema que puede generar poner las traducciones de la empresa en manos de un traductor automático.

Problemas de una traducción automática

El traductor es una persona especializada en uno o varios idiomas que se dedica a traducir entre las lenguas que conoce, teniendo en cuenta tanto el contexto del texto a traducir como las particularidades culturales de cada idioma. Ser un buen traductor no es tan fácil como la herramienta de Google Translate lo hace ver, se necesita una formación en letras y especializarse en el idioma que se desea, así como es altamente recomendable haber vivido durante un periodo prolongado de tiempo en alguno de los países de habla en la lengua de origen puesto que cuando un traductor se especializa en un idioma también se especializa en la cultura de los países que los hablan,  y el contacto no solo con la lengua sino con los hablantes de la misma es muy importante.

De pequeños, todos hemos jugado a “Simón dice”. Utilizaré Google Translate para demostrarles que no siempre nos podemos fiar de esta herramienta. Nuestra pequeña frase la mencionamos tantas veces de pequeños, pero el traductor de Google lo interpreta de manera literal como “Simon says” que es una buena traducción al inglés, pero si lo traducimos al francés lo hace como “Simon dit”. En francés la buena traducción sería “Jack a dit” por la particularidad cultural de este juego infantil en Francia, pero el traductor automático de Google no lo sabe.

Una de las diferencias indiscutibles entre un traductor y una herramienta mecánica es que el traductor puede adaptar el texto, usando referencias culturales del país, para que un nativo lo pueda entender. Mientras que una herramienta como Google traductor lo hace sistemáticamente sin analizar el contexto ni del texto original ni del texto de destino, lo que ocasiona que muchas veces el destinatario no podría entenderlo. Google Translate, como otras herramientas, no siempre pueden proporcionar estas referencias culturales que un traductor sí tiene. Estas herramientas nos pueden dar una idea de lo que el texto trata pero no sirven para una traducción profesional.

Hace una semana, la empresa Square Enix decidió traducir sus video-juegos, y se dieron cuenta de que para poder abarcar un mercado global, debían utilizar los servicios de una empresa especializada en traducción de videojuegos y localización de software. Estas fueron las declaraciones del CEO, Phil Rogers, en un magazín de juegos:

No es tan fácil como usar el traductor de Google. Para obtener la esencia de lo que se traduce hace falta una cantidad importante de recursos…

Las agencias de traducción como 1Global Translators cuentan con la capacidad y los recursos para llevar a cabo sus traducciones con la máxima calidad y rigor terminológico y cultural, y ayudarle así a desarrollar con éxito su campaña de internacionalización.