El marketing “buzz”

Al despertar esta mañana del jueves 26 de febrero, el mundo había cambiado. La guerra se había desatado en la web y las redes sociales eran llenas de publicaciones, comentarios, twits, retwits, opiniones y explicaciones, todo eso solamente referente a un vestido.

El debate de fondo que está trastornando la web desde hace horas, concierne los colores del vestido, azul y negro o blanco y dorado. Y cada uno se va de su propio parecer, al intentar convencer a los otros que su visión es la justa. Incluso los científicos prueban explicar el fenómeno: de hecho, es una cuestión de luz, de retina, de nervio óptico y de longitud de onda, y la gente que ve este vestido en blanco y dorado tiene un defecto en la percepción de los colores con todos estos factores sumados.

Se puede decir que esta historia de ropa es la de un “buzz” mundial. Y ¿qué es un “buzz”? Según The Oxford Dictionaries, se trata de “un sentido general de excitación o interés a propósito de alguien o algo, reflejado o generado por la prensa o el boca a boca.” (2015, http://www.oxforddictionaries.com/es/definicion/ingles/buzz).

Los internautas incluso han buscado el sitio sobre el cual se puede comprar este vestido para conocer sus verdaderos colores. En suma, una publicidad inesperada para la marca, que ya ha puesto #TheDress, como se la llaman en la web, en lo más alto de su página de acogido. Aquí está el famoso sitio.

Este tipo de marketing está de moda desde hace algunos años, y muchas empresas ya lo han usado para impulsar sus ventas. Las organizaciones también se sirven del “buzz” para transmitir su mensaje. Así, el año pasado en Canadá, un famoso presentador de televisión aprovechó del día internacional del hombre (el 19 de noviembre) para sensibilizar a la gente sobre el cáncer de los testículos gracias a un vídeo humorístico en el que palpa un conejillo de Indias gigante, el “cuy”, cuya pronunciación es exactamente la misma que la de la palabra francesa para “cojón” – “couille”. El anuncio atravesó el Atlántico e incluso en Francia se volvió viral. De la misma manera, el futbolista sueco Zlatan Ibrahimovic provocó una reacción en cadena hace algunos días después de haberse cubierto el torso entero con nombres de personas que se murieron de hambre con el fin de enfocar la atención de la gente en el Programa Mundial de alimentos de la ONU. El verano pasado, el Ice Bucket Challenge puso de relieve la esclerosis lateral amiotrófica, incitando a la gente a derramarse agua fría en la cabeza. Incluso el famoso vestido se ha vuelto un símbolo benéfico, cuando el Ejército de Salvación lo ha utilizado en una campaña para alertar a la gente sobre la violencia de género.