Rhythm 10, 1973, Edimburgo

En este artículo queremos hablar sobre la historia de Marina Abramović, la «Madrina del arte de la performance». Marina nació en Yugoslavia (Belgrado, 1946) en una familia partisana que le transmitió el amor por el arte. De hecho, las primeras clases se las dio su padre a los 14 años: cuando pidió que le compraran pinturas, él apareció con un amigo que empezó a cortar un lienzo, lanzar cola, arena, grava, betún, diferentes colores desde el amarillo hasta el rojo y, tras aplicar aguarrás, puso una cerilla en el centro de la composición que explotó y dijo: «¡Esto es el atardecer!».

Desde el comienzo de su carrera, a principio de los años 70 fue pionera en usar la performance como arte visual. El cuerpo ha sido tanto su sujeto como su medio. Explorando los límites físicos y mentales de su ser, ha soportado dolor, agotamiento y peligro en la búsqueda de la transformación emocional y espiritual. Abramović ha presentado su obra con representaciones, sonido, fotografía, vídeo, escultura y Transitory Objects for Human and Non Human Use (objetos transitorios para el uso humano y no humano) en exhibiciones de grandes instituciones de Estados Unidos y Europa.

Rhythm 10, 1973, Edimburgo

Rhythm 10, 1973, Edimburgo

Abramović se grabó clavándose 10 cuchillos diferentes entre los dedos de la mano derecha tan rápido como podía en una versión del «juego del cuchillo». Rebobinó la cinta y repitió los movimientos al ritmo de la primera parte, repitiendo los cortes que había hecho la primera vez.


Rhythm 5, 1974, Centro Cultural de Estudiantes (SKC), Belgrado

Rhythm 5, 1974, Centro Cultural de Estudiantes (SKC), Belgrado

Abramović creó una estrella de madera de cinco puntas empapada en gasolina dentro de un marco de madera. Prendió fuego a la estrella y, llevando el ritmo, caminó alrededor de ella, cortándose el pelo y las uñas de pies y manos para tirarlo al fuego. Tras lanzar al fuego sus «ofrendas», atravesó las llamas para tumbarse en mitad de la estrella.  Al final sacaron a Marina de entre el fuego cuando el público se dio cuenta de que no reaccionaba a las llamas que le tocaban la piel.


Rhythm 0, 1974, Nápoles

Rhythm 0, 1974, Nápoles

Rhythm 0, 1974, NápolesComo respuesta a las críticas que cuestionaban los motivos de su arte de la performance, tachando a los artistas de este tipo de arte de masoquistas y de querer llamar la atención, Marina creó la que probablemente es su pieza más famosa. Colocó 72 objetos, desde vino, plumas o un espejo; hasta cadenas, pan e incluso una pistola en una mesa de una galería. Luego permaneció inmóvil, actuando como un objeto, obligando a los visitantes a convertirse en artistas. Los visitantes del museo se mostraron tímidos durante las primeras horas, escribiendo en ella, haciéndole cosquillas o moviéndola. Después de tres horas, una persona le cortó la ropa y las cosas empezaron a volverse más agresivas. Un visitante le pinchó con espinas, otro le rajó el cuello y chupó la sangre y otro, incluso, cargó la pistola y se la puso en la mano. Cuando pasaron seis horas, la artista empezó a moverse y los visitantes se asustaron, no dispuestos a enfrentarse a lo que habían hecho.


Relation in Space, Marina y Ulay, 1975, Venecia

Relation in Space, Marina y Ulay, 1975, Venecia

La primera de muchas colaboraciones entre ambos artistas se centró en su conexión, literalmente. Durante la obra, los dos empezaron uno a cada lado de la galería y se cruzaron repetidas veces. Cada vez que se cruzaban lo hacían incrementando la velocidad hasta que, simplemente, colisionaban en el medio.


Imponderabilia, Marina y Ulay, 1977, Bolonia

Imponderabilia, Marina y Ulay, 1977, Bolonia

Esta obra se representó durante una semana internacional de performance en Bolonia. Los días previos a la obra, Marina y Ulay durmieron en un armario de la galería, preparando la pieza. Para la propia obra, Marina y Ulay permanecieron de pie, desnudos, cara a cara, en la puerta de la galería. Los visitantes se veían obligados a pasar entre ambos sin saber hacia qué lado mirar. Al final, llamaron a la policía y prohibieron la obra por motivos de «obscenidad».


Relation in Time, Marina y Ulay, 1977, Bolonia

Imponderabilia, Marina y Ulay, 1977, Bolonia

Imponderabilia, Marina y Ulay, 1977, Bolonia

Imponderabilia, Marina y Ulay, 1977, Bolonia

Para esta obra, Marina y Ulay querían explorar las conexiones y los cambios a lo largo del tiempo. Se ataron el pelo muy fuerte, pero se fue soltando a lo largo de la representación. La obra completa duró 17 horas, aunque las 16 primeras horas las pasaron solos y tan solo en la última hubo audiencia. Se sacó una foto cada hora para ver la progresión.


Otras colaboraciones:

Marina y Ulay

Después de 13 años de simbiosis, Marina y Ulay decidieron hacer un viaje espiritual que terminaría con su relación (profesional y sentimental). Recorrieron la muralla china en una obra llamada The Great Wall Walk (el gran paseo de la muralla), empezando cada uno en una punta de la muralla y encontrándose a la mitad. Abramović lo describió así: «Ese paseo fue un drama personal. Ulay empezó en el desierto de Gobi y yo en el mar Amarillo. Después de caminar 2500 km cada uno, nos encontramos en el medio y nos dijimos adiós». Les llevó ocho años conseguir permiso por parte del gobierno chino para llevar a cabo la obra, pero para cuando se lo otorgaron su relación había terminado completamente.

Marina y Ulay

Fuente de la imagen1
Fuente de la imagen2