Parece que no importa de dónde eres cuando cantas en inglés ya que muchos grupos de música cantan en inglés americano, a no ser que pongan todo su empeño en conservar su acento británico. Hay muchas razones por las cuales los acentos desaparecen en las canciones y por qué esos acentos parecen cambiarse siempre al acento americano.


Acento estadounidense vs. acento británico

Una de las razones es técnica. Los acentos se suelen definir por su ritmo, entonación y calidad vocal y longitud. Para muchos acentos, la melodía y ritmo de una canción pueden limitar estas cualidades hasta el punto en el que el acento casi parece desaparecer. Esto pasa hasta en ciertas cualidades del acento americano general y los acentos regionales relacionados. El acento general americano es rótico, lo que significa que los hablantes pronuncian la letra R al final de las palabras como en “car” o en “lover”. El problema es que si la mayoría de americanos cantaran las canciones pronunciando las palabras como si estuvieran hablando, sonarían demasiado como a piratas. Por eso, muchas canciones “fuerzan” a los cantantes estadounidense a que sus Rs suenen más como a vocales, más parecido a como los británicos las pronuncian. Al cantar, la longitud de las vocales puede extenderse o contraerse para que encaje con el ritmo. Por ejemplo, la música rock’n’roll nació gracias a cantantes estadounidenses con sus respectivos acentos, por eso, los patrones musicales hacen que los cantantes de rock actuales pronuncien las palabras como las bandas originales con acento estadounidense.

adele

Existe otra teoría que afirma que, al cantar, se alargan las vocales y eso hace que no se puedan enfatizar las sílabas tanto como cuando se habla. Un cantante de pop suena más “neutral” que alguien hablando, podemos tomar como ejemplo alguien de Nueva Zelanda o con acento irlandés. Este acento “neutral” suena como el acento estadounidense genérico.

Otra teoría es que los cantantes de pop cantan así para apelar más al mercado estadounidense. Al fin y al cabo, cantantes como Lily Allen no tienen problemas con sonar más británicas en sus canciones. Por eso, podemos decir que la desaparición del acento es más un factor social que otra cosa.

Cuando los cantantes tienen un acento regional muy fuerte o un acento que suene barriobajero, algunos artistas prefieren disimularlo para tener un acento más “mainstream” y así triunfar en el mercado global (la excepción son los Estados Unidos, donde tener un acento del sur te da más credibilidad a la hora de cantar). En cambio, otros cambian su acento para sonar como sus ídolos. Esto ayuda a comprender el fenómeno de la “British Invasion” (Invasión británica), que apelan a los americanos con un sentimiento británico puro, perceptible en sus canciones pero que a la vez se mezcla con influencias como Led Zeppelin, Cream y los Rolling Stones, influenciados por músicos de blues afro-americanos.

Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2