Algunos errores en eslóganes internacionales

error traduccion

El objetivo de un eslogan es diferenciar, destacar su producto o marca sobre sus competidores. Pero desafortunadamente, no todas las empresas lo hacen de forma correcta.

Un eslogan de marketing puede fracasar cuando se utiliza a nivel internacional debido a una traducción errónea, a un desconocimiento cultural o incluso a un error de traducción intencional. A continuación os presentamos una lista de torpezas de traducción en marketing que demuestran cómo una mala traducción puede provocar una mala reputación de marca.

Mitsubishi, importante empresa del sector de la automoción, lanzó en España un vehículo todoterreno bajo el nombre “Pajero 4WD”, sin conocer el sentido de esta palabra en español. Posteriormente tuvieron que cambiar el nombre del coche: lo llamaron “Montero”.

Otro caso de mala traducción es el caso de una empresa de agua mineral italiana que lanzó su agua “Traficante” en España desconociendo la connotación de la palabra con el mundo de la droga.

Cuando Kentuky Fried Chicken abrió su primer restaurante en China, tradujo su eslogan “Finger lickin’ good” – “Nunca ha parecido tan bueno chuparse los dedos” – por “Come tus dedos”, como os podéis imaginar no fue la mejor traducción de su slogan.

Otra gran multinacional, IKEA, llamó a uno de sus nuevos escritorios “Fartfull” – “lleno de pedos”. Su idea era resaltar la idea “fährt”- “rápido” en sueco – que tiene ruedas y un diseño fluido.

Braniff Airlines también tuvo problemas en Latinoamérica cuando utilizaron una traducción literal de la campaña que usaron en los Estados Unidos para dar a conocer sus nuevos asientos de cuero, “Fly in Leather”. La traducción en español fue “Vuela en Cuero”; apropiado para la mayoría de los países América Latina pero no en México, ya que allí significa “Vuela desnudo/a”. El eslogan pudo atraer algunos pasajeros, pero el resultado del mensaje no era el que la compañía aérea intentaba transmitir.

Por último, otro caso a comentar fue cuando Pepsodent lanzó su dentífrico en el Sureste asiático con el slogan “whitens your teeth” – “blanquea sus dientes”. Esta campaña fracasó porque no tuvieron en cuenta que la población suele mascar nueces de betel para ennegrecer sus dientes ya que consideran que unos dientes negros son más atractivos. Aquí no tuvieron en cuenta los aspectos culturales, el eslogan estaba completamente en contradicción con el mercado objetivo.

Como conclusión, para evitar que se repitan este tipo de situaciones, es aconsejable trabajar con una agencia de traducción especializada en este tipo de cuestiones publicitarias.