A pesar del declive mundial del mercado editorial se han experimentado mejores ventas que nunca: el volumen de ventas de libros de ficción traducidos ha crecido en un 96% desde 2001, frente a un mercado en total retroceso. El valor de ventas de la ficción traducida ha pasado de 8,9 millones de £ a 18,6 entre los años 2001 y 2005. La investigación, llevada a cabo por Nielsen Book, se centró en las ventas de libros físicos en el Reino Unido desde enero de 2001 a abril de 2016, y constató que las ventas de ficción traducida prácticamente se duplicaron en el transcurso de los últimos 15 años, pasando de 1,3 a 2,5 millones de copias, mientras que el mercado de ficción en su conjunto descendió de 51,6 mill. en 2001 a 49,7 mill. en 2015. «De media, los libros de ficción traducida se venden mejor que los libros escritos en inglés, especialmente en la ficción literaria», ha comunicado Nielsen. Centrándonos particularmente en la ficción literaria traducida, las ventas ascendieron de 1 millón de copias en 2001 a 1,5 en 2015.

Si comparamos el número alto de ventas con su importancia en cuanto a los libros publicados, la traducción literaria traducida solo constituye el 3,5% de las obras de ficción literaria publicadas en el Reino Unido, pero el 7% del volumen de ventas. Aunque la proporción de ficción traducida todavía es «extremadamente baja», del 1,5% en su conjunto, el sector todavía «se encuentra en una buena situación», ha confirmado el jefe de ventas editoriales, con el 1,5% incluyéndose en el 5% del total de las ventas de ficción en 2015. «El 25% de nuestros 20 títulos de ficción más vendidos son traducidos –si se publicaran más, estoy seguro de que ese porcentaje sería incluso mayor», cuenta Chris White, comprador de libros de ficción para la empresa Waterstones.

«En 2001, cada título de ficción literaria escrito en inglés vendió una media de 1153 copias, mientras que los de ficción literaria traducida vendieron solo 482 copias. En 2015 estas cifras habían cambiado enteramente –cada título de ficción literaria escrito en inglés vendió una media de solo 263 copias, mientras que los de ficción literaria traducida vendieron una media de 531 copias», ha afirmado Fiammetta Rocco, gerente del premio Man Booker International.

Un cambio en los gustos de los lectores

«No solo se están incrementando las ventas del número de libros traducidos, sino que en RU hay un increíble número de lectores fieles a la ficción traducida. Esto nos sorprendió –solo teníamos constancia de una cifra del 3%, pero no sabíamos si correspondía al número de obras publicadas o a las ventas. En cuanto a la ficción literaria traducida, parece que la proporción de libros traducidos es similar, de un 3,5%, pero las ventas son mucho mayores, situándose en un 7%».

Rocco ha afirmado que la investigación ha sido «la confirmación del buen estado y de la capacidad de crecimiento de la ficción internacional en el RU», y ha expresado su deseo de que esto anime a que editoriales y agencias asuman más riesgos e inviertan en el sector de la traducción».

Este año, por primera vez, se otorgará el premio Man Booker International a un único libro traducido al inglés, en vez de a la obra completa de un autor. Deborah Smith, editora en Tilted Axis Press y traductora de la novela coreana de Han Kang La vegetariana, que ha sido seleccionada como finalista para el premio de este año, ha dicho que no le ha sorprendido el hecho de que Nielsen Book quiera fomentar la investigación.

«Parte del motivo por el que decidí hacerme traductora fue porque la literatura anglófona y europea se me quedaba pequeña». Fundar Tilted Axis Press tuvo un propósito similar; poner el centro de atención en las literaturas asiáticas –donde la experimentación lingüística tiene lugar gracias al intercambio de idiomas que se produce cada día– es una manera excelente de descubrir la innovación estilística y la narrativa no conformista que tanto nos entusiasma», cuenta Smith.

«A juzgar por las listas de preseleccionados y finalistas del Man Booker International de este año, que incluye títulos de Corea del Sur, Japón, China, Indonesia y el Congo, la industria en su conjunto empieza a ser consciente del hecho de que una buena parte de la escritura más original y distintiva está llegando de estos países. Explorar lo infrarrepresentado también es una buena manera de destacar como editorial en un mercado saturado –cuando la gente escucha que estamos llevando a cabo las primeras traducciones de ficción contemporánea tailandesa en el Reino Unido, empieza a prestar atención».

El ‘fenómeno Ferrante’ ha contribuido a impulsar las ventas en la ficción italiana, de 7000 títulos en 2001 a 237.000 en 2015.

«Hemos llegado a un punto en el que no solo la gente tiene ganas de leer ficción que haya sido traducida, sino que tratan de buscarla», afirma Chris White, comprador de libros de ficción de Waterstones. «Actualmente el 25% de nuestros 20 títulos de ficción más vendidos han sido traducidos y si se publicaran más estoy seguro de que ese porcentaje sería aún mayor».

White asegura que la popularidad de la novela negra escandinava «ha ayudado en gran medida a romper cualquier barrera psicológica o idea preconcebida que pudieran tener los lectores sobre la ficción traducida».

«La popularidad que han tenido autores como Stieg Larsson y Jo Nesbo ha puesto de manifiesto que ‘lo traducido’ no implica automáticamente que sea más complejo y engorroso», ha dicho. «Como consecuencia, el público está leyendo ficción traducida de todo tipo y es igual de fácil encontrar en las listas de libros más vendidos títulos como La amiga estupenda, El abuelo que saltó por la ventana y se largó y Ha vuelto, como podrías encontrar Lo que no te mata te hace más fuerte».

Rocco cree que este éxito se debe a tres razones: «La gente viaja más y esto lleva a que esté llegando un contenido televisivo de alta calidad procedente de otros países, por lo que todo lo extranjero está mucho más presente –la gente traspasa fronteras con mucha más facilidad. Hay autores que sobresalen como Knausgaard, Murakami y Ferrante, y también existen hoy en día pequeñas editoriales que se fundaron con el objetivo de publicar casi enteramente ficción traducida, algo que no pasaba hace 15 años».

Los libros de ficción traducida más vendidos

El francés sigue siendo el idioma que más se traduce en el RU, con 200.000 libros vendidos en 2001, y más de 400.000 en 2015, según constató Nielsen, pero se tradujeron libros de 91 idiomas en el transcurso del período estudiado, desde el afrikaans hasta el yidis, variante del hebreo. El ‘fenómeno Ferrante’ ayudó a impulsar las ventas de la ficción literaria italiana, de 7000 títulos en 2001 a 237.000 en 2015, al tiempo que también subían los libros coreanos, de 88 copias en 2001 a 10.191 en 2015, según los resultados de la investigación.

En 2015, los idiomas más traducidos fueron el francés, el italiano, el japonés, el sueco y el alemán, mientras que en 2001, fueron el francés, el portugués brasileño, el español, el ruso y el mandarín.

Nielsen observó que «las lenguas del subcontinente indio tienen una escasa representación, con solo unos pocos títulos publicados del canarés y una caída en el número de libros de ficción literaria del hindi disponibles en ese período, de 686 a 299 títulos».

Títulos traducidos más vendidos en el RU en 2001:

El Alquimista, de Paulo Coelho (114.430 copias vendidas)

Shangay Baby, de Wei Hui (54.104)

Las partículas elementales, de Michel Houellebecq (51.323)

Títulos traducidos más vendidos en el RU en 2015:

La amiga estupenda, de Elena Ferrante (108.969)

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker (87.002)

Ha vuelto, de Timur Vermes (68.461)

 

Fuente de la imegen: www.pixabay.com