braille

El Braille /ˈbreɪl/ es un sistema de escritura táctil usado por aquellas personas invidentes o con trastornos visuales. Se escribe sobre papel repujado. Aquellos que usan este método pueden leer en pantallas de ordenador y en otros dispositivos electrónicos gracias a unos dispositivos adaptados. Pueden escribirlo en una pizarra, con un lápiz óptico o teclearlo en una máquina , como por ejemplo en un tomador de notas Braille o en un ordenador que imprima sobre papel repujado. Este método recibe el nombre de su creador, Frenchman Louis Braille, el cual perdió la visión debido a un accidente durante su infancia. En 1824, con 15 años desarrolló su código para el alfabeto francés como una mejora para la “escritura nocturna”. En 1829 publica su sistema el cual, posteriormente, incluirá notación musical. La segunda revisión, publicada en 1837, fue la primera forma binaria de escritura desarrollada en la era moderna.

El método Braille ha sido, desde que se inventó en 1829, un medio de comunicación eficaz para las personas invidentes. Desde entonces, este sistema permite a las personas con pérdida de visión acceder a multitud de información, así como permanecer en contacto con el mundo. Los desarrollos tecnológicos en la industria informática  han continuado proporcionando vías adicionales de alfabetización para estos usuarios.

Hoy en día, hay tres métodos de escritura Braille, así como dos métodos para su impresión. Una máquina de escribir Braille (similar a las máquinas de escribir antiguas) que tiene un teclado compuesto únicamente por seis teclas y una barra espaciadora en lugar de una tecla para cada letra del alfabeto. Esas teclas se pueden pulsar de forma separada o en conjunto. Al ser pulsadas todas al mismo tiempo aparecerán seis puntos en la hoja de información donde se está escribiendo. Al pulsar varias combinaciones de teclas en la máquina se producen diferentes letras del alfabeto y otros símbolos propios del sistema. Pero el Braille no es solo un lenguaje. Es un código a través del cual se deben leer y escribir todos los lenguajes. A través del uso del mismo, aquellos que sean invidentes pueden consultar y estudiar todo lo que se escriba. Dicho sistema sirve como medio para la alfabetización y proporciona, de manera individual, la capacidad de familiarizarse con la pronunciación, los signos de puntuación, la división en párrafos y otras consideraciones relacionadas con el formato.

 

Autor del artículo: Doro Lymperi

Fuente de la imagen: www.lvib.org/programs/braille