¿Son las lenguas las que afectan a las culturas o las culturas las que afectan a las lenguas?

culturas lenguas

Hoy en día se habla mucho de la verdadera influencia de las lenguas sobre la cultura. Hay diferentes teorías relacionadas con este tema. La sociología de la cultura es una ciencia muy específica que se encarga del análisis de diferentes culturas y de los factores que las forman y las desarrollan. Hoy en día no hay sólo una teoría que podría explicarnos el proceso de  formación de las culturas. Sin embargo, existen diversos científicos que están explorando el tema proponiéndonos diferentes ideas. Se enfrentan a varios problemas entre los cuales siempre se encuentra el de la relación entre la lengua y la cultura.

En el mundo de la sociología de la cultura, la hipótesis de Sapir-Whorfes es muy famosa y al mismo tiempo muy controvertida. Según ella existe una cierta relación entre el lenguaje hablado de una persona y su modo de entender y conceptualizar el mundo. Esta teoría establece uno de los principales elementos de la relatividad lingüística. Se pueden distinguir dos versiones de la hipótesis:

  • Versión fuerte: según sus seguidores la lengua determina enteramente la manera de percibir el mundo.

  • Versión débil: dice que la lengua tiene una influencia sobre el pensamiento de una persona pero no de modo definitivo, se relaciona sobre todo a nivel semántico.

En general toda la teoría de la relatividad lingüística se basa en la idea según la cual dos hablantes de lenguas diferentes conceptualizan de manera diferente los mismos acontecimientos y fenómenos por efectos cognitivos relacionados al vocabulario y a la gramática de sus idiomas. Esta teoría tiene muchos seguidores pero también muchos oponentes. Desde hace tantos años provoca numerosas discusiones y debates.

¿Cuáles son los argumentos de las personas en contra de la relatividad lingüística? No hay que citar los expertos para entender su punto de vista. Basta mirar un poco la realidad dentro de los países que manejan las lenguas románicas. Es el mismo grupo de idiomas, si nos fijamos en las diferencias del modo de pensar de sus habitantes ya vemos que el idioma no ha determinado su pensamiento. Los hábitos de los franceses, españoles, portugueses y italianos son muy diversos. Si todavía no estamos muy convencidos podemos limitar nuestro campo de observación a un mismo país. España. ¿Actúan de la misma manera los andaluces y los catalanes? Y después otro ejemplo muy significativo: España y América del Sur. Hablan el mismo idioma pero…, ¿Se parecen el modo de pensar y la manera de percibir el mundo?

¿Entonces quizás la cultura afecta las lenguas? Hay muchas personas que sostienen la influencia de la cultura sobre la lengua. Así se puede explicar por ejemplo algunas diferencias entre el español hablado en España y el que es hablado en América del Sur. Es una teoría que puede servir también para explicar la tendencia de fomentar dialectos dentro de un mismo país. De todos modos, sobre este tema también se encuentran muchas opiniones en contra. Los adversarios citan ejemplos de tantos países en los cuales no existen dialectos pero sí que existen muchas diferencias en las actitudes de la gente de dos regiones internas.

¿Dónde está la verdad? ¿Cómo podemos definir la relación entre el idioma y la cultura? Aunque hay muchas personas que siguen apoyando una de las teorías opuestas, últimamente parece que los científicos lingüistas son más flexibles en sus teorías. Hoy en día la mayor parte de los expertos sostienen que existe una cierta relación entre idioma y cultura pero es una relación que, según las circunstancias, puede funcionar en dos modos diferentes. En algunas ocasiones es la lengua que afecta la cultura, en otras al revés: la cultura afecta la lengua.

Deja un comentario