GESTION DE LA PRODUCCION DE UNA EQUITY JOINT VENTURE EN CHINA

“Dirigir una unidad militar con muchos soldados con tanta facilidad que con pocos es cuestión de organización”

Sun Zi, “El Arte de la Guerra”, s. V a.J.C.

Una vez la ECE cuenta con recursos financieros y humanos, puede emprender la producción. La gestión de ésta no es fácil en China, debido a las particularidades de su entorno, que son analizadas en el apartado 4.1. Así, por lo que se refiere al aprovisionamiento, que es estudiado en el apartado 4.1.1., si bien actualmente la ley garantiza la libertad de las empresas con capital extranjero para comprar sus suministros dentro de China o en el extranjero, existen ciertas restricciones en cuanto a los canales y en cuanto a la fijación de los precios.

Por otra parte, las ECE que desean adquirir sus suministros en China se encuentran con una serie de problemas, que hacen que el aprovisionamiento en China sea más difícil que en los países desarrollados: la deficiente calidad de los suministros chinos, las dificultades para encontrar suministros locales, los excesivos plazos de entrega, las deficiencias en los transportes y, eventualmente, los precios altos.

En cuanto a la producción, que se analiza en el apartado 4.1.2., como particularidad derivada del sistema económico chino, las ECE están sujetas a ciertas obligaciones en relación con la planificación. Además, son frecuentes los problemas técnicos en las ECE, especialmente al inicio, debido a las deficientes condiciones de fabricación, lo que hace que la gestión de la producción en China sea más compleja que en los países desarrollados. Los principales problemas en el área de producción son las deficiencias en las infraestructuras y las deficiencias de la mano de obra.

En el apartado 4.2. se exponen las estrategias adecuadas para una gestión adecuada en dicho entorno. En este apartado se divide entre estrategias de aprovisionamiento (apartado 4.2.1.) y de producción (apartado 4.2.2.). Existen dos posibles estrategias de aprovisionamiento: en el mercado doméstico (localización de la producción) y en los mercados extranjeros, bien mediante importación directa del mercado internacional o a través de la matriz o de una de sus filiales.

Conviene localizar la producción al máximo, siempre que ello siga permitiendo fabricar con unos estándares de calidad aceptables. La localización de la producción es normalmente una buena estrategia en todos los países, tanto desarrollados como en desarrollo, pero en países como China es especialmente efectiva, ya que supone un ahorro en divisas, los precios de los suministros en China son frecuentemente inferiores, debido a los costes inferiores de producción, ahorro en aranceles, fletes, etc., y se evitan los riesgos de incremento de los precios de los suministros extranjeros, debido a la volatilidad del Rmb, y de que se dejen de fabricar componentes en el extranjero. Además, permite normalmente un abastecimiento más rápido.

Las empresas con capital extranjero tienen dos vías de aprovisionamiento en China: utilizar los canales de la matriz china, en su caso, o crear una red propia de aprovisionamiento. A diferencia de lo que sucede frecuentemente en los países desarrollados, es preferible la segunda opción, dados los problemas del entorno chino. Asimismo, es recomendable acudir a las empresas suministradoras con capital extranjero, ya que ofrecen una mejor calidad que las chinas

Otra estrategia seguida por las ECE es mejorar la calidad de sus proveedores chinos. A diferencia de lo que sucede en los países desarrollados, los directivos de las  ECE  con éxito emplean una gran parte de su tiempo intentando ayudar a los suministradores a mejorar las entregas.

Otra solución, reservada para las grandes empresas con los medios financieros necesarios, es la integración vertical, es decir, crear  ECE  suministradoras.

Cuando sea necesario importar los suministros necesitados, por ser imposible encontrarlos en el mercado doméstico, cabe plantearse acudir a proveedores de países cercanos a China, para ahorrar costes de transporte y ganar rapidez.

Otras estrategias seguidas por las ECE para solucionar sus problemas de aprovisionamiento son llevar a cabo una inspección total de los materiales entrantes y mantener stocks, ya que las entregas irregulares hacen necesario mantener inventarios. Por ello, a diferencia de lo que sucede en los países desarrollados, el JTT (just-in-time) y otras técnicas similares no son factibles en estas condiciones.

Por lo que se refiere a las estrategias de producción, así como en los países desarrollados la estrategia deseable es normalmente una rápida introducción de la tecnología en la ECE, en China, para evitar problemas de calidad causados por la dificultad de asimilación de la tecnología extranjera por parte del personal chino, debido a su falta de cualificación, es conveniente en muchos casos introducir la tecnología progresivamente.

Asimismo, hay que introducir en la ECE una adecuada organización y regular las operaciones. En cambio, otras políticas que han sido efectivas en otros países, como una mayor permisividad, los círculos de calidad japoneses o la confianza en artesanos cualificados que utilicen sus propios métodos para conseguir un resultado final, no han demostrado ser el camino para conseguir la calidad necesitada en China.

Por otra parte, dado que es difícil encontrar en China, a diferencia de lo que sucede en los países desarrollados, técnicos suficientemente cualificados, conviene enviar técnicos de la parte extranjera a China para dirigir la producción.

Asimismo, es muy importante la formación de la mano de obra china, dado que las deficiencias de éste constituye una de las causas de la baja calidad de la producción. Para ello, es preferible enviar técnicos de la matriz que forme al personal chino que no enviar el personal chino a la matriz, ya que las condiciones de fabricación en China son diferentes a las del país de la matriz, y existe el riesgo de que los chinos formados en la matriz extranjera dejen la ECE.

ENTORNO: PARTICULARIDADES DEL AREA DE PRODUCCION EN CHINA

“Tener o no tener la circunstancia adecuada es el destino”

Yang Hsiung

PARTICULARIDADES DEL APROVISIONAMIENTO EN CHINA

Actualmente la normativa china garantiza la libertad de las empresas con capital extranjero para comprar sus suministros dentro de China o en el extranjero, aunque establece que en condiciones de igualdad se dará prioridad a la adquisición en el mercado doméstico.

Como particularidad del sistema chino, a medio camino entre una economía planificada y de mercado, las ECE deben comprar sus materias primas en China a través de los siguientes canales:

– Las materias que estén bajo distribución planificada deben ser incluidas en el plan de aprovisionamiento de los departamentos responsables de las ECE y suministrados por los departamentos de suministros y comerciales de empresas productivas de acuerdo con el contrato de JV.

– Las materias distribuidas por departamentos de materias y comerciales han de ser adquiridos de dichos departamentos.

– Las materias que circulen libremente en el mercado deben ser adquiridas a las empresas productivas o a sus intermediarios.

– Los artículos para exportación distribuidos por las corporaciones de comercio exterior han de ser adquiridos de las mismas.

Los suministros necesarios para uso diario y oficina adquiridos en China por las ECE  no están sujetos a restricciones.

Asimismo, las ECE pueden importar la maquinaria, equipos, componentes, materias primas y combustibles que necesiten para su producción. La ECE debe preparar cada año un plan con los artículos para cuya importación necesite licencia de importación, y solicitarlas cada seis meses. Para maquinaria, equipos y otros bienes que un socio extranjero haya aportado como parte de su inversión, la parte extranjera puede solicitar directamente las licencias de importación con los documentos aprobados por las autoridades encargadas de la aprobación del contrato de JV. En cambio, para los bienes importados que excedan a lo estipulado en el contrato de JV, se requerirá una solicitud separada de licencia de importación.

Los precios de los bienes y servicios necesitados por las ECE en China, a diferencia de la mayoría de países desarrollados, no siempre se fijan libremente, sino de la siguiente manera:

– El precio de las seis materias primas usadas directamente en la producción orientada a la exportación (oro, plata, platino, petróleo, carbón y madera) se fija de acuerdo con los precios de los mercados internacionales establecidos por la Administración Estatal de Control de Cambios o departamentos de comercio exterior, y se pagan en divisa o Rmb.

– Para adquirir productos de importación o exportación distribuidos por las corporaciones chinas de comercio exterior, los compradores y vendedores negocian el precio y se paga en divisa.

– Los precios de los bienes y servicios no listados en los dos apartados anteriores para las ECE se fijan del mismo modo que para las empresas con capital chino y se pagan en Rmb.

El aprovisionamiento de las ECE en China presenta más problemas que en los países desarrollados. Importar las materias primas, componentes y otros suministros necesitados por las ECE es costoso, ya que los aranceles son elevados y los fletes encaren el precio. Además, dichos suministros deben ser pagados en divisas.

Por otra parte, las ECE que desean adquirir sus suministros en China se encuentran con una serie de problemas, que hacen que el aprovisionamiento en China sea más difícil que en los países desarrollados: la deficiente calidad de los suministros chinos, las dificultades para encontrar suministros locales, los excesivos plazos de entrega, las deficiencias en los transportes y, eventualmente, los precios altos.

La calidad de los suministros chinos es frecuentemente deficiente[1], sobre todo de los materiales de empaquetado y envasado. Este problema es especialmente acusado para las empresas que pretenden exportar parte de su producción[2].

Dicho fenómeno se ve agravado por el hecho de que cuando los precios internacionales son más elevados los suministradores chinos de productos con unos estándares de calidad aceptables en el mercado internacional prefieren vender en éste, para obtener divisas. Por ello, es difícil encontrar productos de primera calidad, pagaderos en Rmb y con precios inferiores a los internacionales.

Con todo, se está dando un proceso de mejora de la calidad de los suministros, y cada vez hay más empresas con capital extranjero en este sector.

Asimismo, existen dificultades para encontrar suministros locales[3], debido a la insuficiente industria básica y al gran aumento de la demanda de materiales, causada por el crecimiento industrial. Además, si bien las empresas con capital extranjero tienen derecho a elegir libremente los suministradores, en la práctica no es fácil conseguir determinados productos chinos, ya que se concede prioridad a las empresas públicas.

Las mayores dificultades se dan con los productos sometidos al Plan, como el acero, el carbón o el aluminio. Para obtener estos productos, las empresas deben realizar pedidos, precisando la calidad y cantidad deseadas a las autoridades de distribución, que deciden el suministro. Solamente entre el 40% y 60% de los pedidos son aprobados. El resto debe ser comprado a precio alto en los mercados libres, o importarlo del extranjero.

Además, los plazos de entrega excesivos son comunes en China. Asimismo, hay deficiencias en los transportes[4] y los embalaje no se corresponden con los estándares occidentales.

En ocasiones, los precios son altos[5], a causa de la falta de competencia y de la necesidad de importar materiales para la fabricación de suministros de calidad. Además, si bien en teoría los precios para las empresas con capital extranjero son los mismos que para las de capital chino, en la práctica son, a menudo, más elevados para las primeras. Así, debido a los precios de los metales locales, FENDA, en Qingdao, que adquiere todas sus materias primas en China, espera empezar a comprar en el extranjero.

Todos estos problemas dificultan la localización, y, de hecho, son muchas las empresas que deben adquirir la mayor parte de sus suministros en el extranjero[6].

[1] Una empresa que ha tenido dificultades de producción por este motivo es GILLETTE, en Shenyang, ya que la localización del contenido de plástico de su maquinillas de afeitar fue mucho más larga de lo que se esperaba, y la calidad del material de embalaje es difícil de conseguir. A pesar de que se estableció a inicios de los 80, y de que en el área de Shenyang hay una gran producción de acero, todavía debe importar este metal, a causa de la calidad.

[2] Así, LOCTITE, en la ZDET Yantai, utiliza envoltorios chinos, por lo que la casa central no autoriza la exportación de sus productos selladores, al no cumplir el envoltorio los estándares internacionales.

[3] CHUA, B. y KIN-MAN, G., Managing joint ventures in China: a cross-cultural approach to motivation and quality, International Journal of Management, Septiembre 1993, p. 294.

[4] Ver apartado 6.1.

[5] Por ejemplo, los proveedores de VOLKSWAGEN todavía no son capaces de entregar piezas al nivel de precios mundiales, estando por encima de los precios ex work practicados en Europa.

[6] Algunas compañías que, pese a sus esfuerzos por una integración local, deben importar la totalidad de sus suministros son las filiales de PFIZER (productos farmacéuticos), ABB y MITSUMI ELECTRIC (componentes eléctricos), que adquieren todas sus materias primas en el extranjero. TOSHIBA, que importaba un 100% de sus componentes y materiales en 1992, ya ha localizado el 8% y proyecta un 80%, aunque el calendario para ello es flexible. El fabricante de calzado DANTE compra el 80% del cuero en otros países, pero proyecta una mayor localización a corto plazo, ya que la calidad de las curtidorías de la zona está mejorando. PACIFIC MULTI-LAYER importa el 70% de sus suministros para fabricar circuitos impresos para telecomunicaciones y FUZHOU JIAFENG KNITTING el 60%.

                                          PARTICULARIDADES DE LA PRODUCCION EN CHINA