Una guía de la POP Art

POP art movement

Esta corriente nació del encuentro del arte con la cultura de masas. Nace en los Estados Unidos a mediados de la década de los 50 con el primer estudio de Robert Raushenberg y Jasper Johns. Su gran explosión ocurre, sin embargo, principalmente en la década de los 60, con un primer hito de difusión y congregación en la Bienal de Venecia de 1964.

Los mayores protagonistas de esta corriente son artistas americanos: Andy Warhol, Claes Oldenburg, Tom Wesselmann, James Rosenquist, Roy Lichtenstein, etc. Esto es definitorio de un componente principal de este estilo: su aparición se da como resultado de la cultura y sociedad americanas. Esta es una cultura ampliamente dominada por la imagen; por la imagen que provenía del cine, la televisión, la publicidad, las revistas o el paisaje urbano, poblado de vallas publicitarias.

El Pop art recicla todo eso en un dibujo que representa, de una forma fría e impersonal, las imágenes que generan los medios de comunicación: las banderas americanas de Jasper Johns, las botellas de Coca Cola de Warhol, los comics de Lichtenstein, los posters cinematográficos de Rosenquist, etc.

Jasper Johns, banderas americanas

Básicamente, el arte pop documenta de forma precisa la cultura popular americana (y de aquí viene su nombre, pues pop es diminutivo de popular), transformando las imágenes más simbólicas o famosas de los medios de masas en iconos. La aparente indiferencia ante las cualidades formales de los sujetos presentados, así como la tendencia a representar objetos que parecen triviales y no estéticos, ha provocado que muchos críticos consideren esta corriente como un nuevo dadaísmo. Si bien esto puede parecer plausible, el pop art constituye en sí una corriente diferenciada. De hecho, no tiene ninguna intención irónica, crítica o irreverente. Su mayor ventaja es, de hecho, que testifica los cambios de valores de la sociedad inducidos por el consumismo. Aquellos cambios que consisten en una preferencia de los valores relacionados con el consumo de bienes materiales y en la proyección de ideas comunes de los valores de imagen, en este caso relacionados principalmente con la apariencia. Se hace alusión a los nuevos ídolos o mitos con los que las masas suelen identificarse. Mitos que, por supuesto, crean los medios de comunicación y la publicidad, que proyectan necesidades inducidas, y no primarias, de las masas, para convertirlas en consumidores de bienes materiales cada vez más insaciables.

En esencia, esto lo resume bien la pintura de Warhol que repite la imagen de una botella de Coca Cola obsesivamente. Advierte cómo ese objeto es cada vez un referente más importante, en comparación con otros valores internos o espirituales, para llegar a la condición existencial de que los medios de comunicación son los ganadores en la sociedad contemporánea.

La dimensión pesimista del Pop art, sin embargo, solo la entendía una pequeña élite cultural. Pronto quedó clara su irrelevancia con respecto a una sociedad que se transformaba aceleradamente, caracterizada como una sociedad de masas dominada por las luces y sombras del consumismo.

Fuente de la imagen1
Fuente de la imagen2
Fuente de la imagen3
Fuente de la imagen4
Fuente de la imagen5
Fuente de la imagen6
Fuente de la imagen7