8 buenas razones para aprender Iitaliano

Aprender algo nuevo nos mantiene jóvenes y nos hace sentir vivos. Pero muchas son las ventajas que nos ofrece el estudio de una lengua extranjera, y no se limitan solo al mejoramiento de la memoria, como se podría pensar.

De hecho, estudios recientes han revelado que quien habla más de un idioma, en general, es más flexible y creativa, tiene una mayor capacidad de análisis y se adapta con más facilidad a las situaciones nuevas.

Hoy en día la globalización y la tecnología han cancelado las distancias, y las ocasiones para practicar las lenguas nunca habían estado tan al alcance de la mano.

 

1) La pronunciación simple

La primera razón es seguramente práctica. La pronunciación del italiano es más simple que la del español o del francés. Desde luego, un inglés tendrá que luchar para aprender a pronunciar la “r” de manera vibrante como nosotros hacemos o bien para reproducir a la perfección nuestros maravillosos sonidos (ésto es lo que ellos dicen, ¡eh!), pero por lo menos no tendrá que pelear con la pronunciación ceceante del Español o con «el misterio de las consonantes desaparecidas» del Francés. En italiano la pronunciación es fiel a la escritura.

 

2) Entender mejor el Inglés

Estudiando nuestro idioma, un anglohablante beneficia también en la comprensión de su mismo idioma.

De hecho el Inglés posee muchas palabras de origen latíno (debido a la invasión normanda) que a menudo componen el registro alto de la lengua. Estudiando el Italiano, un chico londinense podrá practicar aquellas palabras que para un italiano son comunes, pero cuya versión inglés resulta particularmente ampulosa y culta: por ejemplo cospicuo (conspicuo, en español) (conspicuos), tremendo (tremendo, en español) (tremendous), orrendo (horrendo, en español)(horrendous), innocuo (inocuo, en español) (innocuous), mellifluo (melifluo, en español) (mellifluous), mendace (mendaz, en español) (mendacious).

Además, el anglohablante podrá distinguir mejor entre el léxico de origen germánico de aquel de origen latíno.

pizza

Pizza Italiana

3) Entender la comida

Es el momento de enfrentar una cuestión más interesante… ¡la comida! Como a los italianos les cuesta entender las publicidades en inglés, es igualmente difícil para los ingleses entender el menú de los omnipresentes restaurantes italianos. Por supuesto, el prestigio de la cocina italiana es enorme y todos conocen los platos en cuestión, pero si se conoce el italiano se pueden entender los “dobles” sentidos de términos como: pasta all’arrabbiata (pasta con salsa arrabbiata, o sea “enfadada”), pasta primavera (o sea pasta con verduras), le farfalle (“las mariposas”, tipo de pasta cuya forma recuerda una mariposa), la carbonara y muchísimos otros más. Además, será más simple declinar correctamente los singulares y los plurales: «One panino» y no «One panini», «Salame» y no «Salami», «Two cappuccini» y no «Cappuccinos».

 

gestures4) El lenguaje no verbal

La lengua italiana no estaría completa sin los gestos que representan a menudo una fuente de diversión para los demás.

Pero incluso los ingleses deberían relajarse un poco y empezar a comunicar también con sus ojos, con los gestos de las manos, la postura y el cuerpo.

Lo ideal sería hacer conversación con un hablante nativo de italiano, para aprender muchos gestos divertidos.

 

5 Para la cultura

El placer y la capacidad de leer un libro sin tener que recurrir a la traducción que, ya se sabe, por mucho que sea rigurosa y bien hecha, siempre traiciona un poco el texto original. O para ver una película, entender la cultura que hay detrás de ella, apreciando la actuación de los actores, percibiendo sus acentos regionales. O para poder cantar la canción de nuestro cantante favorito o aquella aria de la ópera que nos pone la piel de gallina… en definitiva, sumergirse sin necesidad de intermediarios en la cultura de otro país.

¡Aprende italiano y nunca jamás necesitarás subtítulos cuando verás una película de Fellini, Visconti e Pasolini! ¿Que estás esperando?

art italian

 

6 Para ser viajeros y no turistas

La diferencia entre el turista y el viajero es que el turista ve, mientras que el viajero vive.

El viajero se sumerge en la realidad del país o de la región que visita. Pasar una velada agradable en la fiesta del pueblo a la que nos ha invitado aquel caballero que detuvimos por la tarde para pedir una información, tal vez sentados en la mesa con él y sus amigos, solo es posible si nuestro italiano no se limita a “buongiorno” (buenos días) y “grazie” (gracias).

 

7 Para conocer gente nueva

Los italianos generalmente son personas abiertas y curiosas. No es difícil hacer amigos, ya que en muchos aspectos son muy parecidos a los catalanes y españoles.

Por supuesto, saber hablar italiano es de gran ayuda y ésta es la razón por la que muchos de los estudiantes del Instituto italiano de Cultura siguen nuestros cursos para poder comunicar con sus amigos italianos o, si con el tiempo la amistad se ha convertido en algo más profundo, para poder relacionarse mejor con la familia de su pareja.

Como dijo Fellini: “Un lenguaje diferente es una visión diferente de la vida“.

Entrar en contacto con una lengua y una cultura diferente nos convierte en personas más abiertas y tolerantes hacia todo lo que es diferente, ya que nos ayuda a descubrir que lo que en una cultura se considera normal y lógico en otra, tal vez, no lo es.

italy

 

Fuente de Imagen 1
Fuente de Imagen 2
Fuente de Imagen 3
Fuente de Imagen 4
Fuente de Imagen 5