Las ideas correctas y erróneas acerca del alemán

¿Es tan difícil aprender alemán?

Deutsche Sprache, schwere Sprache” Idioma alemán, idioma difícil. Seguramente esta no es la primera vez que escuchamos esta frase, pero en realidad tiene poco fundamento. Si bien, en la lengua alemana existen palabras de origen latino y en general  son más cultas que las de origen germánico, la mayoría son de este último y no es fácil intuir su significado. Aunque el alemán aparece siempre en las listas de los 10 idiomas más difíciles de aprender, hay algunos estereotipos sobre este idioma que conviene erradicar.

Contestando la pregunta anteriormente planteada, analicemos un par de típicas respuestas erróneas:

Primer Error: El alemán es difícil de aprender porque tiene declinaciones.

Por declinaciones nos referimos a la conjugación de las palabras, no sólo los verbos. Es cierto que el alemán se declina. En la lengua española estamos acostumbrados a la conjugación de los verbos tanto como ellos, pero hay un hecho clave y es por ejemplo, si usted declina mal un adjetivo esto no le restará gran comprensibilidad a su discurso. Las declinaciones del alemán empezarán a ser verdaderamente complicadas a partir del momento en que quiera escribir algo con extrema exactitud y comprensión o un texto con alto rigor científico, el vocabulario técnico alemán es realmente difícil al no tener semejanzas ni con el español ni con el inglés, pero tratándose de una conversación del día a día, las declinaciones no serán, ni un poco, de gran problema. No obstante, para una correcta traducción que requiera rigor, siempre es recomendable acudir a un traductor especializado y nativo.

Segundo Error: En alemán, las palabras son muy largas y difíciles

Esta es, sin duda, la menos fundamentada de las respuestas. El alemán tiene palabras muy largas porque, al describir con mucha precisión un concepto, se puede hacer una palabra muy grande en vez de varias palabras separadas. Además, sinceramente, ¿cuántas veces han usado la palabra Donaudampfschiffahrtsgesellschaftskapitän*?
Es  normal que al comenzar a estudiar alemán se tengan varias dificultades al querer encontrar el significado en diccionarios, dado que algunas palabras son separables y otras aparecen con desinencias que hay que quitar, en numerosas ocasiones dos o más palabras se combinan para formar una sola.
Ahora bien, hagamos unas anotaciones acerca de este idioma.
  • Algunas palabras cotidianas tienen semejanzas con el inglés y ésto puede servirnos de ayuda si estamos lo suficientemente familiarizados.  (ej. Haus ➜ House, kann ➜ can)

En el orden de algunas frases, por ejemplo “Wie alt bist du?” para preguntar la edad, se parece mucho al “How old are you?” inglés. También la presencia explícita del sujeto, cosa que no se da en español.

Al usar las preposiciones el alemán es mucho más limitado que en español, por ejemplo una “estudiante de medicina” se define como una “Medizinstudentin” y en inglés es una “medicine student”, sin preposición de por medio y con el mismo orden de los sustantivos.

Las normas de educación son mucho más claras en alemán que en español, al igual que ocurre en inglés, donde los “sorry“, “excuse me”, “please” y “thank you” se usan con una gran frecuencia, al igual que pasa con los “danke” y “bitte”.

Al hablar de números en alemán, las unidades se dicen antes que las decenas, por ejemplo 25 se dice: cinco y veinte.

Tomando en cuenta lo anterior, enumeremos unas cuantas respuestas correctas al tema en cuestión.

  • Los verbos se conjugan de forma más simple en alemán que en español, hay menos tiempos verbales y son más fáciles de construir, además los verbos irregulares son más sencillos de aprender, dado que tienen menos irregularidades.
  • El alemán tiene un vocabulario muy extenso. bueno, esto es totalmente cierto. De acuerdo a estudios recientes, el alemán promedio usa aproximadamente 4,000 palabras en su vocabulario habitual, mientras que el español promedio usa en su vida diaria no mas de 1,000 palabras diferentes. Este si que podría ser un problema serio a la hora de aprenderlo.
  • Hay 3 diferentes géneros (en español solo usamos dos). Existen unas pocas reglas para determinar el género masculino, femenino y neutro, pero en muchas ocasiones hay que memorizar el género de cada palabra, así mismo pasa con el plural.
  •  Las oraciones subordinadas. Como  muchos deben saber, hacer frases subordinadas en alemán es muy difícil. Cuantas más frases subordinen, más difícil. El orden de las palabras en la oración tiene bastante importancia. Este orden es alterado por el uso de conjugaciones subordinadas, también el posicionamiento de los verbos, las palabras separables, etc. Deribado de esto, el mayor de todos los problemas: Tratar de pensar en castellano y luego traducir al alemán. Cuando usted intente hablarlo, trate de pensar en alemán y así evitará meterse en situaciones que mermen la comprensibilidad de su discurso.
  • Menos mal, ¡la pronunciación no es un problema! En el idioma alemán las palabras tienen reglas de pronunciación muy claras a diferencia del inglés.

En conclusión podríamos decir que el alemán es un idioma muy rico en matices que permite expresar ideas y conceptos con poca ambigüedad, aprender este idioma sin duda puede abrirle muchas puertas.

(*) Compañía naviera Capitán Danubio

Los traductores e intérpretes expresan ideas.

Los traductores e intérpretes expresan ideas.