La rica variedad de los dialectos italianos

Italia es un país rico en historia, cultura e… idiomas. De hecho, junto al italiano existen también muchísimos dialectos que se han difundido en el país durante varios siglos.

En Italia, a diferencia de los países de habla hispana, conviven miles de dialectos que varían de un lugar a otro. Por ejemplo, un ciudadano de Milán hablará el milanés, mientras uno de Bérgamo el bergamasco: ¡a pesar de que las ciudades sean muy cercanas los dialectos son completamente diferentes!

 

 

Historia 

Los dialectos de Italia, como todas las lenguas y dialectos romances, derivan del latín vulgar, la lengua hablada en el Imperio Romano.
La riqueza y variedad de los dialectos italianos es una consecuencia de una mezcla entre el latín y otros idiomas regionales: las diferencias étnicas de la península antes y, en particular, después de la unificación de los romanos contribuyeron a la exclusiva realidad lingüística italiana.

En Italia siempre hubo muchísimas poblaciones diferentes ya que la península tiene una ubicación geográfica estratégica, accesible por mar o por tierra.
Con el pasar de los siglos, mientras la lengua latina se transformaba en dialectos, los pueblos italianos entraron en contacto con otras culturas y otras lenguas: germanos, árabes, bizantinos. De todas estas distintas poblaciones se adoptaron vocablos que se integraron a la lengua italiana.

En 1861, año de la unificación italiana, el 80 % de la población era analfabeta o solo hablaba un dialecto. Se necesitó más de un siglo para que la lengua italiana se difundiera en todo el país, un proceso llamado unificación de la lengua.
Los factores sociales que contribuyeron a su divulgación fueron tanto el servicio militar y la educación obligatoria como la industrialización, que comportó la concentración de población en las ciudades y las migraciones internas. Estos factores establecieron un cambio en los hábitos de los italianos, porque personas de distintas regiones que hablaban diferentes dialectos tenían la necesidad de comunicarse entre sí.

Hoy en día, los que hablan únicamente italiano son el 44 %, los que alternan el italiano con el dialecto son el 51 % y los hablantes exclusivos de un dialecto son el 5 %.

   

 

Las lenguas habladas hoy en Italia

  1. Italiano: lengua oficial.
  2. Italiano regional: lengua italiana pronunciada con acentos e inflexiones que varía según las diferentes áreas       geográficas. El italiano hablado con acento de Milán es muy diferente del italiano con acento de Roma.
  3. Dialectos: tienen gramática y vocabulario propios y siguen siendo muy usados.
  4. Minorías lingüísticas: idiomas desarrollados por influencia de los países vecinos. Por ejemplo, en el Valle de Aosta se habla el franco-provenzal (deriva del francés) y en Alto Adigio el alemán-tirolés (deriva del alemán).
  5. Islas lingüísticas: zonas pobladas durante mucho tiempo por extranjeros que han mantenido sus propios idiomas de origen (catalán, francés, albanés, griego).

En Italia hay dialectos que se asemejan entre sí y hay otros que no se parecen para nada. La mayoría de los italianos del norte dicen que cuando escuchan hablar a un italiano del sur no logran entender casi nada de lo que dice y viceversa.

 

 

División de los dialectos italianos

Dialectos italianos septentrionales

  1. Grupo ítalo-galo: los dialectos de este grupo son hablados en Liguria, Piamonte, Lombardía, Emilia Romaña, Trentino-Alto y Adigio
  2. Grupo veneciano: hablados en toda la región Véneto
  3. Ladino: dialecto hablado en el extremo noreste de Italia con variaciones en Friuli y en las montañas Dolomitas

Dialectos italianos del centro

  1. Grupo toscano: región de Toscana
  2. Dialectos centrales: son los dialectos de determinadas zonas de Lacio, Umbría y Marcas

Dialectos italianos del sur

  1. Dialectos meridionales: se clasifican en 2 subgrupos
  • Dialectos meridionales intermedios: Lacio, Abruzos, Molise, Campania, Basilicata y Apulia.
  • Dialectos meridionales extremos: Calabria, Apulia y Sicilia.
  1. Cerdeño: hablado en la isla de Cerdeña.

 

En Italia los dialectos representan un patrimonio de extraordinario valor, no solo porque contribuyeron (a través de una difícil relación) al enriquecimiento de la lengua italiana sino también porque constituyen parte de la identidad y cultura de la población de la península.

 

Giorgia Trentini

 


Fuente de la imagen destacada
Fuente de la imagen 1
Fuente de la imagen 2
Fuente de la imagen 3
Fuente de la imagen 4