EL PROCESO DE CREACION DE UNA EQUITY JOINT VENTURE EN CHINA

“No basta tener ingenio bueno; lo principal es aplicarlo bien”

Descartes

 

INTRODUCCION

Para establecer una EJV en China es necesario, en primer lugar, conocer el proceso a seguir a tal efecto. Ello se expone en el apartado 1.1.1., en el que se señalan las distintas fases para la creación de una EJV: selección del socio chino; conversaciones iniciales y carta de intenciones; aprobación de la propuesta de proyecto; realización del estudio de viabilidad y negociación del contrato; aprobación del mismo; inscripción de la JV; y trámites posteriores a la inscripción.

En el apartado 1.1.2 se analizan las características de la negociación de JVs en China. Aunque dicha negociación coincide cronológicamente con varias de las fases señaladas anteriormente (desde las conversaciones iniciales hasta la firma del contrato de JV), es analizada en un apartado separado por su importancia y la extensión de su contenido.

Una vez expuesto el marco de la creación de una EJV, el apartado 1.2 pasa analizar las estrategias y tácticas a seguir para conducir adecuadamente el proceso de creación de la JV, haciéndose un especial hincapié en la selección del socio chino y en la negociación del proyecto de JV.

En este capítulo se aprecia que existen importantes diferencias respecto a los países occidentales en cuanto al entorno, especialmente por lo que se refiere a las negociaciones y al proceso de aprobación. Las negociaciones son más largas, lentas y duras que en Occidente. Además, el estilo de negociación chino es diferente al occidental, por ejemplo, en lo que se refiere al uso de tácticas psicológicas.

Asimismo, el proceso de aprobación es más complejo y largo que en muchos países occidentales, ya que en China todo proyecto de inversión extranjera requiere una serie de aprobaciones de las autoridades chinas, mientras que en los países desarrollados occidentales la inversión suele estar liberalizada[1], sin perjuicio de que en determinados sectores estratégicos se requiera la aprobación de las autoridades y u de que exista legislación en materia de derecho de la competencia que supone restricciones a la creación de JVs concentrativas[2]. En cambio, el entorno chino en este aspecto es más similar a otros países en desarrollo, en que son más comunes las restricciones a la inversión.

Por lo que se refiere a las estrategias, hay que señalar que la forma de conducir un proceso de creación de una JV en China es bastante diferente a la forma de hacerlo en otros países. Es cierto que algunas de las directrices aplicables al proceso de creación de JVs en otros países son aplicables a China, como la forma identificación del socio local, la obtención de las máximas concesiones de las autoridades locales o ciertas estrategias de negociación, como hacer frente común hacia los negociadores locales, dar un buen trato a la otra parte o desarrollar la comunicación en las negociaciones.

No obstante, existe una serie de aspectos que en China tienen particularidades, como los criterios de selección de socio chino. En este sentido, en China hay que valorar más que en los países occidentales los contactos del socio local con organismos oficiales y otras entidades, para resolver problemas propios del entorno chino que no se dan en países desarrollados occidentales o se dan de forma menos acuciada, como la escasez de suministros, de divisas, de financiación o problemas burocráticos. Asimismo, existen particularidades derivadas del hecho de que los socios chinos suelen ser empresas públicas. Además, uno de los criterios que se tiene en cuenta cuando se crean JVs entre socios de países occidentales es la similaridad de culturas de empresa, lo cual no es aplicable a la creación de JVs con empresas chinas, ya que siempre existen grandes diferencias de cultura de empresa entre las empresas chinas y las occidentales. Asimismo, en las JVs entre empresas occidentales frecuentemente se eligen socios que fabriquen la misma línea de productos, estrategia que no es aplicable a China. Del mismo modo, en el proceso de creación de una JV en China es necesaria una mayor planificación y concreción de las políticas a seguir por la JV en el futuro que en países occidentales, debido a los planteamientos empresariales de las compañías chinas son diferentes a los de empresas de economías de mercado. También existen particularidades en las estrategias de negociación en China, siendo más importante que en otros países la obtención de información sobre el socio chino, conocer sus objetivos, conocer los condicionantes culturales chinos, contar con un buen intérprete, redactar un contrato exhaustivo o traducirlo rigurosamente.

Por último, algunas estrategias aplicables al entorno chino no lo son en absoluto a países occidentales, como determinadas estrategias para la obtención de las aprobaciones del proyecto, ciertos aspectos relativos a la financiación de los gastos derivados del proceso de creación o ciertas estrategias de negociación, como el envío de ejecutivos de rango adecuado, la importancia de la paciencia, las estrategias contra tácticas psicológicas chinas o la necesidad de mantener un contacto continuado con las autoridades durante el proceso de creación.

[1] Ver, por ejemplo, Ley de Inversiones Extranjeras española.

[2] Ver NAVARRO VARONA, E., “Joint Ventures” cooperativas y concentrativas, Noticias de la Unión Europea, p.77.

 

1.1. ENTORNO: PARTICULARIDADES DE LA CREACION DE UNA EQUITY JOINT VENTURE EN CHINA

1.1.1. PROCESO DE CREACION DE UNA EQUITY JOINT VENTURE

John Manfredini, ejecutivo de GENERAL FOODS, señala que el proceso de creación de una JV es especialmente duro cuando se negocia con una cultura diferente en una lengua extranjera[1]. Un buen ejemplo de ello es la creación de JVs entre empresas chinas y occidentales, cuyo proceso suele ser más lento que en Occidente[2], ya que las negociaciones son especialmente largas[3] y los trámites necesarios hasta la puesta en marcha de la JV son más complejos.

El proceso de creación de una EJV puede dividirse en siete fases, teniendo algunas de ellas varias subfases: identificación y selección del socio chino; conversaciones iniciales y redacción de la carta de intenciones; preparación y aprobación de la propuesta de proyecto; realización del estudio de viabilidad y negociación del contrato de JV; aprobación del mismo; inscripción de la JV; y trámites posteriores a la inscripción.

El primer paso en el proceso de creación de cualquier JV es encontrar un socio que pueda aportar lo la parte extranjera necesite y que necesite lo que la parte extranjera pueda aportar[4]. En China no es difícil encontrar socios potenciales, ya que existe un gran número de empresas chinas que desearían formar una JV una empresa extranjera. En este sentido, se estima que alrededor de 400.000 empresas necesitan renovación técnica y que otras muchas también estarían dispuestas a recibir capital extranjero[5]. Más difícil es, en cambio, encontrar el socio adecuado.

Una vez encontrados posibles socios chinos, se emprenden conversaciones iniciales sobre los aspectos básicos de la JV, como la forma jurídica, volumen de producción, inversión, ubicación, aportaciones, fuentes de financiación, reparto de los beneficios, productos, tecnología, mercado, equilibrio de divisas, marketing, etc.

En base a un primer acuerdo, las partes firman una carta de intenciones[6], estableciendo las líneas generales del futuro contrato. Este documento no es un contrato vinculante, sino una muestra del serio propósito de ambas partes de continuar con el proyecto.

Esquema II.1.1. Proceso de creación de una EJV

Fuente: elaboración propia

El Reglamento de Aplicación de la Ley de la RPC sobre Empresas de Inversión China y Extranjera establece que, posteriormente a la firma de la carta de intenciones, las partes deben redactar una propuesta de proyecto, que debe incluir los siguientes aspectos: información básica sobre los socios; importancia y viabilidad de la cooperación; tecnologías que serán introducidas y condiciones; productos a fabricar y perspectivas de desarrollo de los mismos; proyección en los mercados doméstico e internacional; abastecimiento de suministros; ubicación, protección medioambiental, infraestructura, transporte; forma y condiciones de la cooperación; número estimado de trabajadores y modo de contratación; total estimado de inversión, capital social, proporciones de participación en el mismo y forma de inversión; fuentes de financiación; estimación de la balanza de divisas y medios para equilibrarla; y estimación de los beneficios. Dicha propuesta debe ser presentada por la parte china ante la entidad de la que depende[7] y posteriormente los documentos deben ser remitidos para su aprobación a los organismos competentes de su examen y aprobación, que son los que se indican en la tabla siguiente[8].

Cuadro II.1.1. Organismos competentes de la aprobación de Joint Ventures

 

INVERSION DEL PROYECTO

(dólares)

ORGANISMO COMPETENTE DE LA APROBACION
Menos de 30 millones Oficinas locales y provinciales del Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Económica
Entre 30 y 100 millones Comisión Estatal de Planificación
Más de 100 millones Consejo de Estado

 

Fuente: Ver Procedimiento para la Inscripción, Examen y Aprobación de las Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera

El hecho de que todo proyecto de JV deba ser aprobado por las autoridades chinas constituye una de las principales diferencias del proceso de creación de JVs en China respecto a la creación de JVs en países desarrollados occidentales, especialmente los de la Unión Europea, en los que la inversión suele estar liberalizada[9], sin perjuicio de que en determinados sectores estratégicos se requiera la aprobación de las autoridades y de que exista legislación en materia de derecho de la competencia que restrinja la creación de JVs concentrativas[10]. Asimismo, el marco de la inversión en China es diferente a algunos países del Sudeste Asiático, como Corea del Sur[11] o Tailandia[12], que han liberalizado la inversión extranjera. En cambio, es más similar a otros países en desarrollo grandes, como Brasil, México o Indonesia, cuyas políticas son menos liberales, tomando los gobiernos de estos países diversas medidas para encauzar el capital extranjero a sectores concretos, excluir la inversión extranjera de otros sectores y, en general, ejercer control sobre la actividad inversora[13].

 

Los criterios seguidos para la aprobación tanto de la propuesta como posteriormente del contrato de JV por las autoridades chinas están en función de los objetivos e intereses gubernamentales. Aunque en los últimos años las posiciones “de hecho” de las autoridades chinas han ido en otras direcciones, los objetivos perseguidos por el Gobierno chino con la creación de JVs suelen ser introducir alta tecnología, incrementar las exportaciones, reducir las importaciones, crear y desarrollar la infraestructura básica y mejorar la gestión de las empresas. Los gobiernos locales, por su parte, junto o al margen de los objetivos de los planes centrales, pueden estar interesados en la colocación de mano de obra o en el desarrollo industrial de la zona.

Tras la aprobación de la propuesta, se inicia la negociación propiamente dicha. Paralelamente, un comité designado por ambas partes ha de preparar un estudio de viabilidad, que será un punto de apoyo para las negociaciones y la redacción del contrato. El contenido del estudio de viabilidad consiste en información básica sobre la JV; planes de producción, planes de ventas y medios de distribución en los mercados doméstico e internacional; abastecimiento y razones, ubicación del proyecto y razones; equipos y tecnología que se utilizarán y razones; organización de la producción; control de la contaminación y seguridad en el trabajo, equipos sanitarios y razones; forma de construcción, calendario y razones; fuentes de financiación y razones; condiciones para acogerse al tratamiento preferencial a las empresas orientadas a la exportación o con tecnología avanzada; balanza de divisas y razones; análisis global sobre aspectos económicos, técnicos, financieros y legales; análisis de los beneficios y balanza de divisas.

Una vez alcanzado un acuerdo, se procede a redactar el contrato de JV y los estatutos. En general, las leyes chinas ven el contrato como el documento fundamental que regula la constitución de la sociedad y consideran los estatutos como unas reglas de gobierno de la misma[14]. Según la legislación china, el contrato debe incluir muchas más menciones de lo que suelen exigir las legislaciones europeas. En este sentido, en los contratos chinos de JV deben señalar los datos referentes a los socios y sus representantes legales; la denominación de la sociedad, el domicilio legal, el objeto social, el ámbito y volumen de negocios; la inversión total y el capital social, las aportaciones, las proporciones de participación en el capital social y los plazos de pago de las aportaciones; el reparto de beneficios y pérdidas; la composición del Consejo de Administración, el reparto del nombramiento de cargos entre las partes, las funciones, poderes y selección del personal directivo; la descripción de los principales equipos, tecnología y recursos y procedencia de los mismos; los medios de adquisición de suministros y de venta de productos; la cuota de exportación; el equilibrio de divisas; los principios para la contabilidad, auditoría y finanzas; la regulación de los aspectos laborales, salarios, bienestar y seguros sociales; la duración, disolución y liquidación; los procedimientos para el despido; las responsabilidades por incumplimiento de contrato; el mecanismo de resolución de conflictos; el idioma del contrato y las condiciones para su efectividad[15].

Los estatutos, por su parte, deben incluir, como mínimo, los siguientes aspectos: denominación de la empresa mixta, domicilio, objeto social y duración de la sociedad; datos de los socios; regulación de la inversión y aportaciones; reparto de beneficios y pérdidas; regulación detallada del Consejo de Administración y de sus miembros; regulación detallada del personal directivo; regulación de las finanzas, contabilidad y auditoría; regulación de la disolución, liquidación y despido; procedimientos para revisar los estatutos[16].

Una vez firmados los documentos mencionados anteriormente, necesitan la aprobación de la autoridad competente. Según la ley, es el socio chino quien debe encargarse de los trámites, debiendo presentar ante el organismo que examinó la propuesta una solicitud de la constitución de la JV, el contrato y los estatutos, el estudio de viabilidad, una lista de miembros del Consejo de Administración, Presidente y Vicepresidente, una carta de la entidad de la que dependa la parte china y una carta del Gobierno de la provincia donde vaya a establecerse la JV que contengan un dictamen sobre la creación de la misma[17]. El organismo competente debe acordar la aprobación o denegación de la EJV dentro de un plazo de tres meses[18].

Como sucede en la mayoría de países, una vez obtenido el certificado de aprobación, la JV debe procederse a la inscripción en el Administración Estatal de Industria y Comercio dentro de un plazo de 30 días, obteniéndose la licencia de negocios dentro de los 15 días siguientes[19]. A partir de la fecha de emisión de ésta, la JV adquiere la personalidad jurídica.

Con posterioridad a la obtención de la licencia de negocios, hay que llevar a cabo los siguientes trámites[20]:

– Realización de las aportaciones dentro de los seis meses siguientes a la aprobación, si se trata de una aportación única. En el caso de aportaciones en plazos sucesivos, la primera de ellas, que debe equivaler por lo menos a un 15% del total, ha de realizarse dentro de un plazo de tres meses.

– Alta a efectos fiscales.

– Apertura de cuenta corriente[21].

– Inscripción en la Administración de Aduanas. Realizada esta inscripción, se debe solicitar la licencia de importación y presentar la declaración aduanera para los equipos y bienes que se vayan a importar.

– Solicitud del derecho de uso del suelo, en su caso[22].

– Solicitud del permiso de construcción, en su caso.

– Verificación de la inversión, del capital y de las cuentas por contables públicos[23].

 

 

[1] GOLDENBERG, S., Hands across de ocean. Managing Joint Ventures with a spotlight on China and Japan, Harvard Business School Press, Boston, 1988, p. 30.

[2] Esta realidad ha podido constatarse en los contratos de JV preparados por GIDE & LOEFF.

[3] Ver apartado 1.1.2..

[4] Ver OHMAE, K., Prefacio a Collaborating to compete, The Mckinsey Quarterly, 1992, no. 1, p. 118.

[5] CAMPBELL, N., A strategic guide to equity joint ventures in China, Pergamon Press, Oxford, 1989, p. 51.

[6] WINTHROP, STIMSON, PUTNAM & ROBERTS, Joint Ventures, IFL REV., Special suplement, April 1994, p. 26.

[7] Ver Reglamento de Ejecución de la Ley de la RPC sobre Empresas de Inversión China y Extranjera, de 20 de septiembre de 1983, art. 9 (1).

[8] Ver Procedimiento para la Inscripción, Examen y Aprobación de las Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera, aprobado por la Administración Estatal de Industria y Comercio el 24 de abril de 1981.

[9] Ver, por ejemplo, Ley de Inversiones Extranjeras española.

[10] Ver NAVARRO VARONA, E., “Joint Ventures” cooperativas y concentrativas, Noticias de la Unión Europea, p.77.

[11] Ver KIM, C LEON, “South Korea: Foreign investment regulations overhauled”, East Asian Executive Reports, 15, 15 Feb, 1993, p. 6.

[12] Ver ANONIMO, “Thailand’s Board of Investment: Diminished power as government policies shift”,  East Asian Executive Reports, 14, 15 Dec, 1992, 18.

[13] Ver STEPHEN GUISINGER, “Las inversiones extranjeras relacionadas con el comercio”, La Ronda de Uruguay, Manual para las negociaciones comerciales multilaterales, Banco Mundial, Washington, 1989, p. 204.

[14] FERRANDO, A., Las leyes chinas del comercio exterior, J.M.Bosch Editor, Barcelona, 1992, p. 194 ss.

[15] Reglamento de Aplicación de la Ley de la República Popular China de JVs de Inversión China y Extranjera, promulgada por el Consejo de Estado el 20 de septiembre de 1983, art. 14.

[16] Ver Reglamento para la Ejecución de la Ley de la República Popular China de Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera, promulgada por el Consejo de Estado el 20 de septiembre de 1983, art. 16.

[17] Ver Reglamento de Ejecución de la Ley de la RPC sobre Empresas de Inversión China y Extranjera, de 20 de septiembre de 1983, art. 9, (2). Ver también Procedimientos para la Inscripción, Examen y Aprobación de las Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera, aprobados por la Administración Estatal de Industria y Comercio el 24 de abril de 1981.

[18] Ver Reglamento de Ejecución de la Ley de la RPC sobre Empresas de Inversión China y Extranjera, de 20 de septiembre de 1983, art. 10.

[19] Ver Ley de la RPC sobre Joint Ventures con capital Chino y Extranjero, aprobada el 8 de julio de 1979, art. 3; Reglamento sobre la Inscripción de las Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera (Regulations on the Registration of Joint Ventures using Chinese and Foreign Investment), promulgado en septiembre de 1980, art. 3.

[20] ESPARRAGO, L., Marco legal de la inversión extranjera en la R.P.China, 1993, inédito.

[21] Ver capítulo II.2.1.2.2.

[22] Ver Reglamento de Ejecución de la Ley de la R.P.China de Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera, promulgado por el Consejo de Estado el 20 de septiembre de 1983, art.50.

[23] Ver Reglamento para la Ejecución de la Ley de la República popular China de Empresas Mixtas de Inversión China y Extranjera, promulgado por el Consejo de Estado el 20 de septiembre de 1983, art. 32.

 

        NEGOCIACION DE UN PROYECTO DE EQUITY JOINT VENTURE