LA DECISION DE LA UBICACION DE LA EQUITY JOINT VENTURE

“El ejército no puede estar mucho tiempo en áreas aisladas, donde no hay agua ni vegetación”

Sun Zi, “El Arte de la Guerra”, s. V a.J.C.

 

INTRODUCCION

Una de las primeras decisiones a tomar en relación con la creación de una JV en China es su ubicación. Esta decisión tiene una gran transcendencia, ya que condicionará el posterior funcionamiento de la JV, especialmente teniendo en cuenta las características de China: es un gran país con más de 1.200 millones de consumidores repartidos de forma muy desigual en el territorio y existen deficiencias y diferencias importantes en cuanto a transportes, comunicaciones, suministro de agua y energía y otro tipo de infraestructura, abastecimiento, mano de obra y oferta de divisas. Por ello, se dedica todo un capítulo a este tema.

En el apartado 3.1 se dan unas pinceladas sobre las diferentes áreas de inversión. Sobre este tema se podrían escribir libros enteros. No obstante, la intención del autor no es hacer un análisis exhaustivo de cada una de las diferentes áreas de China, sino que lo que en este capítulo se pretende es dar unas directrices para la decisión de la ubicación. Por ello, se ha realizado un esfuerzo sintetizador y solamente se expondrán de forma breve cuáles son los lugares más atractivos para la inversión extranjera y las características más relevantes de los diferentes tipos de zonas de inversión, haciendo una remisión a obras que estudian en profundidad este tema. Asimismo, se hace especial mención a las zonas especiales de inversión, por el importante papel que han jugado en la atracción de la inversión extranjera y por interés especial que tiene para los inversores.

En dicho apartado se realiza una remisión a otros capítulos de esta tesis por lo que se refiere a los problemas que pueden derivarse de las deficiencias de las diferentes zonas en cuanto a transportes, industria básica, suministro de electricidad, agua, etc., mano de obra, acceso a divisas y financiación, flexibilidad de las autoridades, etc.

En cuanto al análisis de la estrategia de ubicación a seguir, que se realiza en el apartado 3.2., solamente se aportan los criterios a tener en cuenta para decidir la ubicación y se indica el tipo de ubicación adecuada para determinados casos. Este aspecto no puede concretarse más, ya que la ubicación adecuada debe decidirse caso por caso, en función de muchas variables.

Si efectuamos una comparación del entorno y estrategias relativos a la ubicación en China respecto de otros países nos encontramos, en primer lugar, que el entorno es, obviamente, diferente, especialmente respecto de los países desarrollados. Las dos principales diferencias son las deficiencias existentes en China en cuanto a infraestructura y las grandes divergencias entre las diversas zonas. Ello implica, por lo que se refiere a la estrategia de ubicación, que el estudio de la decisión de la ubicación debe ser más riguroso que en otros países en los que no se den estas características, debiendo tener especialmente en cuenta las deficiencias de las diferentes zonas.

3.1. ENTORNO: LAS ZONAS DE INVERSION EXTRANJERA EN CHINA

En China existen grandes diferencias, más acusadas que en la mayoría de países desarrollados entre las diferentes zonas, sobre todo entre las provincias costeras y las del interior. En las provincias costeras, y especialmente en las grandes ciudades y las denominadas zonas económicas especiales (ZEE), hay un mayor desarrollo en términos de transportes y comunicaciones[1], suministro de electricidad, agua, etc.[2], industria básica[3], mano de obra[4], flexibilidad de las autoridades[5], acceso a la divisa[6], financiación[7] y condiciones de vida para los expatriados[8]. Además, es en las mismas donde se encuentran los principales mercados[9]. Sin embargo, las provincias del interior ofrecen costes notablemente inferiores[10].

Las principales ciudades de las zonas costeras son Shanghai, que es la mayor ciudad industrial de China y está siendo promovida por el Consejo de Estado[11], por lo que está experimentando un gran crecimiento y ofrece buenas perspectivas de desarrollo tanto industrial[12] como comercial y financiero[13]; Pekín, la capital y la segunda ciudad industrial de China, que cuenta con buena infraestructura y la mejor mano de obra cualificada de China[14]; Tianjin, la ciudad portuaria más grande del norte de China en cuanto a población[15] y que está situada en la llanura del norte de China, que es la región más densa[16] y una zona rica en determinados combustibles, minerales y otras materias primas[17]; Guangzhou, en la provincia de Cantón, que es una de las ciudades más grandes y con mayor renta per cápita de China, pero que sufre problemas en los suministros[18]; Shenzhen, también en la provincia de Cantón, que ha atraído un gran volumen de inversión extranjera, aunque se enfrenta con problemas de falta de mano de obra cualificada y falta de coordinación de los diferentes departamentos[19]; Dalian, en Liaoning, que es uno de los centros industriales más antiguos de China pero que, a pesar de la reciente mejora de su infraestructura y servicios de apoyo, todavía tiene problemas para atraer inversión extranjera[20]; Yantai, en la provincia de Shandong, que se caracteriza por no ser especialmente dinámica[21]; Qingdao, también situada en la provincia de Shandong, que sufre limitaciones de suministros de energía y agua[22]; Ningbo, en la provincia de Zhejiang, ciudad que ha centrado su desarrollo en su puerto y sus industrias pesadas relacionadas con refinerías, plantas eléctricas y fertilizantes químicos[23]; Fuzhou, en la provincia de Fujian, que ha recibido mucha inversión de Taiwan[24]; Wenzhou, en la provincia de Zhejiang, cuya infraestructura es antigua e inadecuada[25] y Xiamen, en Fujian, que constituye el mayor puerto del Sudeste de China[26]. Otras ciudades costeras importantes son Qinhuangdao, en Hebei, Nantong, en Jiangsu,  Zhanjiang, en Guangdong, Kunshan, en Jiangsu, Yingkou, en Liaoning, Weihai, en Shandong, Fuqing, en Fujian y Lianyungang, en Jiangsu[27]. También existen ciudades interiores importantes, como Wuhan, Chongqin, Xian y Chengdu[28].

Mapa de China

Por otra parte, hay que hacer hincapié en las denominadas zonas especiales de inversión, que son zonas especiales creadas por el Gobierno que ofrecen incentivos de diversos tipos, principalmente fiscales, para atraer la inversión extranjera. Existen, básicamente, siete tipos: zonas económicas especiales (ZEE), zonas de desarrollo económico y tecnológico (ZDET), ciudades costeras abiertas, zonas económicas abiertas, parques de alta tecnología, zonas francas y zonas de inversión privadas.

Hasta la actualidad se han creado cinco zonas económicas especiales: Shenzhen, Zhuhai y Shantou, en la provincia de Cantón, Xiamen, en la de Fujian, y la isla de Hainan. Estas zonas están orientadas al sector productivo y al sector servicios. Tienen sus propios reglamentos para algunos aspectos referentes al comercio y a la inversión, y Shenzhen[29], además, goza de autonomía legislativa. Asimismo, tienen competencia para aprobar proyectos de hasta 3 millones de dólares, lo que permite dinamizar el proceso de creación de una empresa con capital extranjero.

El tipo impositivo del Impuesto sobre Sociedades en estas zonas es del 15%, en vez del 30% general. Además, las JV dedicadas a la industria, comunicaciones o agricultura con una duración del contrato superior a 10 años gozan de exención fiscal durante dos años, y una reducción del 50% durante los tres años siguientes. Asimismo, las dedicadas a los servicios con una duración superior a 10 años y una inversión superior a los 5 millones de dólares tienen una exención de un año y una reducción del 50% durante los dos años posteriores. Por otra parte, la retención sobre intereses, rentas y royalties es del 10%, frente al 20% general.

Por lo que se refiere a los derechos de aduanas, gozan de exención los equipos, componentes, materiales de construcción, carburantes y vehículos utilizados dentro de las ZEE, los bienes para el uso del personal de las empresas extranjeras y los productos para la exportación.

Además, cada zona tiene sus incentivos particulares, como la exención o reducción de los impuestos locales o políticas especiales para el uso del suelo[30].

En cuanto a las zonas de desarrollo económico y tecnológico (ZDET), en la actualidad existen un total de 19 ZDET. Originariamente habían 14, aprobadas a mediados de los 80: Dalian (Liaoning), Qinhuangdao (Hebei), Yantai (Shandong), Qingdao (Shandong), Lianyungang (Jiangsu), Nantong (Jiangsu), Ningbo (Zhejiang), Fuzhou (Fujian), Guangzhou (Guangdong), Zhanjiang (Guangdong), Minghang (Shanghai), Hongqiao (Shanghai) y Caohejing (Shanghai). En 1992 se crearon otras cinco: Wenzhou (Zhejiang), Kunshan (Jiangsu), Yingkou (Liaoning), Weihai (Shandong) y Fuqing (Fujian). Junto a ellas, la Shanghai Pudong New Area cuenta con un estatus especial, que la hace similar a las ZEE[31].

Así como las ZEE están orientadas tanto a la producción, con vocación exportadora, como al comercio y a los servicios, las ZDET están orientadas principalmente a la producción y la investigación científica.

Por otra parte, a diferencia de las ZEE, que gozan de una gran autonomía, las ZDET están bajo la dirección de los gobiernos municipales. Asimismo, a diferencia de las ZEE, en las ZDET disfrutan de un tipo reducido del 15% del Impuesto sobre Sociedades sólo las empresas productivas o de investigación científica. Las empresas con una duración mínima de 10 años, previa aprobación por el Departamento de Impuestos, pueden gozar de una exención durante los primeros 2 años, y de una reducción del 50% del tercer al quinto año, y las empresas con tecnología avanzada pueden extender en otros tres años y meparticulares, como la exención o reducción de los impuestos locales o políticas especiales para el uso del suelo[32].

En cuanto a las zonas de desarrollo económico y tecnológico (ZDET), en la actualidad existen un total de 19 ZDET. Originariamente habían 14, aprobadas a mediados de los 80: Dalian (Liaoning), Qinhuangdao (Hebei), Yantai (Shandong), Qingdao (Shandong), Lianyungang (Jiangsu), Nantong (Jiangsu), Ningbo (Zhejiang), Fuzhou (Fujian), Guangzhou (Guangdong), Zhanjiang (Guangdong), Minghang (Shanghai), Hongqiao (Shanghai) y Caohejing (Shanghai). En 1992 se crearon otras cinco: Wenzhou (Zhejiang), Kunshan (Jiangsu), Yingkou (Liaoning), Weihai (Shandong) y Fuqing (Fujian). Junto a ellas, la Shanghai Pudong New Area cuenta con un estatus especial, que la hace similar a las ZEE[33].

Así como las ZEE están orientadas tanto a la producción, con vocación exportadora, como al comercio y a los servicios, las ZDET están orientadas principalmente a la producción y la investigación científica.

Por otra parte, a diferencia de las ZEE, que gozan de una gran autonomía, las ZDET están bajo la dirección de los gobiernos municipales. Asimismo, a diferencia de las ZEE, en las ZDET disfrutan de un tipo reducido del 15% del Impuesto sobre Sociedades sólo las empresas productivas o de investigación científica. Las empresas con una duración mínima de 10 años, previa aprobación por el Departamento de Impuestos, pueden gozar de una exención durante los primeros 2 años, y de una reducción del 50% del tercer al quinto año, y las empresas con tecnología avanzada pueden extender en otros tres años y medio este trato preferencial.

En las ZDET gozan de exención de derechos de aduanas los siguientes productos: bienes que se utilicen en la fabricación y construcción dentro de la zona, como equipos, materiales de construcción, cantidades razonables de vehículos, material de oficina y combustibles; vehículos de uso privado y aparatos y utensilios de uso doméstico de los extranjeros residentes en la ZDET; y productos para la exportación elaborados dentro de la zona.

Adicionalmente, los gobiernos locales pueden eximir o reducir los impuestos locales.

Mapa de las zonas especiales de inversión

Otro tipo de zonas especiales de inversión son las ciudades costeras abiertas, existiendo, desde 1984, 14 ciudades: Dalian, Qinhuangdao; Tianjin, Yantai, Qingdao, Lianyungang, Nantong, Shanghai, Ningbo, Wenzhou, Fuzhou, Guangzhou, Zhanjiang y Beihai.

Estas ciudades también tienen un cierto grado de autonomía y ofrecen una serie de privilegios a los inversores extranjeros[34]. En este sentido, las empresas con capital extranjero de naturaleza productiva situadas en las áreas urbanas antiguas están sujetas a un tipo impositivo del Impuesto sobre Sociedades del 15%, si cumplen alguno de los siguientes requisitos: introducir alta tecnología, contar con una inversión superior a los 30 millones de dólares o estar relacionadas con los sectores energéticos o de comunicaciones[35]. Las que no reúnan estas condiciones, pero que se dediquen a la industria electrónica, metalúrgica, química, ligera, textil, de empaquetado, equipos médicos, materiales de construcción, maquinaria de construcción, a la agricultura, ganadería, pesca o industrias de transformación relacionadas y las constructoras pueden, con la aprobación del Ministerio de Finanzas, disfrutar de un tipo del 24%. Además, los impuestos locales pueden ser reducidos o eximidos.

En cuanto a las zonas económicas abiertas, originariamente existían tres zonas: el delta del Río de la Perla, el Delta del río Yangtzé y el triángulo formado por Xiamen, Zhangzhou y Quanzhou, al Sur de la provincia de Fujian. A ellas se les han ido añadiendo las capitales de provincia y otras ciudades, existiendo actualmente más de 300 ciudades, pueblos y condados abiertos. Los incentivos son similares a los de la ciudades costeras abiertas.

Otra categoría de zonas especiales consiste en los parques de alta tecnología, existiendo actualmente más de 52 aprobados. Su objetivo no es tanto la atracción de inversión extranjera como la creación de una industria de alta tecnología. En la práctica, sin embargo, se ha instalado en ellas un buen número de industrias con baja tecnología e intensivas en mano de obra.

Los incentivos que ofrecen consisten fundamentalmente en la tributación a un tipo impositivo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades para empresas a las que les sea concedido por la oficina local de la Comisión de Ciencia y Tecnología, así como en incentivos locales a las empresas que les sea otorgado.

Las compañías extranjeras suelen preferir otros tipos de zonas, en las que la concesión de las ventajas fiscales no es tan restrictiva. Algunas firmas que han decidido instalarse en parques tecnológicos son la holandesa PHILIPS y la japonesa NEC.

Las zonas francas, al igual que en otros países, son recintos en los que la importación y la exportación de mercancías se beneficia de exención aduanera. Están concebidas principalmente para el procesado con materiales importados y posterior exportación del producto terminado[36].

Por último, recientemente han sido aprobadas algunas zonas de inversión privada, que son gestionadas por los promotores, aunque en algunos aspectos están bajo el control del Gobierno. La más conocida es la de Yangpu, en la isla de Hainan.

[1] Ver apartado III.4.1.2.2.

[2] Ver apartado III.4.1.2.2.

[3] Ver apartado III.4.1.2.1..

[4] Ver apartado III.3.1.2.

[5] Ver apartado III.1.1.2.

[6] Ver apartado III.2.1.2.2.

[7] Ver apartado III.2.1.2.1.

[8] Ver apartado III.3.1.2.

[9] Ver apartado III.5.1.2.1.

[10] Ver THE ECONOMIST INTELLIGENCE UNIT, Unlocking China: a key to Investment Regions, The Economist Intelligence Unit, 1993.

[11] FUNG, KAI-FU, Shanghai: China’s world city. China’s coastal cities, catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 124.

[12] WOOD, A., Shanghai: surprise number of ventures, Chemical Week, 23 marzo 1994, p. 40-43.

[13] LINDORFF, D., The newest candidate to become a global financial centre is Shanghai, Global Finance, abril, 1994,p. 46.

[14] THE ECONOMIST INTELLIGENCE UNIT, Unlocking China: a key to investment regions, The Economist Intelligence Unit, Hong Kong, 1993, p. 18.

[15] CHANG, SEN-DOU. Tianjin: north China reviving metropolis. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 42.

[16] CHANG, SEN-DOU. Tianjin: north China reviving metropolis. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 63.

[17] CHANG, SEN-DOU. Tianjin: north China reviving metropolis. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 64.

[18] YUE-MAN, Y., YU-YAN, D. y HAN-XIN, C., Guangzhou: the southern metropolis in transformation. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 261.

[19] KWAN-YIU, W., REN-QUN, C. y HAN-XIN, C., Shenzhen: special experience in development and innovation. China’s coastal cities, catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 287.

[20] CHUEN-YAN, D., Dalian: its industrial development and urban growth. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 31.

[21] LUK, CHIU-MING, Yantai: a geographical appraisal of its potential. China’s coastal cities, catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 83.

[22] WU, CHUNG-TONG, Qingdao: from colonial port to export base. China’s coastal cities, catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 103.

[23] LO, C.P. y NIAO-DI, Ningbo: East China’s rising industrial port. China’s coastal cities, catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 171.

[24] DAVID, K. y XUN-ZHONG, Z., Fuzhou: capital of a frontier province. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 219.

[25] CHOW, CHUN-SHING y CHEN, HANG, Wenzhou: development in regional and historical contexts. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 196.

[26] SI-MING, LI y LING-XUN, ZHAO, Xiamen: regional center and hometown of overseas Chinese. China’s coastal cities, catalysts for modernization, University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 238.

[27] Ver YEH, A.G.O., Lianyuggang: from coastal development to interior development. China’s coastal cities, catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 121.

[28] PAYA, J., El boom del consumo en China, Expansión Comercial, Madrid, Septiembre-1993, p. 74.

[29] Ver SHENZHEN ECONOMIC DEVELOPMENT BUREAU, Shenzhen industry and investment, Shenzhen Economic Development Bureau, 1993.

[30] ANONIMO, La Xina: zones obertes a la inversió estrangera, Catalunya Internacional, Barcelona, 1996, p. 19.

[31] Ver SHANGHAI PUDONG NEW AREA ADMINISTRATION, Shanghai Pudong New Area, Shanghai Pudong New Area Administration.

[32] ANONIMO, La Xina: zones obertes a la inversió estrangera, Catalunya Internacional, Barcelona, 1996, p. 19.

[33] Ver SHANGHAI PUDONG NEW AREA ADMINISTRATION, Shanghai Pudong New Area, Shanghai Pudong New Area Administration.

[34] YEUNG, YUE-MAN y HU, XU-WEI, China’s coastal cities as development and modernization agents: an overview. Catalysts for modernization. University of Hawai Press, Honolulu, 1992, p. 1.

[35] Ver Disposiciones Provisionales del Consejo de Estado de la RPC sobre Reducción o Exención del Impuesto de Sociedades y del Impuesto Consolidado Industrial y Comercial para las Zonas Económicas Especiales y Catorce Ciudades Abiertas (Interim Provisions of the State Council of the PRC on Reductions or Exemption from Enterprises Income Tax and Consolidated Industrial and Commercial Tax for Special Economic Zones and Fourteen Coast Cities), de 1 de diciembre de 1984.

[36] Ver ANONIMO, Zonas libres de derechos aduaneros, Nueva Estrella, Pekín, 1993, p. 4-10.

 

Ver, también, SHEN KUI, HUANG FANGKUN, SHEN CHUN, Guide to investment. Guangzhou Free Trade Zone, Guangzhou Free Trade Zone, 1992, 21 p. 7-21.

                                           3.2. ESTRATEGIAS