Jhumpa Lahiri, hija de inmigrantes bengalíes, una de las mejores escritoras estadounidenses y ganadora del premio Pulitzer, ha decidido hacerse escritora italiana como una forma de renacer.

Puede parecer una elección valiente teniendo en cuenta que la mayoría de las personas tienden a acercarse a la lengua dominante, y no al revés. Sin embargo, ella explica sus motivaciones en una breve y singular obra autobiográfica llamada En otras palabras, que nació tras una serie de notas hacia ella misma que se publicaron sucesivamente, únicamente en una revista semanal italiana, Internazionale.

Jhumpa Lahiri describe sus sensaciones de vivir entre dos lenguas, el bengalí en casa y el inglés fuera, sin sentirse completamente parte ni del primero ni del segundo. Así que decidió empezar de nuevo con un tercero y en este sentido también asumió el riesgo de una nueva aventura con una gran dosis de humildad, siendo consciente de que en literatura es mejor sentirse como un principiante que como un experto. Sabe perfectamente que “desde el punto de vista creativo no hay nada más peligroso que la seguridad”.

La autora compara su pasión por el italiano como una relación sentimental y leer su trabajo significa ver una perspectiva llena de amor y sorpresa, típica de quien está estudiando un nuevo idioma extranjero con gran pasión. “Cuando estás enamorada, quieres vivir para siempre. Quieres la emoción, que dure el entusiasmo que sientes. Leer en italiano me provoca el mismo sentimiento. No quiero morir, porque mi muerte significaría el fin de mi descubrimiento del idioma. Porque cada día habrá una nueva palabra que aprender, y el amor verdadero puede representar la eternidad”, escribió.

Para ella, escribir en italiano es una huida, una metamorfosis lingüística que intenta escapar de cosas del pasado de las que está cansada, y liberarse a sí misma. La escritora dijo en una entrevista: “Me siento más protegida cuando escribo en italiano, a pesar de que también estoy más expuesta. Es verdad que tratar un nuevo idioma me esconde pero me siento casi desnuda. Y aunque no tenga una capa fuerte, en italiano soy una escritora más sólida y libre, que vuelve a tomar forma en un sentido diferente”.

Por eso Jhumpa Lahiri se siente identificada con el artista francés Matisse, que en los últimos años de su vida decidió cambiar su instrumento de manifestación, y abandonó el pincel para dibujar con tijeras. Reconoce en él la misma necesidad de cambiar de rumbo y expresarse de una forma diferente y renovada porque escribir en un nuevo idioma representa bien el hecho de desinhibirse y empezar de nuevo.

Fuente de la imagen: www.slate.com