¿Puede un idioma tener copyright? ¿Puede alguien tener la propiedad de un idioma? Como han podido comprobar las productoras CBS y Paramount, propietarias de los derechos de autor de Star Trek, que piden también la propiedad de los derechos de autor del klingon, estas preguntas son difíciles de responder.

 

El 26 de julio de 2015 algunos fanes del universo de Star Trek decidieron ir un poco más allá en su pasión y lanzaron una campaña de financiamiento colectivo para crear su propia película de Star Trek: Axanar. A pesar de que no disponen de una licencia propia estos fanes del mundo de Star Trek afirman que su proyecto no es un fan-film. De hecho, se definen a sí mismos como «profesionales», con un «equipo profesional» para asegurar la calidad de la película. Los fanes de Star Trek de todo el mundo han respondido de forma masiva a esta campaña y han sido capaces de recaudar hasta 500.000$ a través de Indiegogo y más de 600.000$ por medio de Kickstarter, dos conocidos sitios web de financiación colectiva.

 

Las productoras CBS y Paramount, propietarios de los derechos de Star Trek, han permitido durante décadas que los fanes usen libremente su imaginación pero el 29 de diciembre de 2015, interpusieron una demanda legal contra Axanar Productions por violación de derechos de autor. Aunque el debate podría desarrollarse en torno a distintos elementos del universo de Star Trek, este gira en torno a un elemento concreto: el conocido idioma klingon.

 

Es difícil determinar si una lengua puede estar protegido por derechos copyright. No es posible impedir que la gente use un idioma en privado o en público ya que este es en realidad un medio de comunicación.  En la mayoría de los casos esta pregunta no se llega ni a plantear: nadie puede decir «yo he inventado el inglés» o «si quieres usar el inglés en una película me tienes que pagar derechos de autor». En este caso alguien sí que inventó el klingon y posee los derechos de Star Trek.  Lo más complicado es que la gente se ha hecho propietaria de este idioma. Un diccionario inglés-klingon se ha publicado y traducido a otros tres idiomas, se han creado programas de certificación de klingon y una pareja incluso ha llegado a decir sus votos nupciales en klingon.  La gente se ha encariñado mucho con este idioma y son ellos los que lo han desarrollado y traído a la realidad.

 

Los demandantes se justifican diciendo que «este argumento es absurdo, dado que una lengua resulta útil únicamente si se puede usar para comunicarse y no hay klingons con los que hablar». «El klingon es un idioma totalmente ficticio, original y con derechos de autor. […] El uso que los demandados hacen de él es una muestra evidente de las violaciones de estos derechos de autor, ya que el habla que usan es un rasgo característico de los personajes», añaden. Marc Randazza, amigo del tribunal (una persona experta en leyes pero sin vinculación con ninguna de las partes), ha añadido algunas explicaciones. Según él, antes de la creación del Klingon, los actores simplemente «emitían sonidos guturales o hablaban en inglés». Paramount Pictures encargó la creación de un idioma nuevo con lo que, añade, «resulta comprensible que Paramount albergue cierto sentimiento de propiedad sobre la creación de este». Sin embargo, también agrega que «el sentimiento de propiedad y la propiedad no son lo mismo. La lengua ha tomado vida propia. Miles de personas comenzaron a estudiarla, a construir sobre ella y utilizarla para comunicarse entre sí». De hecho, el Klingon ha dejado de ser algo exclusivo de Star Trek, de modo que, en su opinión, no puede tener derechos de autor. Esta es la primera vez se aborda un tema de este tipo en los tribunales y podría influir en el desarrollo de futuros casos. Ahora está en manos del juez estimar si el uso de este idioma forma parte de una violación aún más extensiva de derechos de autor o si debería ser posible usar cualquier idioma, real o ficticio, para crear lo que queramos.

Fuentes:

The Hollywood Reporter

Sitio web de Axanar Prouctions

Campañas de financiamiento colectivo de Axanar Production en Kickstarter y en Indiegogo

Imagen: www.hulu.com