Catalán, historia de la lengua

Una de las primeras cosas que me impactó cuando llegué a Barcelona para trabajar en una empresa de traducción fue darme cuenta de que casi todo (carteles, información pública, páginas web, etc.) no está escrito en español o castellano, sino en catalán.

El catalán no es un dialecto derivado del español: es una lengua completamente autónoma derivada del latín vulgar – como otras lenguas románicas: el francés, el italiano o el español. Por esta razón, nos recuerda a esas lenguas, porque el origen es el mismo.

Hay más de 7 millones de hablantes de catalán en todo el mundo, pero la mayoría de ellos (4 millones) se encuentran en España, mayormente en Catalunya.

Además, 3 millones de españoles lo hablan como segunda lengua. En Catalunya, el catalán es la lengua oficial junto al castellano. De todas formas, existe una lucha política por la independencia de Catalunya librada por partidos políticos como el ERC, CiU y CUP. Esto ha endurecido la distancia entre las dos lenguas y ha creado un símbolo de identidad cultural y, consecuentemente, la independencia.

 

Bandera catalana

Bandera catalana independentista (Estelada)

 

La mayoría de los catalanes hablan las dos lenguas indistintamente, convirtiendo Catalunya en una comunidad perfectamente bilingüe.

De hecho, el bilingüismo es promovido por la administración pública, especialmente desde el sistema educativo. Así las clases -desde primaria hasta secundaria- se imparten en catalán, así que si quieres vivir en Barcelona, sería mejor aprenderlo al menos un poquito.

 

Origen de Cataluña: Hispana Tarraconensis

Origen de Cataluña: Hispana Tarraconensis

Hablemos de los orígenes: como ya hemos visto, los orígenes del catalán se encuentran en el latín vulgar, ya que ese área, en el pasado era una provincia romana llamada Hispania Tarraconensis.

Con la caída del Imperio Romano, la región resistió otras invasiones, como las de los visigodos y los árabes -aunque no tuvieron mucho impacto en la lengua- y , en 778 los Francos de Carlomagno, los cuales establecieron la Marca Hispánica. La dominación franca influenció el desarrollo del idioma, ya que evolucionó estrechamente junto con el lenguaje de la Galia del sur (occitano). Si quieres saber más sobre el tema, puedes ver las diferencias entre el occitano y el catalán.

El documento literario más antiguo escrito totalmente en catalán se llama Homilies d’Organyà (Homilías de Organyá), que datan del siglo XII y XIII. Hasta el siglo XIII los poetas no empezaron a escribir en catalán, ya que antes se usaba el provenzal al considerado como un lenguaje lírico y prestigioso.

El catalán tuvo un período de declive que empezó en el siglo XVI y culminó con la Guerra de Secesión (1701-1714), ya que Felipe V hizo desaparecer todas las instituciones catalanas, pero – en el siglo XIX – empezó la Renaixença (el renacimiento) desde un punto de vista económico y lingüístico.

En 1918, se publicó la Gramàtica catalana de Pompeu Fabra y, durante la Segunda República (1931-1939), el catalán se convirtió en lengua oficial, aunque este logro no duró mucho tiempo. Con la Guerra Civil, hablarlo en lugares públicos estuvo estrictamente prohibido. Más tarde su uso fue restablecido con la restauración de la democracia.

Gramática catalana: Pompeu Fabra

 

Hoy en día el catalán es la lengua más importante de Catalunya a nivel social y político, como ya hemos mencionado. Es un aspecto esencial de la cultura barcelonesa y -política aparte- es un idioma fascinante.

Artículos relacionados:

Información adicional: