Educación en el Reino Unido: universidades y deudas estudiantiles

¿Has pensado alguna vez cómo sería tener que pagar mucho dinero por tu educación superior? ¿Tener deudas ya antes de empezar a trabajar para poder acabar tu carrera en una universidad pública?

Esto es lo que está pasando en el Reino Unido, donde el Gobierno hace préstamos a los estudiantes que quieren empezar una carrera pero no tienen la posibilidad de pagar las tasas de matrícula, que suman hasta 9.250 libras esterlinas al año, es decir, aproximadamente 10.250 euros al año.

 

 

Con unos 100 millardos de libras esterlinas (unos 110 millardos de euros), el Reino Unido es el país angloparlante con mayor número de deudas estudiantiles.

Normalmente, un estudiante británico se gradúa con una deuda media de 32.200 libras, o sea, 35.000 euros (en EEUU la media suma las 27.000, hacia 30.000 euros).

Además, en Inglaterra la deuda media ha llegado hasta las 50.800 libras (56.000 euros) por la subida del interés al 6,1 %: para cuando se gradúan, los estudiantes acumulan ya casi 6.500 euros de interés.

 

 

Lo único positivo es que después de 30 años la deuda caduca si el estudiante no se encuentra en una buena situación económica para poder pagarla, es decir, si gana menos de 21.000 libras al año (23.000 euros).

Los que ganen más de esta cifra tienen que pagar el 9 % de su sueldo, así que ingresarán más de 1.890 libras (aproximadamente 2.100 euros) cada año.

El Instituto de Estudios Fiscales británico (IFS) ha calculado que el sueldo medio en el Reino Unido suma las 26.500 libras al año y que, sin embargo, alrededor de tres cuartos de los estudiantes no lograrán amortizar sus deudas, aunque paguen periódicamente hasta los 50 o 60 años.

Uno de siete estudiantes afirma no haber podido pagar su deuda y más de un tercio de los entrevistados declara no poder permitirse hacer la compra todas las semanas.

 

 

La subida de las deudas estudiantiles se debe a una ley de 2012 que permitió el aumento de las tasas de matriculación de 3.000 hasta 9.000 libras al año, y por la venta engañosa de préstamos por parte del Gobierno, que ata a los estudiantes a tasas de interés hacia el 6,6 %. Según el IFS, hoy en día los estudiantes pagan un 30 % más de lo que pagaban antes de 2012.

Además, el Ministerio de Educación de Reino Unido (DfE) ha empezado a vender las deudas a empresas de inversiones privadas. Los expertos financieros advierten que esto podría ser arriesgado para los contribuyentes y que el sector de los préstamos estudiantiles podría también volverse víctima de la comercialización.

 

 

Todo esto solo permite que las universidades puedan encontrar fondos de manera diferente, apoyándose en los contribuyentes en lugar del Gobierno, y que los habitantes de Reino Unido no puedan tener un acceso libre y equitativo a la educación superior, lo que sería una violación de un derecho humano reconocido por las Naciones Unidas.

 

Giorgia Trentini


Fuente de la imagen destacada
Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2
Fuente de la imagen 3
Fuente de la imagen 4