ASPECTOS FINANCIEROS DEL PROYECTO DE EQUITY JOINT VENTURE

“Si no hay suficiente profundidad, el agua no podrá mantener a flote grandes barcos”

huang Zi

INTRODUCCION

Tras explicar los aspectos generales de un proyecto de JV, pasamos a continuación a analizar los aspectos del proyecto de JV relativos a cada una de las áreas de la JV: finanzas, recursos humanos, producción y marketing. Entre estas áreas, en primer lugar se examina el área financiera, ya que lo primero que se necesita para el funcionamiento de cualquier empresa son recursos financieros, a partir de los cuales pueden adquirirse recursos humanos, emprender la producción y, por último, vender ésta.

Siguiendo el esquema que se aplica en toda la tesis, en este capítulo se expondrá, en primer lugar, el entorno relativo a las finanzas, al que se dedica el apartado 5.1. Dentro de él, se desarrollan cuatro aspectos: la financiación de la JV, el equilibrio de divisas, la contabilidad y auditoría y la fiscalidad. Estos aspectos, salvo lo relativo al equilibrio de divisas, son tratados en este capítulo en profundidad, a diferencia de la metodología empleada en los capítulos 6, 7 y 8, en los que se exponen sólo los aspectos más relevantes y se efectúa una remisión a la Parte III de esta tesis. La razón por la cual en el área financiera se ha seguido una metodología diferente al resto de las áreas de la empresa consiste en que los aspectos señalados anteriormente son especialmente importantes en el momento de creación de la JV, ya que es cuando se realiza la inversión y, por tanto, se requiere mayor financiación, constituye el momento más importante para efectuar una adecuada planificación fiscal y es cuando se fijan los procedimientos contables y las regulaciones en materia de auditoría.

Por otra parte, dentro de lo referente a la financiación de la JV sólo se explican las modalidades financieras más relevantes para las empresas españolas, ya que podría redactarse otra tesis doctoral entera dedicada solamente a este tema. En este sentido, dentro de las modalidades de financiación de la aportación extranjera a la JV, sólo se examinan las concedidas por organismos de promoción del desarrollo y la inversión. Asimismo, dentro de la financiación concedida por organismos supranacionales, sólo se hace mención a la concedida por la UE, y dentro de los instrumentos nacionales de financiación oficial sólo se estudian los españoles.

El apartado 5.2. pasa a analizar las estrategias relativas al área de finanzas apropiadas en base al entorno expuesto en el apartado 5.1., siguiéndose la misma metodología antes explicada. En primer lugar, se examinan en el apartado 5.2.1. las estrategias de financiación, que incluyen las relativas a la financiación de la JV, a la financiación de la aportación de la parte extranjera, a la financiación del endeudamiento de la JV, al modo de garantizar el endeudamiento de la JV y la política sobre reparto de dividendos. El apartado 5.2.2. analiza las estrategias para conseguir un equilibrio de divisas, haciéndose referencia a la cuota exportación y a otras fuentes de obtención de divisas, y haciéndose, al mismo tiempo, una remisión al apartado 2.2.2. de la Parte III, en que este tema es tratado con mayor profundidad. Asimismo, en el apartado 5.2.3. se estudian las estrategias relativas a la contabilidad y auditoría, como la introducción del sistema contable de la matriz adaptado a la normativa china, el establecimiento de un sistema de reporting sobre finanzas, ventas etc. que permita un adecuado control sobre la JV o el compromiso en el contrato de JV de que ésta será auditada por un firma de auditoría internacional, con el objeto de evitar irregularidades contables y financieras. Por último, se exponen las estrategias fiscales en el apartado 5.2.4., las cuales consisten en la obtención de privilegios fiscales de las autoridades chinas, la utilización de los convenios doble imposición para obtener el tratamiento fiscal óptimo, la elección de la forma de financiación y de transmisión activos a la JV en función de la tributación de los rendimientos derivados de cada una de las diferentes alternativas y la posibilidad de la participación extranjera en la JV pertenezca a una sociedad holding de una Estado que conceda a las sociedades holding el régimen de participation exemption.

Si efectuamos una comparación entre el entorno y estrategias en el área de finanzas en China y en los países desarrollados occidentales, nos encontramos, en primer lugar, por lo que al entorno se refiere, con que la normativa china contempla una serie de restricciones y formalidades poco comunes en las legislaciones de los países desarrollados occidentales, como ratios máximos de endeudamiento o la necesidad de inscribir los préstamos en divisas. Asimismo, existen particularidades derivadas de las fuentes de financiación, como la existencia de instrumentos de fomento de la inversión en países en desarrollo y créditos de ayuda al desarrollo o la imposibilidad de las empresas chinas de conceder préstamos. Asimismo, el marco en materia de garantías del endeudamiento es diferente al de los países occidentales, siendo el marco legal chino de la hipoteca poco desarrollado, como consecuencia de encontrarse China en una transición entre economía planificada y economía de mercado.

Además, el sistema de control de cambios es totalmente diferente al de los países desarrollados, siendo similar al de los países con moneda no convertible.

En cambio, la normativa contable es similar a muchos países occidentales, siendo conforme con las prácticas contables internacionales. Por lo que se refiere a la normativa en materia de auditoría, destaca el hecho de que todas las empresas chinas con capital extranjero deben auditarse, a diferencia de otros países, como España, en que sólo las empresas de cierta dimensión están obligadas a ello.

En cuanto al sistema fiscal chino, está inspirado en sistemas fiscales de países desarrollados, por lo que no es muy diferente a los mismos. Una de las diferencias más relevantes con los sistemas fiscales de muchos países occidentales es que en China existen impuestos que no existen en otros países, como el Impuesto sobre Incrementos de Patrimonio, que en muchos países, como España, suele estar incluido en el Impuesto sobre Sociedades, o el Impuesto sobre Negocios, que normalmente queda incluido en el IVA, tal como sucede, por ejemplo, en los países de la Unión Europea. El tipo impositivo del Impuesto sobre Sociedades es similar al aplicable en los países europeos, pero con la diferencia de que la legislación china ofrece importantes incentivos fiscales a la inversión que permiten tributar al tipo 0% o una reducción del tipo impositivo del 50% durante varios años. Por contra, existen una serie de gastos, como intereses de préstamos para la adquisición de activos fijos, royalties u honorarios de gestión satisfechos a la matriz, que en muchas legislaciones son considerados como deducibles en el Impuesto sobre Sociedades pero que en China no lo son.

Como consecuencia de este entorno diferente, las estrategias en el área financiera para la creación de una JV en China también tienen particularidades respecto de la aplicables a la creación de JVs en los países desarrollados occidentales. En primer lugar, por lo que se refiere a las estrategias de financiación de la JV, el endeudamiento tiene menos ventajas que en otros países y está sujeto a mayores restricciones. En cuanto a las estrategias de financiación de las aportaciones de la parte extranjera, las utilizadas para proyectos en China frecuentemente son diferentes a las utilizadas para proyectos en países desarrollados, ya que para los primeros muchas empresas pueden acogerse a instrumentos oficiales para la financiación de inversiones en países en desarrollo. Asimismo, en la financiación del endeudamiento de la JV también existen particularidades derivadas de la existencia de instrumentos oficiales de financiación y del hecho de que las empresas chinas no puedan conceder préstamos a sus JV. Así, por ejemplo, una estrategia a que puede recurrirse en China para evitar esta prohibición, y que no es necesario utilizar en otros países, es que el socio chino venda los activos a la JV a plazos. Por último, también las estrategias en cuanto a las garantías del endeudamiento de la JV son diferentes respecto a la mayoría de países desarrollados occidentales.

Las estrategias para obtener un equilibrio de divisas son completamente diferentes a las aplicables a los países desarrollados, en que las empresas pueden cambiar libremente moneda local por divisas. En cambio, son más parecidas a las aplicables a países con moneda no convertible.

En cuanto a las estrategias relativas a la contabilidad y auditoría, orientadas a conseguir un control sobre la JV y a evitar irregularidades, son similares a las aplicables a JVs en otros países, pero con la particularidad de que en China es más importante el control sobre la JV que en países desarrollados y que las empresas chinas generalmente no están familiarizadas con los sistemas contables, de reporting y de control de los países desarrollados.

Por último, por lo que respecta a las estrategias de tipo fiscal, los principios a seguir son los mismos que en otros países, pero con particularidades derivadas del sistema tributario chino, como las regulaciones de los diferentes convenios chinos de doble imposición, la no deducibilidad de ciertos gastos o la posibilidad de obtener privilegios fiscales.

                  ENTORNO: PARTICULARIDADES DEL AREA FINANCIERA EN CHINA