Emoticonos, ¿un nuevo idioma?

Los emoticonos como el smiley (carita sonriente) son un idioma nuevo que está cambiando nuestro cerebro. Desde que los emoticonos aparecieron en la década de los 80, se han convertido en una parte integral de nuestra comunicación, especialmente en mensajes de texto y en emails.

 

emoticons

 

La palabra “emoticono” combina “emoción e icono”, y existen de todo tipo: desde caras sonrientes hasta corazones rotos. Aunque los emoticonos puedan parecer expresiones faciales, su propósito no es simbolizar simplemente una cara, sino transmitir un sentimiento (“estoy contento” o “era una broma”).

A veces, una sonrisa puede decirlo todo, ¿pero se ha convertido la versión en emoticono “:-)” una forma socialmente aceptada para comunicarse?

Hoy en día, la gente puede comunicarse rápidamente mediante distintos medios – y, a lo mejor, el desarrollo no lingüístico indica mejor que los emoticonos los cambios en la forma que tenemos de comunicarnos.

 

Smiley-face-emoticon-575

 

Los emoticonos y los emoji están cambiando la forma en la que nos comunicamos tan rápido que a los lingüistas no les da tiempo a regular los cambios. “Es el salvaje oeste de la era emoji,” dijo el lingüista Ben Zimmer.

Al frente de la investigación sobre el uso de emojis en la actualidad se encuentra el lingüista Tyler Schnoebelen. Analizando el uso de los emoticonos en Twitter, Schnoebelen descubrió que su uso varía en base a diferentes parámetros: situación geográfica, edad, género y clase social – como los dialectos o los acentos regionales. Los grupos de amigos acostumbran a usar ciertos emoticonos, de la misma forma que forman su propio argot. Por ejemplo, encontró una división de opiniones entre los usuarios  que escriben los smileys “ 🙂 ”  con un guion para representar una nariz y las personas que lo escriben sin guion. Las diferencias de género en en el uso de emoticonos es otro tema de debate. “Si nos basamos en que las mujeres son más emocionales, sería lógico pensar que las mujeres utilizan más emoticonos,” dijo Schnoebelen, y, de hecho, los estudios confirman que las mujeres hacen un uso desproporcionado de los emoticonos.

Aunque los emoticonos nos permitan transmitir diferentes emociones sin mucho esfuerzo, hay que tener presente que también tienen limitaciones – cuando tienes que comunicarte o dar tu opinión sobre algo, no puedes comunicarte solamente con ellos.