En la provincia de Catalunya los habitantes hablan dos idiomas indistintamente: el catalán y el castellano. A veces combinan las dos lenguas en la misma conversación que entablan con diferentes personas y de esta manera se adaptan al interlocutor. Sin embargo, los catalanes contaminan al castellano y al revés por las interferencias que se producen entre las dos lenguas. Estas expresiones en catalán se parecen a las españolas, pero tienen otro significado: son catalanismos, es decir, palabras originadas del idioma catalán influenciadas por la lengua castellana.

Os presentamos expresiones mal dichas en castellano, que provienen de la influencia del catalán:

  • “enchegar la tele” – encender la tele
  • “afañarse” – darse prisa
  • “agradar” – gustar
  • “aparador” – escaparate
  • “data” – fecha
  • “empreñar” – “enfadar”
  • “enganchar” – “pegar”
  • “me hace mal” – me perjudica
  • “mandra” – pereza
  • “marchar” – irse
  • “cansalada”- ensalada

Y al revés, expresiones mal dichas en catalán, que provienen de la influencia del castellano:

  • “donar un petó” – fer un petó (dar un beso)
  • “donar una volta” – fer un tomb (dar un paseo)
  • “ens hem rigut molt” – hem rigut molt (nos hemos reído mucho)
  • “sentar-se” – asseure (sentarse)

Estas ocurrencias también tienen que ver con el problema llamado falsos amigos, a saber, con las palabras de significados distintos que pueden escribirse o pronunciarse de una manera muy parecida entre dos idiomas; por ejemplo la palabra catalana cansalada se la traduce erróneamente al español como ensalada, aunque tiene otro significado que es tocino o panceta. Otro caso presenta la palabra aranja, que suena casi como naranja, sin embargo la traducción al español sería pomelo.

Muchas veces las expresiones surgen confusas o ambiguas a los que no saben catalán y piden aclaración de lo dicho. En las escuelas de la provincia de Catalunya se enseña en ambos idiomas con las consecuencias de interferencia entre los dos. Es una característica propia de las zonas de varios idiomas, en las que la educación se enfoca en que el bilingüe consigue separar los dos lenguajes. Algunas personas se aprovechan conscientemente de esa afinidad y juegan con las dos lenguas con propósitos humorísticos, os presentamos un ejemplo muy al día, ya que hoy es 14 de febrero, el Día de San Valentín. De ahí que el día de los Enamorados en catalán sería dia dels enamorats, que anecdóticamente, mediante el guión se consigue el cambio drástico del significado anterior, ya que se pronunia de igual forma en la que se escribe abajo.

487991_4763633603607_1461237379_n

Deja un comentario