doblaje

Ahora veremos por qué España se ha convertido en un país de doblaje. Previamente, hemos aprendido la influencia de la lengua italiana. Europa se divide en dos tipos diferentes de países: aquellos que doblan las películas y aquellos que se encargan de los subtítulos. Por mi experiencia personal, sé que existe además un tercer grupo de países como Polonia, donde las películas se doblan cuando se estrenan en cines y donde el doblaje es más común en los dibujos animados, además de ser leído por un lector.

En un principio, con la aparición del cine mudo, no había problemas para diferenciar las lenguas. Más tarde, con la llegada del sonido, era necesario resolver este asunto de alguna forma. Primero, los estudios comenzaron a rodar las películas de nuevo, escena por escena, con un nuevo reparto, para poder hacer que la audiencia extranjera las viera. Este método, sin embargo, resultó ser muy costoso. Algunos países escogieron el método de subtitulado, mientras que otros optaron por el doblaje. Los factores de ambas decisiones fueron estudiados por muchos autores, pero todos coincidieron en que eran decisiones económicas e ideológicas.

Tradicionalmente, se ha señalado que los países que no podían permitirse el doblaje optaban por el subtitulado. Lo que también resulta importante es que en algunos países el subtitulado no era la mejor solución por el alto índice de literalidad.

En lo que se refiere a factores ideológicos y culturales, la audiencia juega un papel muy importante al ser la fuente que los distribuidores de películas tienen en cuenta. Así que, si la gente quiere ver una película doblada, los propios distribuidores tienen que responder a sus necesidades. España tiene una larga tradición en cuanto a subtitulación se refiere y no es fácil cambiar las costumbres de la gente, pero hoy en día se puede observar una tendencia creciente en los españoles, los cuales van a ver cine subtitulado cada día más. Los subtítulos hacen que la audiencia sea consciente de la cultura original y además ayudan a aprender una lengua extranjera.

Otro factor que contribuyó a introducir el doblaje fue la censura de ciertas películas importadas a España. Se introdujo a finales de los años 30 y fue abolida en 1977.

Aunque el doblaje tiene una larga tradición, el subtitulado se usa cada día más. Díaz Cintas afirma que entre el 90 y el 95% de las películas de Columbia Tristar se están doblando y subtitulando hoy en día. Más y más españoles escogen la segunda versión debido al hecho de que las nuevas tecnologías como el correo electrónico, los salones de chat y los teléfonos móviles están haciendo que la gente se acostumbre a leer mensajes cortos.

Desde el punto de vista de los cinéfilos, tanto las versiones dobladas como las subtituladas tienen sus ventajas e inconvenientes. Sin embargo, lo más importante es disfrutar del cine.

Fuente de la imagen: greenhousestudio.com.my