¿Por qué los libros de autores extranjeros no se publican más a menudo en Estados Unidos?

El mercado de traducciones literarias en Estados Unidos es más pequeño de lo que cabría esperar si tenemos en cuenta su población.

Cuando alguien escribe un libro que se convierte en una obra maestra o best seller en su país durante mucho tiempo y con un potencial de ventas obvio en el extranjero, su origen no debería ser un factor decisivo para ser publicado en Estados Unidos, más allá de lo que implica la traducción literaria de la obra que lleve a cabo la editorial.

La realidad, sin embargo, es que el origen realmente limita las opciones de publicación en Estados Unidos de obras extranjeras con traducción en inglés. Hay una serie de explicaciones para este fenómeno. Para algunos, puede ser sorprendente el hecho de que tenga poco que ver con los estereotipos de los lectores americanos: en ocasiones se tiende a asociar a los estadounidenses con una sociedad aislada culturalmente o que no tienen curiosidad por saber qué pasa más allá de sus fronteras. Algunas estadísticas afirman que sólo entre 2% y el 3% de los libros extranjeros llegan a los mercados americanos. De todas formas, todas señalan el hecho de que las editoriales inglesas, en toda su trayectoria, apenas han traducido libros de autores extranjeros. Significativo fue el caso por ejemplo del autor francés Thomas Piketty, polémico best seller mundial con su último libro El capital en el s. XXI pese a tratarse de un libro profundo sobre economía con un lenguaje especializado.

Si comparamos las editoriales inglesas con, por ejemplo, Francia, donde el 27% de los libros publicados son traducciones de autores extranjeros, o  España donde tenemos un 28% de libros traducidos, Turquía con un 40%, y Eslovenia increíblemente casi con un 70%, podremos comprender mejor las dimensiones de este “fenómeno”.

Autores extranjeros publicados en Estados Unidos

Autores extranjeros publicados en Estados Unidos

Primeramente, existe un coste económico relativamente alto si las editoriales deciden traducir un libro extranjero dado que el traductor requiere un alto grado de dedicación y de conocimientos. Este problema directamente no existe si el libro ya está escrito en inglés, en ese caso los costes serán solo de edición. Aparte de los problemas económicos para las editoriales, existe una barrera idiomática ya que no todas las editoriales de Estados Unidos pueden comunicarse o entender otras lenguas, lo cual limita bastante el número. Todo esto crea obstáculos generales a las editoriales e impide publicar los libros en el mercado norteamericano en el momento indicado y dirigidos a la audiencia apropiada.

Combinando el riesgo financiero, causado por publicar obras de autores desconocidos, con la gran improbabilidad de que el libro traducido sea un best seller, las editoriales estadounidenses optan por traducir no más de un libro o dos por año.

Amazon commits to invest $10M over the next five years into translations

Para resolver este problema, Amazon Publishing decidió en 2010 lanzar AmazonCrossing. Desde entonces, ha ayudado a traducir y ha introducido en el mercado norteamericano más de 200 títulos de autores procedentes de países infrarrepresentados en el mundo literario. Recientemente ha anunciado que va a invertir 10 millones de dólares en los próximos 5 años para que se traduzcan más libros de autores extranjeros en inglés.

“Lanzamos AmazonCrossing hace cinco años para que los lectores entraran en contacto con las voces del mundo mediante traducciones al inglés de libros extranjeros,” La editora de AmazonCrossing, Sarah Jane Gunter, declaró en un comunicado: “Aunque somos una de las editoriales más importantes de literatura traducida en Estados Unidos, la ficción traducida es aún una diminuta fracción de las nuevas publicaciones.”