traductores

El uso generalizado de las tecnologías digitales, así como la globalización, han cambiado el contexto sociocultural en el que se desarrolla la comunicación. La eliminación de la limitación espacio-temporal y la difusión de la interactividad han establecido las bases para el desarrollo de un proceso comunicativo colectivo: un nuevo hábitat está emergiendo.

Internet significa tiempo real, movilidad, libertad, información, pluralidad y objetividad; la participación directa de individuos con la capacidad de comunicarse unos con otros de una forma rápida, estén donde estén. Internet es el nuevo espacio público en el que se mantienen la mayoría de las conversaciones, bajo la premisa de una verdad libre de censura y una transparencia absoluta. Diferentes culturas, distantes entre sí, están uniéndose cada vez más gracias a la creación de un entorno común extendido. Hoy en día la identidad no se define por criterios geográficos, sino mediante temas comunes, pasiones e ideas. El reconocido sociólogo Bauman ha afirmado que los vínculos horizontales entre miembros de la misma generación pero de países diversos son a menudo más fuertes que los vínculos verticales entre diferentes generaciones dentro de la misma zona geográfica (Bauman Z., 1998, La globalización: consecuencias humanas, Columbia University Press). El valor simbólico y la frescura de internet están transformando las reglas de la comunicación: ya no solo la dirigen unos pocos –editores, multinacionales, agencias– hacia los demás, sino que todos la dirigen hacia todos en un intercambio libre sin ningún tipo de limitación geográfica, económica o cultural. Pero hay una barrera que persiste si no eres un perfecto políglota: el idioma.

En un mundo en el que todo gira tan deprisa y todo el mundo lo quiere todo de inmediato, está emergiendo claramente la necesidad de superar este último obstáculo. Por esta razón, muchos traductores simultáneos están empezando a expandirse en la realidad digital. Ahora ya es posible abrir páginas web en otros idiomas pulsando el botón «traducir» y leer el contenido en la lengua materna, mientras que redes sociales populares como Facebook y Twitter están haciendo pruebas en Microsoft Bing para facilitar la comprensión de las publicaciones, enlaces, estados o páginas enteras. Además de ello Skype está trabajando en una tecnología específica para que las personas puedan hablar libremente con cualquier persona en el mundo gracias a una especie de traducciones simultáneas orales y escritas capaces de transformar un idioma en otro simplemente seleccionando el deseado. Esto sin mencionar todas las nuevas invenciones que no requieren conexión a Internet como los auriculares Waverly Labs Pilot.

Los software de traducción están avanzando día tras día en cuanto a su precisión y perfeccionamiento, pero todavía es imposible determinar cuándo y si alguna vez llegaremos al objetivo principal de traducir todo de forma simultánea y de manera correcta. La vuelta a una especie de llanura de Sinar como en la antigua Mesopotamia, donde, antes de la construcción de la Torre de Babel, las personas hablaban solo un idioma (Biblia, Génesis 11:1), parece ser la dirección de todos estos nuevos inventos. Constituiría un cambio radical en nuestro modelo social, que se volvería completamente global. Si piensas en que la generación Z es capaz de estar en contacto con una amplia red de personas en comparación con individuos de hace algunas décadas, es fácil comprender que la introducción de esta nueva posibilidad comunicativa crearía una explosión adicional de conexiones y el propio concepto de nación incluso dejaría de ser el mismo.

Autor del artículo: Federica Mulachié

Fuente de la imagen