CONTABILIDAD Y AUDITORIA

La contabilidad de las empresas con capital extranjero está regulada por el Sistema Contable de la Empresa con Inversión Extranjera[1], que entró en vigor el 1 de julio de 1992. Esta ley sigue, en líneas generales, las prácticas internacionales, utilizando el principio del devengo y el sistema de doble partida.

Todos los justificantes, libros contables, informes estadísticos e informes preparados por las ECE deben estar redactados en chino, aunque también puede usarse una segunda lengua, con el mutuo acuerdo de las partes[2].

En la contabilidad debe utilizarse principalmente el Rmb como unidad monetaria estándar, aunque también puede utilizarse otra moneda mediante consulta de las partes[3]. Además de la unidad monetaria estándar, deben figurar cuentas en las divisas usadas en los pagos y las entradas, si tales divisas en caja, depósitos bancarios, fondos de otras monedas, derechos de crédito, deudas, beneficios, gastos, etc. son inconsistentes con la moneda estándar. Las ECE que utilicen divisas en la contabilidad deberán preparar, junto con las cuentas en divisa, unas cuentas equivalentes en Rmb[4].

Deben elaborarse balances trimestrales sin auditar y anuales auditados por un contable oficial chino, que deberán presentarse en el departamento de finanzas e impuestos, en el de industria y en el de comercio, así como en el departamento responsable de la ECE.

El ejercicio fiscal de la ECE coincide con el año natural, es decir que se inicia el 1 de enero y finaliza el 31 de diciembre[5].

Las ECE deben nombrar un auditor responsable de revisar los ingresos, pagos y cuentas, y presentar informes al Consejo de Administración y al Director General[6]. Para que los siguientes documentos tengan validez, deben ser certificados por un auditor reconocido en China:

– Certificados de inversión de las partes de la ECE.

– Informes fiscales anuales.

– Informes fiscales sobre la liquidación de la ECE.

La Public Accountant Law permite a los auditores extranjeros la obtención en China del Título de Contable Público (Certificate of Public Accountant, CPI), pudiendo firmar el informe final de verificación

             [1] Foreign Investment Enterprise Accounting System.

[2] Ver Reglamento …, art. 84.

[3] Ver Reglamento …, art. 85.

[4] Ver Reglamento …, art. 86.

[5] Ver Reglamento …, art. 83.

[6] Ver Reglamento de la RPC sobre las EJV con capital Chino y Extranjero, art. 82.

FISCALIDAD

El sistema fiscal chino creado en los últimos años ha sido inspirado en los sistemas fiscales de los países desarrollados, por lo que no es muy diferente de éstos. Los principales impuestos que afectan a las empresas con capital extranjero y a su personal expatriado son los siguientes: Impuesto de Sociedades, Impuesto sobre Incrementos de Patrimonio, Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre el Valor Añadido, Impuesto sobre el Consumo, e Impuesto sobre Negocios.

El hecho imponible del Impuesto sobre Sociedades viene constituido por la obtención de rentas dentro o fuera de China por empresas con sede central en este país y por la obtención de rentas en China por el resto de las empresas. La base imponible se compone de los ingresos netos de explotación y de otros tipos de ingresos netos[1], restando de los ingresos brutos los gastos deducibles, provisiones por insolvencia y la amortización de los activos fijos según método lineal (también pueden utilizarse métodos acelerados con autorización especial). Se consideran gastos no deducibles el gasto por adquisición de activos fijos, los intereses para la adquisición de los mismos, el Impuesto sobre Sociedades, las sanciones, las pérdidas extraordinarias cubiertas por seguros, las donaciones, las cotizaciones a seguridades sociales extranjeras, los honorarios de gestión a entidades vinculadas y los royalties pagados a la matriz. Ello supone un marco restrictivo para la deducibilidad de gastos pagados a la matriz, que en muchos países sí son deducibles. La bases imponibles negativas pueden ser compensadas durante los cinco años siguientes[2].

 

 

Esquema 2.3. Impuestos chinos que afectan a las ECE

Fuente: elaboración propia

El tipo impositivo es del 33% (30% nacional y 3% local), similar a los tipos impositivos existentes en la mayoría de países occidentales[3]. De la cuota imponible pueden deducirse los impuestos pagados por los ingresos obtenidos en el extranjero, hasta el límite del Impuesto sobre Sociedades chino correspondiente a dichos ingresos[4].

Por otra parte, las ECE deben efectuar pagos a cuenta trimestralmente en base a los beneficios del año anterior[5].

Hay que poner de relieve que existen una serie de importantes incentivos fiscales para las empresas con capital extranjero, mayores a los que suelen ofrecer los países desarrollados occidentales para atraer la inversión extranjera. Destacan los siguientes incentivos:

– Empresas con duración superior a 10 años: exención del Impuesto de Sociedades durante los dos primeros años a partir del primer año con beneficios.

– Empresas que exporten mas del 70% de su producción: pueden solicitar una reducción del 50% del Impuesto de Sociedades finalizado el período de exención o reducción.

– Empresas tecnológicamente avanzadas: finalizado el período de exención o reducción, todavía podrán beneficiarse de una reducción del 50% en su Impuesto de Sociedades durante 3 años.

– Empresas que reinviertan todo o parte de sus beneficios en China: pueden solicitar la devolución del 40% de la cuota liquidada del Impuesto de Sociedades correspondiente a la cantidad reinvertida.

Cuadro 2.2. Incentivos fiscales a la inversión extranjera

Empresas manufactureras con actividades durante más de 10 años 2 años de vacaciones fiscales en el I.S. + 3 años de bonificación del 50%
Empresas de alta tecnología 50% de bonificación I.S. durante 3 años adicionales
Empresas exportadoras 50% bonificación I.S. si las exportaciones superan el 70% de la producción
Reinversión de los beneficios durante 5 años Devolución del 40% del I.S. correspondiente a los beneficios reinvertidos

(100% para empresas exportadoras o de alta tecnología)

Empresas establecidas en determinadas zonas de inversión Tipos impositivos reducidos (p.e., 15% ó 24%) y otros incentivos

Fuente: Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de Empresas de Inversión Extranjera y Empresas Extranjeras y otra normativa

Además, existen zonas especiales de inversión que ofrecen otros incentivos, como tipos reducidos del impuesto de sociedades del 15% ó del 24%.

Lo incrementos de patrimonio puestos de manifiesto en la transmisión de inmuebles, a diferencia de muchos países, en que quedan incluidos dentro de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades, en China están sujetos a un impuesto independiente denominado Impuesto sobre Incrementos de Patrimonio, que grava las transmisiones de inmuebles a un tipo impositivo entre el 30% y el 60%.

Los empleados de las ECE están sujetos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, cuyo hecho imponible consiste en la obtención de rentas dentro o fuera de China por personas físicas que hayan residido en este país durante un año o más y la obtención de rentas en China por el resto de personas físicas. La base imponible está constituida por los ingresos procedentes de salarios en exceso de 800 rmb., estando exentos los intereses de depósitos de ahorro, bonos del tesoro y bonos financieros expedidos por el Estado, entre otros. El tipo impositivo aplicable oscila entre el 5% y el 45%. Como en muchos países, las empresas deben practicar mensualmente una retención sobre los salarios de sus empleados[6].

 

 

China ha introducido, también, un Impuesto sobre el Valor Añadido, inspirándose en los países desarrollados, que grava la venta de mercancías, la importación y prestación de servicios relacionados con la fabricación y la reparación o sustitución de bienes. Gozan de exención los productos agrícolas y ganaderos, los productos farmacéuticos, los instrumentos de precisión importados para investigación científica, experimentos y enseñanza y los equipos para procesado y ensamblado importados con aportación de materiales, así como el comercio de compensación, entre otros. La base imponible está constituida por el valor de venta; para las importaciones, por el valor de aduana más los aranceles y el Impuesto sobre el Consumo.

Se aplica un tipo impositivo general del 17% y uno reducido del 13% para algunos productos, como cereales, aceites vegetales y libros. Sin embargo, las pequeñas empresas tributan al 6%[7].

A diferencia de muchos países, en que las entregas de bienes (salvo ciertos bienes de lujo) y prestaciones de servicios quedan sujetas exclusivamente al IVA, en China existen, junto al IVA, otros impuestos indirectos, como el Impuesto sobre Negocios, que grava la prestación de servicios que no están sometidos al IVA, como servicios de transporte, construcción, servicios bancarios y de seguros, actividades culturales, deportivas, recreativas, etc., la transmisión de inmovilizado inmaterial y la venta de bienes inmuebles. Quedan exentos ciertos servicios, como la asistencia médica o la educación. La base imponible está constituida por la remuneración del servicio o precio de la venta más cualquier concepto percibido fuera del precio. El tipo impositivo aplicable oscila entre el 3% y el 20%[8]

Asimismo, el Impuesto sobre el Consumo grava la producción e importación de ciertos bienes, como tabaco, bebidas alcohólicas, cosméticos, automóviles, motocicletas, etc. Para calcular la base imponible hay que tener en cuenta el precio de venta más otros conceptos que pague el comprador, excluido el IVA. El tipo impositivo oscila entre un 3% y un 45%[9].

 

 

             [1] Ver Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de Empresas de Inversión      Extranjera y Empresas Extranjeras, de 9 de abril de 1991, en vigor desde el 1 de julio de 1991, y          Reglamento de Ejecución de la Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de              Empresas de Inversión Extranjera y Empresas Extranjeras, promulgados el 30 de junio de 1991, entrando              en vigor el 1 de julio de 1991.

[2] ARTHUR ANDERSEN, Asia and the Pacific … A tax tour, Arthur Andersen, 1995, p. 25.

             [3] Ver Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de Empresas de Inversión      Extranjera y Empresas Extranjeras, de 9 de abril de 1991, en vigor desde el 1 de julio de 1991, y          Reglamento de Ejecución de la Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de              Empresas de Inversión Extranjera y Empresas Extranjeras, promulgados el 30 de junio de 1991, entrando              en vigor el 1 de julio de 1991.

[4] ARTHUR ANDERSEN, Asia and the Pacific … A tax tour, Arthur Andersen, 1995, p. 25.

             [5] Ver Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de Empresas de Inversión      Extranjera y Empresas Extranjeras, de 9 de abril de 1991, en vigor desde el 1 de julio de 1991, y          Reglamento de Ejecución de la Ley de la República Popular China sobre Ingresos y Beneficios de              Empresas de Inversión Extranjera y Empresas Extranjeras, promulgados el 30 de junio de 1991, entrando              en vigor el 1 de julio de 1991.

             [6] Ver Ley de la República Popular China del Impuesto sobre la Renta Individual, Reglas Detalladas y         Reglamento de Ejecución de la Ley de la República Popular China del Impuesto sobre la Renta de las         Personas Físicas, que entraron en vigor el 1 de enero de 1994.

             [7] Ver Reglamento Provisional de la República Popular China del Impuesto sobre el Valor añadido, de        13 de diciembre de 1993, que entró en vigor el 1 de enero de 1994, y Reglas Detalladas de Ejecución del      Reglamento Provisional del Impuesto sobre el Valor Añadido, de 25 de diciembre de 1993, en vigor desde el 1 de enero de 1994.

             [8] Ver Reglamento Provisional de la República Popular China del Impuesto sobre Negocios, de       diciembre de 1993, en vigor desde el 1 de enero de 1994, y Reglas Detalladas de Ejecución del          Reglamento Provisional del Impuesto sobre Negocios, de 25 de diciembre de 1993, en vigor desde el 1 de enero de 1994.

             [9] Ver Reglamento Provisional de la República Popular China del Impuesto sobre el Consumo, de 13 de      diciembre de 1993, en vigor a partir del 1 de enero de 1994, y Reglas Detalladas de Ejecución del            Reglamento Provisional del Impuesto sobre el Consumo, de 25 de diciembre de 1993, en vigor desde el 1                 de enero de 1994.

                                      ESTRATEGIAS