ACTIVOS DINERARIOS

ENTORNO: PARTICULARIDADES DE LA TRANSMISION DE LOS ACTIVOS A UNA EQUITY JOINT VENTURE EN CHINA

Respecto de la transmisión de activos dinerarios, la legislación china se limita a disponer que las divisas aportadas por la parte extranjera que deban ser convertidas en Rmb y la aportación de Rmb de la parte china que deba ser convertida en divisa lo harán según el tipo de cambio establecido por la Administración Estatal de Control de Cambios en el día de su presentación[1].

Esquema II.4.1. Principales activos a transmitir a la JV

[1] Ver Reglamento …, art. 26.

 

ACTIVOS NO DINERARIOS

– ASPECTOS GENERALES

A diferencia de la transmisión de activos dinerarios, la normativa china regula de forma especialmente cuidadosa la transmisión de activos no dinerarios de las partes, principalmente para evitar que se transmitan activos inadecuados y para que las valoraciones de las aportaciones no sean perjudiciales para la parte china. En este sentido, en el pasado se dieron casos de proyectos de JV en los que las aportaciones de la parte chinas se infravaloraron, por lo que se han introducido cautelas con el objeto de evitar estas situaciones.

La Ley de Empresas con Capital Chino y Extranjero y su Reglamento de aplicación establecen que las aportaciones no dinerarias deben ser valoradas conjuntamente por ambas partes o por un tercero nombrado de común acuerdo[1], salvo los derechos de uso del suelo, que serán valorados de acuerdo con la cantidad pagada por la parte china por la adquisición del derecho de uso[2].

Además, las aportaciones en especie de las empresas públicas chinas están sujetas a una valoración por una firma contable china, que debe ser revisada y aprobada por el Buró Estatal de Administración de Activos del Estado[3].

Esquema II.4.2. Proceso de valoración de los activos aportados a la JV

Fuente: elaboración propia

Por su parte, las aportaciones no dinerarias de la parte extranjera deben ser examinadas y aprobadas por la entidad de la que depende la parte china y posteriormente por las autoridades competentes de la aprobación del contrato de JV[4].

Adicionalmente, tras el desembolso del importe de la inversión por las partes, deberá ser comprobado por un censor jurado de cuentas chino, quien deberá emitir un certificado de comprobación, con las siguientes menciones: nombre de la JV, fecha de constitución de la misma, nombre de los socios e inversión realizada por cada uno, fecha de realización de la inversión y fecha de emisión del certificado de inversión[5].

Por último, el Reglamento señala que el retraso en el desembolso del importe de la inversión conllevará la obligación de pagar el interés de demora o una compensación por la pérdida tal como se defina en el contrato de JV[6]. En este sentido, se plantea qué sucedería si ello no se ha definido en el contrato. Entendemos que en este caso se podría exigir una indemnización por los daños y perjuicios derivados del retraso en el desembolso.

[1] Ver Ley …, art. 5; Reglamento …, art. 25.

[2] Ver Reglamento …, art. 48.

[3] MA, X., Practical aspects of Joint Ventures in China, Practical aspects of Joint Ventures in Asia, Inter-Pacific Bar Association, Tokyo, 1996, p. 4.

[4] Ver Reglamento …, art. 30.

[5] Ver Reglamento …, art 32.

[6] Ver Reglamento …, art. 31.

 

TECNOLOGIA

La regulación de la transmisión de la tecnología a la JV es diferente según se trate de una aportación de la tecnología o una venta de la misma a la JV.

Cuando la tecnología es aportada a la JV, la normativa dispone que ésta no puede constituir más del 20% del capital social y que mediante la aportación pasa a ser propiedad de la JV[1].

Asimismo, la legislación china establece que la tecnología aportada por la parte extranjera ha de ser avanzada y que en caso de que la parte extranjera cause pérdidas a la JV debido al uso de la tecnología queda obligada a satisfacer una indemnización por dichas pérdidas[2].

Además, los derechos de propiedad industrial y el know-how aportados deben cumplir uno de los siguientes requisitos: ser adecuados para la fabricación de nuevos productos necesitados de forma urgente por China o productos exportables; ser adecuados para mejorar substancialmente la calidad de los productos existentes y mejorar la productividad; o ser adecuados para conseguir ahorros notables en materias primas, combustibles, energía, etc[3].

Por otra parte, los aportantes de derechos de propiedad industrial o know-how deben presentar la documentación relativa a los mismos, incluyendo copia de los certificados de inscripción de las patentes y de las marcas, declaraciones de validez, características técnicas, valor práctico y la base para calcular el precio acordado, todo lo cual deberá adjuntarse al contrato de JV[4].

En caso de que la tecnología sea vendida a la JV, los contratos de licencia (normalmente denominados acuerdos de transferencia de tecnología) firmados por la JV, y que generalmente están incorporados como un anexo al contrato de JV para facilitar el proceso[5], deberán ser examinados y aprobados por las autoridades encargadas de la JV y posteriormente por las autoridades que deban aprobar el contrato de JV[6]. Esta aprobación es concedida normalmente en el momento de aprobación del contrato de JV.

Los acuerdos de transferencia de tecnología pueden someterse a una legislación extranjera[7], pero en cualquier caso deben cumplir con los siguientes requisitos de carácter imperativo:

– Los gastos por el uso de la tecnología deben ser razonables, no pudiendo ser los royalties superiores al los normales en el mercado internacional y debiendo ser calculados en base al volumen neto de ventas de los productos fabricados con la tecnología correspondiente u otro medio razonable acordado por las partes. La legislación china no limita el importe de los royalties, aunque existen directivas del Gobierno para ayudar a la parte china y a las autoridades competentes de la aprobación a analizar la razonabilidad de los royalties[8].

– Salvo que las partes estipulen lo contrario, el transmitente de la tecnología no impondrá restricciones a la cantidad, precio o zona de venta de los productos que hayan de ser exportados por la parte que adquiere la tecnología.

– El período de duración del contrato no será normalmente superior a 10 años.

– Tras la finalización del acuerdo de transferencia de tecnología, la parte adquirente tendrá derecho a seguir usando la tecnología.

– Las condiciones para el intercambio de información sobre la mejora de la tecnología por ambas partes serán recíprocas.

– El adquirente tendrá derecho a adquirir los equipos, componentes y materias primas que necesite de las fuentes que estime conveniente[9].

[1] MA, X., Practical aspects of Joint Ventures in China, Practical aspects of Joint Ventures in Asia, Inter-Pacific Bar Association, Tokyo, 1996, p. 3.

[2] Ver Ley …, art. 5.

[3] Ver Reglamento …, art. 28.

[4] Ver Reglamento …, art. 29.

[5] MA, X., Practical aspects of Joint Ventures in China, Practical aspects of Joint Ventures in Asia, Inter-Pacific Bar Association, Tokyo, 1996, p. 12.

[6] Ver Reglamento …, art. 46.

[7] MA, X., Practical aspects of Joint Ventures in China, Practical aspects of Joint Ventures in Asia, Inter-Pacific Bar Association, Tokyo, 1996, p. 12.

[8] MA, X., Practical aspects of Joint Ventures in China, Practical aspects of Joint Ventures in Asia, Inter-Pacific Bar Association, Tokyo, 1996, p. 12.

[9] Ver Reglamento …, art. 46.

MAQUINARIA Y EQUIPOS

Como sucedía con la tecnología, la normativa china exige que los equipos aportados por la parte extranjera sean adecuados para las necesidades del país[1] y señala que en caso de que la parte extranjera cause pérdidas a la JV debido a la aportación de equipos atrasados, quedará obligada a satisfacer una indemnización por las pérdidas[2].

Asimismo, el Reglamento indica que los equipos y otros materiales aportados deben reunir las siguientes condiciones:

– Deben ser indispensables para la producción de las JV.

– Deben ser equipos que no sean fabricados en China o sólo a precios muy elevados, salvo que el rendimiento técnico o tiempo de disponibilidad de los fabricados en China no puedan cubrir las necesidades de la JV.

– El precio fijado no puede ser superior que el precio internacional para equipos o suministros similares[3].

Además, la maquinaria aportada por la parte extranjera debe ser valorada por el Buró Estatal de Inspección de Artículos de Importación y Exportación en el momento en que la maquinaria llegue a China [4].

[1] Ver Ley …, art. 5.

[2] Ver Ley …, art. 5.

[3] Ver Reglamento, art. 27.

[4] MA, X., Practical aspects of Joint Ventures in China, Practical aspects of Joint Ventures in Asia, Inter-Pacific Bar Association, Tokyo, 1996, p. 4.

TERRENOS Y EDIFICACIONES

En la R.P.China no se reconoce todavía el derecho de propiedad sobre el suelo, ya que éste pertenece al Estado, que otorga un derecho de uso a las empresas[1]. La duración máxima de éste es diferente según el uso a que se destine el suelo.

Cuadro II.4.1. Duración máxima del derecho de uso del suelo.

 

SECTOR INDUSTRIAL Y TECNOLOGICO 50 años
SECTOR COMERCIAL, TURISTICO Y RECREATIVO 40 años
VIVIENDAS 70 años

 

Fuente: Reglamento de Aplicación de la Ley de la RPC sobre Empresas de Inversión China y Extranjera

Las JVs pueden obtener el derecho de uso de las siguientes maneras:

– Aportación en especie, cesión o arrendamiento por el socio chino. En caso de arrendamiento, la relación jurídica entre el departamento competente del suelo cedente y el arrendador no se alteran, a diferencia de la cesión. El derecho de uso del suelo aportado, cedido o arrendado puede ser cedido o concedido, diferenciándose en que la titularidad de un derecho cedido sobre el suelo permite usarlo, pero no hipotecarlo, arrendarlo o cederlo, mientras que en un derecho concedido sí permite lo anterior.

– Cesión o concesión por el departamento local del suelo competente. En algunas ciudades costeras, se utilizan subastas y licitaciones.

– Cesión o arrendamiento por otra entidad, que a su vez lo obtuvo de un departamento del suelo.

Esquema II.4.3. Formas de transmisión del derecho de uso del suelo

Fuente: elaboración propia

Los precios de los derechos de uso del suelo son fijados por los gobiernos de las provincias, regiones autónomas y municipalidades, de acuerdo con el uso, condiciones geográficas, gastos de derribo y construcción y necesidades de las JVs en cuanto a infraestructura[2], aunque a veces se establece la cuantía en función de los beneficios de la empresa. El precio varía mucho según las zonas, siendo más elevado para las empresas con capital extranjero que para las chinas.

La suma a pagar no puede ser modificada en cinco años, transcurridos los cuales se podrá ajustar cada tres años[3]. Sin embargo, cuando los derechos de uso del suelo hayan sido aportados por la parte china a la JV, no estarán sujetos a ajustes durante el período de duración del contrato de JV.

El derecho puede pagarse de una sola vez o mediante pagos anuales durante el tiempo de vigencia.

Las JVs que adquieran el derecho de uso del suelo mediante un contrato con las autoridades han de pagar los cánones anualmente desde la fecha de uso del terreno establecida en el contrato. Si la JV ha usado el terreno durante más de seis meses en el primer año natural, deberá pagar el importe correspondiente a medio año; si lo ha usado menos de seis meses, quedará exenta del pago[4].

 

           [1] Ver Reglamento …, art. 53.

[2] Ver Reglamento de la RPC sobre JV con Capital Chino y Extranjero, art 49.

           [3] Ver Reglamento …, art.51

[4] Ver Reglamento …, art. 52.

 

                                          ESTRATEGIAS