Influencias climáticas en los idiomas: ¿realidad o mitología?

Influencias climáticas en los idiomas

Observando los nuevos desarrollos en el campo de las ciencias lingüísticas, encontré una muy interesante y curiosa investigación sobre los idiomas.

El hallazgo concierne un estudio publicado en “Proceedings of the natural academy of science” (Procedimiento de la Academia Natural de Ciencias”) escrito por Caleb Everett, de la Universidad de Miami, quien declaró que existe una influencia climática en los idiomas.

El documento muestra que los idiomas sin consonantes tonales se han adoptado más en las zonas geográficas que están sobre 1500 metros de altitud, donde la presión atmosférica es más baja y donde, de hecho es más difícil pronunciar las consonantes.

El mapa de abajo enseña la distribución de los idiomas en el mundo: los puntos blancos representan los idiomas sin tonos; los rosas representan aquellas con tonos simples y los rojos aquellos con tonos complejos.

Influencias climáticas en los idiomas

Influencias climáticas en los idiomas

Everett y su equipo de investigadores han deducido que los idiomas no tonales se pueden encontrar con más frecuencia en las zonas áridas, mientras que los tonales son generalmente hablados en áreas más húmedas. Esto pasa porque algunos tonos son más difíciles de pronunciar frente a ciertas condiciones climáticas. Por ejemplo: en idiomas tonales más complejos, como el cantonés, las variaciones de tonos pueden cambiar totalmente el significado de las palabras, mientras que, por ejemplo, esto no pasa en idiomas no tonales, como el italiano o el inglés.

Influencia climática en los idiomas

Influencia climática en los idiomas

La idea que la influencia climática existe en la evolución de los idiomas y que el entorno los puede moldear, está en contraste con muchos principios de las ciencias lingüísticas, que prescriben que un niño debería ser capaz de aprender una lengua independientemente de su lugar de nacimiento. No está todavía claro porqué los lingüistas sostienen que el idioma humano no es adaptable al entorno, ya que generalmente muchos de nuestros comportamientos lo son. La investigación Everett concluye que las temperaturas y la humedad son dos variables verificables para apoyar la tésis, aunque se añada que nuevos conocimientos se descubrirán, así que aumentará el número de variables consideradas.

Artículo Original: Climatic Influences Over Languages, por Elisa Corti.

Traducción de Chiara Romagnoli