Traducción técnica

traduccion_tecnica

¿Cómo obtener una traducción técnica rigurosa y precisa? La regla número uno es: sólo si somos capaces de entender podremos traducir. A parte de los conocimientos lingüísticos generales necesarios para poder traducir al otro idioma es preciso seguir unas reglas significativas, porque la traducción técnica nunca te perdonará un error. Una buena traducción técnica no sólo requiere un buen dominio de los idiomas en cuestión y de las técnicas y las herramientas de traducción, sino también el conocimiento de la especialidad de que se trate. Para empezar, es necesario respetar el contexto, es decir, entender el texto original y  saber a quién se dirige la traducción. Para la traducción técnica es imprescindible obtener información previa, conseguir el vocabulario adecuado implicado en el tema. Antes de empezar debemos preparar un glosario, un tipo de diccionario con los términos más importantes. En caso de español hay que limitarse a un español estándar que evite malas interpretaciones en los textos de destino. Para orientarse bien en el tema hay que recurrir a material ya publicado, documentos similares ya traducidos con anterioridad u otras herramientas útiles tales como libros de texto, tesis doctorales, manuales, etcétera. No te limites solamente a los conocimientos adquiridos durante tu carrera, ya que que tu profesión es un continuo aprendizaje y ampliación de tus competencias lingüísticas, por lo tanto traducir un manual de modo de empleo o un documento formal no es lo mismo que traducir una página web o un artículo.
¿Es más importante el vocabulario o la ortografía?
En una buena traducción no puede fallar ni el vocabulario ni la ortografía, es decir, deben respetarse siempre las normas del idioma de destino. Y con precisión y exactitud debe comprender y trasmitir todo lo que haya incluido el autor: las posibles ambigüedades o dobles sentidos. ¿Cómo tratar los anglicismos? Especial cuidado merece el abuso de los anglicismos porque muchas veces se traslada al español el sistema inglés. Al traducir de español al inglés hay que tener cuidado con las oraciones demasiado largas porque una traducción técnica debe ser clara, directa con el uso de la terminología correcta. Merecen especial atención los adverbios terminados en –mente, por ejemplo para traducir la palabra industrially es fácil dejarse tentar por industrialmente en vez de traducir este caso como a nivel industrial. Hay que prevenir un exceso del uso de los gerundios, en particular en las traducciones de los títulos al español.
Asimismo, es imprescindible tener en cuenta el mal uso de las mayúsculas al pasar del idioma de partida al de la llegada, por ejemplo en los idiomas como inglés o alemán hay sustantivos que se escriben en mayúsculas en contraste de las lenguas romances. No confundimos las palabras en mayúscula, buscamos un mejor equivalente en el idioma de destino en vez de utilizar neologismos, no nos fíamos de los falsos amigos, traducimos las siglas de modo que se reconozcan en la lengua de llegada, no abusamos los gerundios usados a menudo en inglés, respetamos la naturaleza de la sintaxis del idioma de destino. La traducción en su conjunto es una combinación del arte y la ciencia influenciada por la teoría y la práctica. Teniendo conocimiento de tanto las características lingüísticas, así como las características estéticas de la traducción se aplica directamente al campo de la traducción técnica. Respetando al máximo las reglas de la gramática del idioma de destino, se trata de proporcionar al lector, que en muchas ocasiones será un técnico, un mensaje claro, conciso y entendible sin ningún problema.

Deja un comentario