CAUTELAS RELATIVAS A LA RAZON SOCIAL

Es práctica en China utilizar una razón social en chino y otra en inglés, que suelen estar compuestas, a diferencia de otros países, por el nombre de la localidad donde está situada la JV y por el nombre genérico de los productos fabricados, a los que frecuentemente se añade el nombre de la matriz extranjera, como por ejemplo GUANGZHOU PEUGEOT AUTOMOBILE CO., LTD., FUJIAN HITACHI TV SETS CO., LTD. O SHANGHAI XEROX DUPLICATOR CO., LTD.

Para evitar que la JV pueda seguir utilizando el nombre de la parte extranjera en caso de que la misma deje de tener participación en la JV o pase a tenerla de forma minoritaria, algunos contratos de JV prevén que si el contrato finaliza por cualquier motivo o se reduce la participación de la parte extranjera por debajo de determinado un porcentaje (por ejemplo, 50%) del capital de la JV, el nombre chino y el nombre inglés de la JV deberán ser modificados de forma que ya no se incluya el nombre del inversor extranjero, salvo que la parte extranjera lo consienta por escrito[1].

2.2.6.3. CAUTELAS RELATIVAS A LA CONFIDENCIALIDAD

Es práctica internacional en los contratos de JV[2], así como en otro tipo de contratos que implican la difusión de información[3], la inclusión de cláusulas de confidencialidad.

China es uno de los países donde ello especialmente importante, ya que en ocasiones la parte china ha revelado a terceros informaciones confidenciales relativas a la JV o a la parte extranjera, y especialmente relativas a su tecnología[4]. En este sentido, existe una gran conexión entre los socios chinos y los organismos gubernamentales y empresas estatales con los que están emparentados, y éstas últimas están ávidas de tecnología extranjera. También ha ocurrido que técnicos de la JV han dejado la empresa para trabajar en otra, transmitiéndole la tecnología. Por ello, es importante incluir cláusulas estrictas de confidencialidad en el contrato, conviniendo que la JV, la parte china o sus respectivos empleados no revelarán a terceros, sin consentimiento escrito por la parte extranjera, información sobre la gestión de la JV, tecnología, listados de clientes, o temas comerciales y financieros, salvo que sea requerido por la ley o dicha información haya sido revelada con anterioridad públicamente sin falta ni negligencia de la JV o la parte china, sin perjuicio de que se facilite cierta información técnica a los suministradores y a los clientes de la JV.

Esquema II.2.5. Estrategias para evitar la divulgación de información confidencial

Fuente: elaboración propia

 

También hay que obtener un compromiso escrito de los empleados clave de que no transmitirán los conocimientos recibidos a otras empresas, así como firmar un acuerdo de confidencialidad para la negociación[5], con el fin de proteger la información técnica que sea transmitida[6].

En casos de incumplimiento de las obligaciones de confidencialidad, las autoridades chinas han sido rápidas en actuar a favor de la parte dañada[7]. Así, por ejemplo, en 1987 se dio el caso de una fábrica de Shenyang con licencia para fabricar máquinas-herramienta de una compañía estadounidense. Un empleado chino formado por la firma americana dejó la fábrica y comenzó a usar las técnicas en su nueva empresa. Las autoridades municipales de Shenyang obligaron a ésta a dejar de fabricar las máquinas y al empleado a regresar a su anterior puesto de trabajo.

[1] Fuente: GIDE LOYRETTE NOUEL.

[2] DURAND-BARTHEZ, P. y BAPTISTA, L.O., Les associations d’entreprises (Joint Ventures) dans le commerce international, Feduci, Paris, 1986, p.188.

[3] FONTAINE, M., Droit des contrats internationaux, analyse et rédaction de clauses, Feduci, Paris, 102.

[4] XIA, D., Technology exports and the protection of technology property rights, Intertrade, Hong Kong, marzo 1993, p. 38.

[5] La firma de este tipo de acuerdos de confidencialidad suele ser común en los acuerdos de JV a nivel mundial (DE DOMINGO, R., Negociaciones para la creación de Joint Ventures, Despacho de Abogados, 4 de febrero de 1995, p. 51).

[6] Fuente: GIDE LOYRETTE NOUEL.

[7] Ver THE ECONOMIST INTELLIGENCE UNIT, China Hand, The Economist Intelligence Unit, enero 1994, cap. 7, p. 34.

 

                        CAUTELAS RELATIVAS AL INCUMPLIMIENTO DEL CONTRATO DE JOINT VENTURE