Desde 711 hasta 1492, la península ibérica fue  conquistada por los musulmanes. Ellos se instalaron en la actual Andalucía. Aquella conquista tuvo un relevante impacto cultural cuya influencia se extiende hasta nuestra época.

1) La herencia arquitectónica

La arquitectura de España ha sido influenciada por  los musulmanes. Los principales tipos de arquitecturas que testifican esta conquista son la mezquita, la tumba, el palacio y el castillo.

conquista musulmana

Mezquita de Cordoba

Palacio Aljafería de Alicante, conquista musulmana

Palacio Aljafería de Zaragoza

Castillo de Soria

Castillo de Soria

 

 

 

 

 

 

 

 

Podemos distinguir ocho estilos tradicionales de arquitectura: La arquitectura persa, la timúrida, la otomana, la fatimí, la mameluca, la Mughal, la chino-islámica, y la afro-islámica. Cada estilo posee sus propias características, entonces las construcciones son muy variadas.

2) La herencia gastronómica

Por otra parte, los árabes también llamados “moros”, trajeron muchos productos agrícolas cuando llegaron en España, como verduras (la berenjena, la espinaca, el alcachofa…), frutos (el albaricoque, las naranjas amargas, los cítricos…), especias  (la canela, el azafrán…), cosechas de fibra (el arroz, la caña de azúcar, el trigo…).

La influencia de los moros en la gastronomía es muy importante. Trajeron muchos nuevos productos y cosechas que no existían en España, nuevas técnicas para mejorar la agricultura, nuevas formas de comer, crearon algunas recetas que todavía se consideran como platos nacionales de España como por ejemplo la paella.

Plato de paella, conquista musulmana

Plato de paella

3) Las herencias lingüísticas

Ahora vamos a enfocarnos sobre la herencia lingüística trasmitidas por los musulmanes.

Las palabras de origen árabe son las segundas más numerosas en castellano tras las palabras latinas.

Muchas de ellas pertenecen al ámbito de  la agricultura (algodón, aceite, arroz…), de la guerra (alfoz, alfanje…), del comercio (alquiler, almádena…), y de las matemáticas (algoritmo, álgebra…).

 

 

Hay que notar que las palabras que empiezan con el prefijo “al” tienen una raíz árabe (almohada, alcohol, albaricoque…). Este prefijo es el equivalente de los determinantes españoles “el”, “la”,”los”,”las”.

Otro elemento de la influencia musulmana hacia la lengua española es la palabra “ojalá” derivado de la palabra árabe “inchallah” (= Si Dios quiere).

En ambas lenguas, la utilización de esta palabra impone el uso del subjuntivo y la razón es que según los musulmanes, los humanos no pueden saber lo que nos depara el futuro y solo Dios lo sabe. Los españoles han heredado de esta regla gramatical.

Para concluir, podemos decir que la conquista musulmana tuvo un impacto bastante positivo ya sea la incorporación de nuevos productos de alimentación o las mejoras de técnicas de agricultura y de arquitectura.

Deja un comentario