A pesar de que británicos y americanos comparten el mismo idioma, éste se escribe y se habla de forma diferente en Gran Bretaña y en América.

¿A qué se debe esto?

Gran Bretaña comenzó a colonizar América hace aproximadamente 400 años y desde entonces el inglés americano ha sido influenciado por distintas lenguas y culturas. En tiempos de las colonias, estas atraían a las personas que no podían ganarse la vida allí o a quienes se oponían a la Iglesia de Inglaterra. Una vez que el tabaco se puso de moda, las colonias americanas se volvieron muy atractivas para las clases más pudientes. De esta forma el idioma fue influenciado por los dialectos de quienes trabajaban en las plantaciones de tabaco —sirvientes y esclavos. Lo interesante es que desde los orígenes del inglés ha cambiado más el acento en el inglés británico que en el americano.

Además de la influencia de los dialectos de sirvientes y esclavos de las plantaciones, el inglés americano  recibió la influencia de los inmigrantes que llegaban desde Europa continental. Así, la influencia del español dio lugar a palabras como tornado, canyon (cañón) y coyote; la del Holandés dio lugar a otras como boss (jefe) y waffle (gofre); la del Francés, a bureau (oficina) y a levee (dique); la del Alemán, pretzel y nix (nada), y la del habla de los esclavos, a otras como goober (cacahuete o tonto) y gumbo (quingombó). Posteriormente estas influencias fueron dando lugar a más palabras.

De las culturas indígenas también se tomaron muchas palabras, aunque algunas sufrieron alteraciones, como racoon (mapache), skunk (mofeta), toboggan (tobogán) y pecan (pacana). Además, tras la concesión de la libertad lingüística, estas gentes se sintieron libres (e incluso obligadas) a tomarse libertades en cuanto al idioma. Por ello, muchos británicos descalifican el americanismo. Sin embargo, el inglés británico también ha tomado otras muchas palabras del inglés americano como belittle (menospreciar), cloudburst (aguacero), cafeteria (cafetería), influental (influyente), reliable (responsable), etc.

¿Cuáles son las principales diferencias?

Las principales diferencias entre el inglés británico y el americano son de vocabulario. Por ejemplo, los americanos se van de vacaciones (on vacation), mientras que los británicos lo hacen (on holidays). También difieren en cuanto a los nombres colectivos, que se contemplan como singulares para los británicos, mientras que pueden ser singulares o plurales para los americanos, y en cuanto al uso de los verbos auxiliares, de modo que mientras que en Gran Bretaña probablemente se diría “Shall we go now?” (¿nos vamos?), en América probablemente sería  “Should we go now?“.

También hay variaciones en los verbos en pasado (los americanos usan tanto gotten como got, mientras que los británicos, solo got), en el uso de las coletillas interrogativas (que son más frecuentes en Gran Bretaña que en los Estados Unidos) y en la ortografía (por ejemplo: colour – color, labour – labor, etc.).

Por todo ello dice el conocido refrán que Estados Unidos y Gran Bretaña son “dos naciones divididas por una lengua común”.