3 dulces que no te puedes perder si viajas a Sicilia

Sicilia es la isla más grande y famosa de Italia. Además de tener un patrimonio artístico, cultural y paisajístico único e inimitable, su gente es muy acogedora y amistosa, y su cocina es una de las más apreciadas en el país y en el mundo. Esta tierra ofrece infinitas oportunidades culinarias, así que si tienes programado un viaje a Sicilia, olvídate del cinturón y lleva pantalones anchos, ¡porque las tentaciones son muchísimas!

Hoy hemos seleccionado los tres dulces más famosos y apreciados que sin duda tienes que probar si visitas este paraíso de isla.

Cannolo

Es el dulce más popular de Sicilia y es muy rara la pastelería donde no se exponga una bandeja de cannoli. Originariamente se preparaban con motivo del carnaval, pero luego perdió este rasgo de dulce ocasional y se difundió en todo el territorio nacional, convirtiéndose en muy poco tiempo en un símbolo del arte de la pastelería italiana en el mundo.

El exterior se compone por una pasta frita de forma cilíndrica que tradicionalmente se enrollaban en segmentos de cañas de río, que otorgaron así el nombre cannolo al producto. Hoy en día, por cuestiones de leyes en materia de higiene, se utilizan otros moldes más apropiados para la industria alimentaria. Esta pasta se rellena con ricotta (requesón) de cabra azucarada. Después se añaden a las extremidades canditi (fruta confitada), chispas de chocolate o pistachos triturados. Al final se espolvorea con azúcar glas. ¡Me vuelve loco el contraste crujiente de la pasta y el relleno tierno!


 Cassata

La cassata, producto difundido en toda la región y muy emblemático de la ciudad de Palermo, merece un lugar de honor entre los postres más típicos de Sicilia. Nació como dulce para celebrar la Pascua y nunca falta en las mesas sicilianas en ese día, pero se puede encontrar en las pastelerías durante todo el año.

A pesar de ser una receta simple, existen numerosas variantes locales, especialmente en su aspecto exterior debido a diferencias de estilo en la decoración de este dulce. En la foto de abajo podemos ver una versión muy cuidada en los detalles: sus suntuosas decoraciones de cobertura tienen un evidente estilo barroco y se hacen con azúcar, mazapán y fruta confitada. Bajo esta cobertura encontramos un relleno tierno: bizcocho y ricotta mezclada con azúcar y chispas de chocolate. ¡Una delicia!


Granita e brioche

La granita es un dulce frío compuesto por agua, azúcar y zumo de fruta u otros ingredientes como almendra, pistacho, café o cacao, que se sirve en vasos de vidrio transparentes.

Tradicionalmente se come con el típico brioche siciliano, una pasta con huevos, levadura, leche, mantequilla y azúcar que se prepara con su inconfundible forma semiesférica y con una pequeña bola encima.

La granita, servida junto al brioche como si fuera un bocadillo, constituye el típico desayuno siciliano. Ya me lo imagino… una mañana cálida, un ligero viento que nos acaricia la piel, la terraza con vista al mar y un desayuno siciliano en la mesa. ¿Qué más se puede pedir?

Buen viaje y sobre todo… ¡buen provecho!

Federico Favaro


Fuente de la imagen destacada
Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2
Fuente de la imagen 3
Fuente de la imagen 4