Eindhoven, la ciudad más creativa de los Países Bajos

Eindhoven es una ciudad del sur de los Países Bajos. También llamada “la ciudad de las luces” por ser la sede de la famosa empresa Philips, es muy creativa y moderna, y en los últimos años se ha vuelto un destino muy de moda, sobre todo gracias a los vuelos a bajo costo de su aeropuerto. De hecho, muchas personas empiezan su viaje a Ámsterdam o a otras ciudades holandesas desde aquí. La ciudad no es muy grande y la mayor parte de las atracciones turísticas se concentran en el centro, así que no necesitarás más de dos días para visitarla.

 

El aeropuerto de Eindhoven se encuentra muy cerca del centro, al que se puede llegar en autobús urbano. Plaza Markt es el corazón de la ciudad. Aquí cada sábado tiene lugar un mercado muy pintoresco e interesante. Muy cerca está la Sint Catharinakerk (Iglesia de Santa Catalina), catedral en estilo gótico construida en el siglo XIX. Lo mejor de esta iglesia es el carillón que suena varias veces al día. Stratumseind es una zona peatonal que atraviesa el centro y que está repleta de tiendas y restaurantes. Es muy bonita de noche cuando la ciudad se anima.

Otras atracciones que no puedes perderte son Los Bolos, obra de arte al aire libre muy cerca de la estación y De Blob, una particular obra moderna en hierro y vidrio que simboliza el alma moderna de la ciudad.

En Eindhoven encontramos también museos, todos relacionados con la modernidad, la historia y el desarrollo de la ciudad.

El Museo Van Abbe es uno de los mejores museos de arte moderno y contemporáneo de Europa. En su interior puedes ver, entre otras, obras de Picasso, Braque, Kandinsky, Chagall, Mirò, y Mondrian.

El Museo Philips ilustra, a través de un itinerario cronológico, la historia de la empresa, lo que ha producido y lo que ha otorgado a la ciudad.

Si te gustan los coches, tractores y camiones, no te puedes perder el Museo DAF. Esta empresa, junto a Philips, contribuyó al desarrollo de Eindhoven y en su museo encontrarás vehículos originales procedentes de varias épocas.

Para los apasionados del fútbol está el Estadio Philips, del equipo PSV Eindhoven.

La cocina típica holandesa incluye numerosas sopas con verduras, legumbres y patatas, y el pescado: salmón, arenques, gambas y caballas. Muy bueno el Pannekoeken (omelet) y el Kroket, croquetas de patatas rellenas de carne o queso. Muy importantes los quesos tradicionales y, sin duda, la cerveza.

Federico Favaro


Fuente de la imagen destacada
Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2
Fuente de la imagen 3
Fuente de la imagen 4