Trabajar escuchando música

Para que una persona sea capaz realizar tareas de manera eficaz, muchos elementos deben ser tenidos en cuenta. Cuanto más compleja sea una tarea, más importante es la concentración requerida. La concentración gasta mucha energía e implica una gran motivación, y es la razón por la cual hay que encontrar un estimulador para ayudarnos a realizar este esfuerzo.

La música puede ser un buen estimulador al trabajo : Ayuda en concentrarse, aumenta la motivación, elimina el estrés, aumenta la creatividad, fomenta el dinamismo y aumenta la memoria.

En efecto, el cerebro, por medio de la música (siempre y cuando sea agradable para quien la escucha), recibe una gran cantidad de estímulos que en su justa medida permite intensificar la concentración y optimizar la memoria de los trabajadores.

Además, La endorfina liberada al escuchar una música provoca un sentimiento de euforia que disminuye el estrés.

Pero, ¿puede ser también un elemento de distracción?

–    Demasiado música puede provocar estrés

–    Puede disminuir la atención para las tareas las más complejas

–    Escuchar música por largo tiempo puede crear aislamiento sobre todo con audífonos

–    Si  a alguien no le gusta la música (o ese tipo de música en concreto), puede provocar irritación y tensión

–    Ciertos estilos de música no son favorables a la concentración

La cantidad de estímulos que puede procesar simultáneamente el cerebro humano es limitada. Esto tiene como resultado una sensación de estrés y ansiedad, una falta de atención más o menos importante…

Además, algunas músicas con un ritmo intensivo pueden distraer la vigilancia.

Traducir escuchando música 

En 1Global Translators fomentamos en la medida de lo posible el teletrabajo. De esta forma, nuestros traductores profesionales se benefician de una gran autonomía y si quieren traducir escuchando música, no molestan a nadie. Sin embargo, escuchar música puede ser un factor perturbador sobre todo cuando se traduce de un idioma al otro escuchando música en un tercer idioma. Eso requiere una gran concentración y puede comportar cierta confusión.

No obstante, cuando se traducen películas, juegos, vídeos o canciones, puede ser muy útil para el traductor escuchar bandas sonoras o músicas que le pueden ayudar a meterse en el contexto que tiene que traducir.

Aprender idiomas gracias a la música

La música puede ser un medio muy divertido para ayudarnos a aprender lenguas extranjeras. Este modo de aprendizaje es casi igual que ver películas en versión original. Escuchar, cantar o aprender canciones en idioma extranjera permite mejorar la pronunciación y ampliar el vocabulario casi sin esfuerzos. La música en ingles por ejemplo casi forma parte de nuestra vida cotidiana, ya que podemos encontrar todo tipo de canciones en inglés en Internet, en la radio, en las películas…

La música también nos puede ayudar a descubrir otras culturas.

Aquí son las cinco etapas que te ayudarán a aprender idiomas extranjeras gracias a la música:
1. Elegir una canción que te interesa
2. Intentar cantarla sin mirar las letras
3. Busca la letra en la Internet
4. Escuchar la canción leyendo la letra
5. Intentar cantarla

En conclusión: la música es al mismo tiempo estimulador y elemento de distracción al trabajo. Depende de los tipos de tareas, de las personas y de la duración en la que la música se escucha. Claro que para los traductores, escuchar una música estrechamente relacionada con el tema sobre el cual trabajan puede ser una manera agradable para sumergirse en el trabajo. Puede ser también una herramienta divertida para aprender idiomas extranjeras con facilidad y para descubrir una nueva cultura.

Deja un comentario