El traductor de la lengua de signos es indispensable en varias áreas de la vida de las personas sordas. Es como si fuera su guía en la comunicación. Los traductores de la lengua de señas son cada vez más necesarios, aunque las personas sordas pueden hablar perfectamente el lenguaje de señas en su comunidad. Sin embargo, en cuanto a los contactos entre las personas con deficiencias auditivas y la sociedad, en la que la mayoría no sabe usar el sistema de lenguaje de señas, los traductores son indispensables para ayudar en la función auditiva.
El traductor de la lengua de signos. ¿Cómo es y cómo debería ser?
La gente que se dedica a esta profesión debe ser consciente de que es un trabajo difícil, y hay que tener las calificaciones muy concretas. El traductor debe tener el conocimiento del medio de la gente sorda muy amplio, tener gran nivel de empatía y ser indulgente con ellos. Es competente en el ámbito lingüístico, psicológico, sociológico y jurídico. Sus capacidades sensoriales deben ir juntas con la transmisión precisa del contenido, por eso se debe caracterizar por una memoria muy buena y claridad mental. Las cualidades del buen traductor son: la actitud moral impecable y la paciencia con los clientes, porque en este trabajo a menudo hay que hacer frente a las situaciones difíciles, tomar las decisiones de forma rápida y eficaz, seguir los cambios en la ley (relacionadas con las personas con incapacidades) obteniendo las nuevas informaciones.
Es importante respetar los derechos de los sordos, no diferenciarles de las personas sanas y ganarse su confianza, porque el traductor es como el aliado de la persona sorda.
Las exigencias físicas
El trabajo del traductor de la lengua de señas requiere esfuerzo mental, físico y psíquico constante. Por esto debe tener un buen estado de salud, caracterizarse por una resistencia física y mental muy alta (hay que recordar también que debido a sus obligaciones el traductor viaja a menudo).
Una cosa muy importante en el trabajo del traductor es estar involucrado en los problemas de las personas sordas. Sin embargo, no cada uno que tiene ganas de ser un traductor de la lengua de señas lo puede hacer, debido a las contra indicaciones para ejercer esa profesión. Algunos de ellos son las disfunciones de las manos o dedos, los problemas graves son con el oído, la visión y las enfermedades mentales. En este trabajo es muy importante la habilidad sensorio motora, es decir, la percepción, la rapidez de reflejo y la coordinación ojo-mano.
Las tareas del traductor de la lengua de signos

 

La tarea principal del traductor es la traducción precisa y exacta del contenido auditivo al contenido en la lengua de signos o al revés. El objetivo de este trabajo es facilitar el funcionamiento de las personas sordas en la sociedad. El traductor utiliza los signos unitarios descritos en los diccionarios oficiales, junto con una muy buena articulación, las expresiones faciales, los gestos y el lenguaje corporal. La capacidad particularmente deseable es la creación de los signos nuevos que no tienen sus homólogos en el lenguaje de signos.

El traductor trabaja normalmente con dos personas a la vez (con una persona sorda y una sana). Además hace las traducciones individuales durante las visitas al médico, en las oficinas o en un juicio. Su presencia es indispensable para la interpretación en las reuniones, conferencias, audiencias o diversos acontecimientos culturales o políticos.
Traductor es un como el representante de los sordos en los contactos con las organizaciones gubernamentales, instituciones, etc. Del intérprete se requiere experiencia en diversos campos, lo que permite mejorar la calidad de la traducción. Sin embargo, debido a la falta de traductores de un campo concreto, los intérpretes deben prestar servicios en muchas áreas.
¿Cómo llegar a ser un traductor del lenguaje se signos?
Esta trabajo suelen realizar las personas educadas en el medio de los sordos que aprenden el lenguaje de señas con facilidad, entienden los problemas de los sordos y se identifican con ellos. En general, los mejores traductores suelen ser hijos de padres sordos. Debido a la necesidad muy alta de los conocimientos técnicos es preferible tener la educación universitaria. La capacidad de utilizar el lenguaje se puede aprender directamente de las personas sordas o en los cursos organizados por las asociaciones de sordos.

Deja un comentario