Lengua búlgara y alfabeto cirílico

Historia:

Fuente de la imagen 1

La lengua búlgara desciende de los dialectos eslavos hablados en la península balcánica desde la llegada de los eslavos hacia mediados del primer milenio d.C. Los primeros registros del búlgaro están recogidos en manuscritos escritos en eslavo antiguo, cuyo sistema de escritura era el glagolítico.

Desarrollo:

Fuente de la imagen 2

El desarrollo del búlgaro empezó en el siglo IX y puede dividirse en tres periodos: antiguo, medio y moderno. El periodo del búlgaro antiguo, comprende desde el siglo IX hasta el siglo XII, que fue la época en la que los búlgaros fueron los primeros en adoptar el cristianismo como religión y el alfabeto cirílico para escribir su idioma.

La invención del alfabeto cirílico se atribuye tradicionalmente a San Cirilo y San Metodio, a los que se les propuso traducir el Nuevo Testamento del latín al idioma utilizado por los nuevos feligreses para facilitarles su comprensión (aunque en el apartado del Misterio del alfabeto cirílico se dará otra explicación).

Alfabeto búlgaro:

Fuente de la imagen 3

Los búlgaros serán los primeros que utilizarán el alfabeto cirílico después de su creación. El alfabeto cirílico es una mezcla del griego y el latín, añadiéndole los caracteres necesarios para introducir aquellos sonidos que no tenían correspondencia con ellos.

El alfabeto cirílico tuvo su inicio en Bulgaria, la cual se convirtió en el centro cultural de las naciones eslavas durante la época medieval y se fue extendiendo hacia los países vecinos como Serbia, y desde allí a otros pueblos eslavos como los rusos, los ucranianos y los bielorrusos.  En sus diferentes variedades es utilizado en varios idiomas como el ruso, serbio, búlgaro.

El alfabeto  búlgaro original contenía 44 letras que correspondían a 44 sonidos. En el siglo XIX con el búlgaro moderno se perdieron toda una serie de sonidos y al reformarlo se redujo de 44 signos a 32. Este alfabeto se utilizó hasta la reforma ortográfica de 1945, cuando el alfabeto se redujo de 32 hasta 30 letras que es tal y como se conserva hoy en día.

Ortografía:

Fuente de la imagen 4

Las normas ortográficas del búlgaro están compuestas por una mezcla de principios etimológicos y fonéticos. Generalmente la mayoría de las palabras se escriben fonéticamente, es decir que se escriben tal como se pronuncian y se oyen. A veces algunas palabras se escriben etimológicamente, es decir, se pronuncian de una manera y se escriben de otra, ya que conserva la raíz de su origen. Otra razón por la que la escritura no sea fonética es que se escriben tal como se pronunciaban antiguamente a pesar de que en la actualidad la manera de pronunciarla haya cambiado.

Gramática:

Fuente de la imagen 5

El búlgaro se diferencia mucho de las otras lenguas eslavas. Por ejemplo, el artículo determinado se coloca detrás del nombre o adjetivo (masa (mesa), masata (la mesa)) como ocurre en el albanés y el rumano. La forma del infinitivo verbal se reemplaza con una cláusula, como en griego moderno, albanés o rumano. Además, el acento tónico es libre y puede caer en cualquier sílaba. Hay tres géneros en el búlgaro: masculino, femenino y neutro; y entre el pronombre nominativo y el no nominativo hay solamente una distinción de inflexión.

Las formas de los pronombres personales son: 1 az, 2 ti, 3 toityato; plural 1 nie, 2 vie, 3 te. El demostrativo es tozi (esto),onya (eso). El interrogativo es koy (¿quién?), kakvo (¿qué?). El relativo es koyto/koyato/koeto; plural, koito. Si koyto se refiere a un hombre, el caso oblicuo es kogoto.

El artículo definido masculino duro es -at, suave -yat; en femenino, -ta; neutro, -to; en plural y en todos los géneros -te/-ta, como gradat (la ciudad), borbata (la batalla), cveteto (la flor), rabotnicite (los obreros).

La numeración del 1 al 10 es la siguiente: 1 edin/edna/edno, 2 dva/dve, 3 tri, 4 chetiri, 5 pet, 6 shest, 7 sedem, 8 osem, 9 devet, 10 deset, 11 edinayset, 12 dvanayset, 20 dvayset, 30 triyset, 100 sto.

El orden de la frase es sujeto, verbo y objeto.


Vyara Todorova