¿Por qué y cómo se mueren los idiomas?

En agosto pasado, Younes Bouaziz os habló de las lenguas muertas (definición de una lengua muerta, matices, principales causas de desaparición…). Hoy voy a profundizar en este tema detallando las principales causas de desaparición de los idiomas con algunos ejemplos concretos, y luego hablaré de las posibles consecuencias futuras debido desaparición de las lenguas.

Históricamente, la primera causa de desaparición de lenguas es la conquista militar. Evidentemente, la matanza que proviene de las guerras, los genocidios en ocasiones debilitan y en ocasiones aniquilan la lengua del pueblo vencido. Es interesante constatar que a veces la lengua del vencido puede sobrevivir y sustituir la lengua del vencedor. Por ejemplo, después de la conquista de Grecia por los romanos, los conquistadores aprendieron el griego por sus esclavos. De otra manera, la conquista de Canadá por los ingleses no hizo desaparecer el francés. Estas lenguas que sobreviven son llamadas lenguas fuertes.

Otra razón de la decadencia de los idiomas es el descenso del número de personas que la usan. El ejemplo de Hawai es muy pertinente: cuando afrentó una inmigración masiva por parte de Europa a partir de finales del siglo 19, poco a poco los hawaianos “pura cepa” han desaparecido así como su lengua bajo la presión de las lenguas fuertes.

Tercera y última causa que voy a explicar y que quizás sea más pertinente en nuestra época es la dominación socio-económica. De hecho, el llamamiento a la prosperidad económica puede fomentar el abandono de una lengua: si los hablantes de la lengua minoritaria consideran que hay más beneficios al abandonarla para facilitar el desarrollo socio-económico en vez de guardarla, la lengua desaparecerá (por ejemplo el bretón y el galés durante la revolución industrial, y en el futuro, ¿quizás el español de Méjico a causa de las maquiladoras?).

Numerosas son las causas de desaparición de lenguas. Pero queda claro que la muerte de una lengua no es algo que ocurra en unos días: puede tomar decenios o incluso siglos sin que nadie se dé cuenta del fenómeno. Por eso, la UNESCO intenta alarmar los actores mundiales a través de estudios, subrayando que en unos 100 años, solo se quedarán vivos un 10% de los idiomas que se hablan actualmente. Entonces, ¿nos dirigiríamos hacia un mundo monolingüe? ¡Que desastre sería para los traductores! Pero para el momento y hasta que llegue ese momento, si necesita una traducción profesional, puede visitar el sitio web de 1Global Translators.

Deja un comentario